Astrocaryum mexicanum

Familia : Arecaceae

Texto © Pietro Puccio

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

JPEG - 292.3 KB
El Astrocaryum mexicanum alcanza los 6,5 m de altura en las pluviselvas a baja altitud de América Central © Giuseppe Mazza

La especie es originaria de Belice, El Salvador, Guatemala, Honduras, México (Chiapas, Oaxaca, Tabasco y Veracruz) y Nicaragua, países en los que está presente, a menudo en número abundante, en el sotobosque de las pluviselvas desde el nivel del mar hasta alrededor de los 500 m de altitud.

El nombre del género es la combinación de los sustantivos griegos “ἀστήρ” (aster) = estrella y “κάρυον” (karion) = nuez, semilla, en referencia a las marcas que presenta sobre la semilla; mientras que el epíteto específico es el adjetivo latino “mexicanus, a, um” = de México, en referencia al lugar de origen del ejemplar tipo de la especie.

Nombres comunes: Mexican forest palm (inglés); lancetillo (Guatemala); lancetilla (Honduras); acté, chapay, chicalito de tuxtepec, chichón, chocho, coyol redondo, palmilla, tzitzún (México).

El Astrocaryum mexicanum Liebm. Ex Mart. (1853) es una especie de tallo solitario, cilíndrico, de entre 1,5 y 6,5 m de altura y de 4 a 7 cm de diámetro, densamente recubierto, en correspondencia con las cicatrices dejadas por las bases foliares, de anillos de espinas planas, negras, de entre 3 y 6 cm de largo, orientadas en diversas direcciones.

Las hojas son aparentemente simples o irregularmente divididas en las plantas jóvenes, pinnadas en las adultas, de hasta alrededor de 2 m de longitud, con entre 15 y 30 parejas de foliolos alternos, lineares con ápice acuminado, de entre 40 y 50 cm de largo y de 2 a 2,5 cm de ancho, regularmente dispuestos en un mismo plano a lo largo del raquis, los terminales unidos, en forma de cola de pez, con ápice truncado e irregularmente dentado, de corlo verde oscuro en el haz y glaucos en el envés. Tanto el peciolo, de entre 50 y 60 cm de longitud, como el raquis y la base foliar, que envuelve solo parcialmente el tallo, están provistos de espinas de longitudes diversas y orientadas en distintas direcciones.

JPEG - 251.3 KB
El tronco, de entre 4 y 7 cm de ancho, está protegido por vistosas espinas planas. Las inflorescencias inmaduras y el endospermo de los frutos son comestibles. Especie muy ornamental © Giuseppe Mazza

Las inflorescencias, erectas, nacen entre las hojas (interfoliares), inicialmente encerradas en una espata espinosa, compactas, de entre 25 y 30 cm de longitud, con ramificaciones de primer orden que portan flores unisexuales blanquecinas de ambos sexos: una flor femenina en la base de la ramificación (raquilla) y numerosas flores masculinas en el resto de su longitud; y presentan el fenómeno de la proteroginia (los órganos femeninos maduran antes que los masculinos), lo que favorece la fecundación cruzada. Los frutos son aovados, de entre 4 y 5 cm de largo y de 3 a 4 cm de ancho, de color marrón y densamente recubiertos de cortas espinas, conteniendo una sola semilla.

Se propaga por semilla, habiendo previamente limpiado toda la pulpa que tuviese alrededor, sumergida en agua durante dos días, sembrándola en un sustrato orgánico drenante mantenido húmedo a una temperatura de entre 24 y 28 ºC, germinando a partir de 2 o 3 semanas.

Se trata de una palmera muy ornamental, aunque debe emplearse lejos de los lugares de paso y descanso a causa de las peligrosas espinas sobre el tallo y también por los frutos que, al caer al suelo, podrían representar un peligro. Las plantas jóvenes son especialmente atractivas por sus hojas no divididas, si se colocan en lugares resguardados del viento, y pueden ser mantenidas en macetas para la decoración de invernaderos y estancias invernadero, siempre en sombra. Es cultivable en las regiones de clima tropical y subtropical húmedo, pudiéndose intentar su cultivo en zonas de clima templado cálido suave resguardada y siempre que temperaturas en torno a los 0 ºC sean excepcionales y de corta duración. Requiere suelos fértiles y perfectamente drenantes, de ácidos a neutros, mantenidos constantemente húmedos, aunque sin encharcamientos, así como una posición sombreada en los primeros años de desarrollo, pudiendo pasar a sombra ligera o incluso pleno sol cuando es adulta.

Los tallos son utilizados por las poblaciones locales en las construcciones rurales, las hojas como cobertura y las inflorescencias inmaduras y el endospermo de los frutos como alimento.

Sinónimos: Astrocaryum rostratum Hook.f. (1854); Astrocaryum warscewiczii H. Karst. (1858); Astrocaryum warszewiczii H.Karst. (1858); Astrocaryum chichon Linden (1881); Bactris cohune S.Watson (1886); Astrocaryum cohune (S.Watson) Standl. (1930); Hexopetion mexicanum (Liebm. ex Mart.) Burret (1934).

 

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/a-442-1_astrocaryum_mexicanum
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants