Aechmea coelestis

Familia : Bromeliaceae

Texto © Pietro Puccio

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

JPEG - 175.2 KB
Originaria de Brasil, la Aechmea coelestis es de las más conocidas del género © Giuseppe Mazza

La especie es originaria de Brasil (Espírito Santo, Paraná, Río de Janeiro y São Paulo) donde vive en la selva lluviosa costera (Mata Atlantica) hasta alrededor de los 1500 m de altitud.

El nombre genérico deriva del sustantivo griego “αἰχμή” (aichme) = punta de lanza, en referencia a los ápices espinosos de los sépalos y las brácteas florales; mientras que el epíteto específico es el adjetivo latino “coelestis, e” = celeste, en referencia al color de las flores.

Nombres comunes: sky blue bromeliad (inglés).

La Aechmea coelestis (K.Koch) E.Morren (1875) es una especie herbácea siempreverde, monocárpica (fructifica una sola vez y después muere), acaule, epífita, raramente litófita, bastante variable, presenta una roseta embudiforme de numerosas hojas que se disponen formando una cavidad central por lo general llena de agua. Las hojas son lineares con márgenes espinosos y ápice puntiagudo, de entre 10 y 70 cm de longitud y de 3,5 a 6,5 cm de anchura, casi erectas, de color verde oliva en el haz, densamente cubiertas por microscópicas escamas plateadas en el envés con bandas transversales más o menos evidentes.

La inflorescencia, en el centro de la roseta, está constituida por un escapo erecto que termina con una espiga compuesta, esto es, formada por varias espigas que parten del eje central, de entre 7 y 15 cm de largo. El escapo es de color verde oscuro, de entre 16 y 50 cm de longitud, recubierto de un indumento blanco y provisto de brácteas lanceoladas, delgadas, con ápice puntiagudo y margen entero, de color rosa pálido.

Las espigas simples, de hasta alrededor de 4 cm de longitud, presentan una bráctea en la base, más o menos de la misma longitud, parecida a las del escapo, y llevan numerosas flores, de entre 2 y 2,2 cm de longitud, a su vez provistas en su base de una bráctea ovada con ápice largamente puntiagudo, de entre 1 y 1,5 cm de longitud y de 0,3 a 0,5 cm de anchura, de color marrón rojizo y cubierta por un indumento blanco. Las flores cuentan con 3 sépalos triangulares, de entre 4 y 6 mm de longitud y de 2 a 3 mm de anchura, de color entre rosa pálido y rosa intenso y cubiertos de indumento blanco, que terminan con una espina de entre 3 y 5 mm de largo; 3 pétalos espatulados de color celeste, de entre 1 y 1,6 cm de longitud y alrededor de 0,3 cm de ancho; y ovario ínfero trilocular, casi cilíndrico, de alrededor de 0,9 cm de longitud, del mismo color que los sépalos.

Los frutos son bayas negruzcas en su madurez, persistentes durante largo tiempo. Se reproduce, además de por semilla, por vía vegetativa mediante las nuevas plantas que nacen en la base y que pueden ser separadas cuando han alcanzado un tamaño de al menos un tercio del de la planta madre.

Se trata de una de las especies más conocidas del género por sus inflorescencias e infrutescencias de larga duración y la facilidad de cultivo, utilizable en las regiones de clima tropical, subtropical y marginalmente templado-cálido, donde temperaturas en torno a los 0 ºC son excepcionales y de corta duración, ya sea como epífita o como terrestre, para borduras o como cubresuelo, en sustratos con drenaje especialmente bueno, tanto a pleno sol como en sombra parcial.

JPEG - 104.3 KB
Las florecillas celestes dan lugar al epíteto específico. Cultivo fácil, incluso en maceta, con inflorescencias e infrutescencias de larga duración © Giuseppe Mazza

Se adapta bien al cultivo en maceta, en sustratos muy aireados, porosos, con buen drenaje y abundante materia orgánica, para la decoración de porches, jardines de invierno e interiores luminosos, con temperaturas preferiblemente superiores a los 16 ºC.

En verano los riegos deben ser regulares para mantener el sustrato siempre ligeramente húmedo y la humedad ambiental, en presencia de aire seco y elevadas temperaturas, puede ser eventualmente incrementada con nebulizaciones usando agua a temperatura ambiente y no calcárea para evitar antiestéticas manchas sobre las hojas; en invierno los riegos han de distanciarse para permitir que el sustrato se seque casi por completo. Durante el verano se puede dejar un poco de agua en la cavidad central formada por la roseta de hojas, renovándola con frecuencia para evitar que se convierta en un foco de cría de mosquitos, mientras que durante el invierno, en ambientes poco ventilados y en presencia de temperaturas más bien bajas, es preferible dejarla seca para evitar posibles podredumbres.

Sinónimos: Hoplophytum coeleste K.Koch (1856); Hohenbergia caelestis (K.Koch) Baker (1871); Aechmea coelestis var. albomarginata M.B.Foster (1957); Ortgiesia coelestis (K.Koch) L.B.Sm. & W.J.Kress (1989); Ortgiesia coelestis var. albomarginata (M.B.Foster) L.B.Sm. & W.J.Kress (1989).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las BROMELIACEAE clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/a-430-1_aechmea_coelestis
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants