Attalea crassispatha

Familia : Arecaceae

Texto © Pietro Puccio

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

La especie es endémica de una restringida zona de la parte sudoccidental de Haití, donde sobrevive con poquísimos ejemplares en el bosque seco, desde el nivel del mar hasta alrededor de los 450 m de altitud. Es la única especie del género presente en el Caribe.

El nombre genérico recuerda a Átalo III (ca. 170 a.C.-133 a.C.), rey de Pérgamo, que fue un estudioso de medicina y botánica; mientras que el epíteto específico es la combinación del adjetivo latino “crassus, a, um” = gordo, grueso, y el sustantivo “spatha, ae” = espada, espata, en referencia a la bráctea que cubre la inflorescencia.

Nombres comunes: carossier palm (inglés); carossier, carroussier, côrossié, petit coco, kawosie, ti koko, kowos, kokowos (Haití).

JPEG - 267.9 KB
La Attalea crassispatha de Haití es actualmente una de las palmeras más raras © Giuseppe Mazza

La Attalea crassispatha (Mart.) Burret (1929) es una especie monoica inerme de tallo solitario cilíndrico con base ligeramente ensanchada, de entre 20 y 24 m de altura y de 30 a 40 cm de diámetro, de color grisáceo y marcado por las cicatrices anulares de las hojas caídas. Las hojas son pinnadas, sobre un peciolo de alrededor de 70 cm de largo, ascendentes, de entre 4,5 y 5,4 m de longitud, con entre 130 y 160 parejas de foliolos regularmente distribuidos a lo largo del raquis en un mismo plano, lineares con ápice acuminado, colgantes, de entre 0,7 y 1 m de longitud y de 4 a 5 cm de anchura en la parte central, de color verde claro. Tanto la base foliar, que envuelve solo parcialmente el tallo, como el peciolo están cubiertos por una cera glauca. La inflorescencia, inicialmente encerrada en una gruesa espata leñosa persistente, de incluso más de 1 m de largo, nace entre las hojas (interfoliar) y mide de 60 a 90 cm de longitud, con ramificaciones de primer orden que pueden portar o bien solo flores masculinas o bien flores femeninas en la base y flores masculinas en el resto de su longitud. Las flores masculinas presentan 3 pétalos lanceolados libres y de 8 a 9 estambres con anteras retorcidas. Los frutos son drupas ovoideas, de entre 3 y 4 cm de longitud, de color rojo anaranjado en su madurez conteniendo una sola semilla globosa de alrededor de 2 cm de diámetro.

Se reproduce por semilla, a la que previamente se ha quitado la pulpa circundante y ha sido sumergida en agua durante dos días, en sustrato drenante mantenido húmedo a una temperatura de entre 24 y 28 ºC.

A causa del reducidísimo número de individuos presentes, la creciente antropización y el pastoreo intensivo, que impide su reproducción natural, la especie ha sido incluida en la Lista Roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) como “En Peligro Crítico” (en altísimo riesgo de extinción en estado silvestre en el futuro inmediato). Un consistente número de semillas fue recogido en 1991 durante una expedición organizada por el Jardín Botánico Tropical Fairchild, de Miami (Florida, EE. UU.), y por el Jardín Botánico de Nueva York a fin de reintroducir la especie en Haití y distribuir una parte a otros jardines botánicos y organizaciones científicas, existiendo actualmente (2017) unos pocos ejemplares en el Fairchild, pero aún no han florecido.

Sobre la base de las condiciones climáticas de la zona de origen y de aquellas en las que ha sido introducida, en número reducido, a partir de los años 90 del siglo XX, su cultivo parece restringirse exclusivamente a las zonas tropicales y a las subtropicales más suaves, con clima preferiblemente estacional, a pleno sol y sobre suelos bien drenados, al no soportar los encharcamientos. En Haití el endospermo inmaduro, suave y de agradable sabor, que recuerda al del coco, es consumido especialmente por los niños, y la semilla es además rica en aceite de buena calidad que podría ser usado también con fines culinarios. Por último, la especie presenta características ornamentales y paisajísticas de gran interés, un motivo más para tratar de salvar y difundir la que actualmente es una de las palmeras más raras de todas.

Sinónimos: Maximiliana crassispatha Mart. (1844); Bornoa crassispatha (Mart.) O.F.Cook (1939); Orbignya crassispatha (Mart.) Glassman (1999).

 

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/a-443-1_attalea_crassispatha
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants