Butia noblickii

Familia : Arecaceae

Texto © Pietro Puccio

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

JPEG - 355.5 KB
La Butia noblickii es nativa de Argentina, donde crece junto al río Uruguay en un área larga y estrecha caracterizada por un clima subtropical húmedo con pluviosidad casi constante a lo largo de del año. Elegantes hojas fuertemente curvadas de 2-2,6 m con foliolos que forman una V en la parte superior del raquis. Tallo único de 2-8 m © Giuseppe Mazza

La especie es originaira de Argentina (Corrientes), donde crece en una restringida región larga y estrecha a lo largo del río Uruguay hasta alrededor de los 500 m de altitud.

El nombre genérico deriva de la dicción portuguesa del nombre vernáculo brasileño de una palmera que significa “espinoso”, “dentado”, en referencia a las espinas presentes en los peciolos; mientras que el epíteto específico está dedicado al botánico americano Larry Roland Noblick (1948), que ha descrito numerosas especies de Arecaceae y que hipotetizó, al estudiar las muestras de herbario de Butia yatay provenientes de la provincia de Corrientes, que estas representaban una especie distinta no descrita.

Nombres comunes: palmera de Bonpland, yatay de Bonpland (español).

JPEG - 246.4 KB
Inflorescencias ramificadas de 70 cm, inicialmente envueltas en una espata oblongo-lanceolada © Giuseppe Mazza

La Butia noblickii Deble, Marchiori, F.S.Alves & A.S.Oliveira (2012) es una especie de entre 2 y 8 m de altura con tallo único de entre 30 y 40 cm de diámetro con base ensanchada, de color grisáceo y cubierto en gran parte por las bases foliares marcescentes de las que después queda una marca en las partes más viejas.

Las hojas son pinnadas, fuertemente curvadas, de entre 2 y 2,6 m, con pseudopeciolo provisto de márgenes con fibras lignificadas y foliolos, de alrededor de 70 cm de largo en la parte media y 2 cm de ancho, dispuestos más o menos regularmente a lo largo del raquis formando una V, de color verde claro en el haz y gris-verdosos en el envés, recubiertos de una delgada pátina cerosa.

Las inflorescencias nacen entre las hojas (interfoliares), de en torno a 70 cm de longitud con ramificaciones de primer orden, inicialmente envueltas en una espata oblongo-lanceolada de color verde que tiende al púrpura cuando se abre. Las flores, unisexuales y de color amarillo, están dispuestas en tríadas (una flor femenina entre dos masculinas) excepto en la parte terminal, donde solo encontramos flores masculinas.

Los frutos son aovados y de color amarillo anaranjado, de entre 3,5 y 4 cm de longitud y de 2,5 a 3 cm de diámetro, con una sola semilla en su interior de entre 1,8 y 2,4 cm de largo y de 1 a 1,4 cm de diámetro.

Se trata de una especie confundida con la Butia yatay hasta el 2012, de la que se distingue por el tamaño más pequeño de todas las partes de la planta, incluidas las flores femeninas (alrededor de 0,8 × 0,7 cm contras 1,2 × 0,7 cm), prácticamente desconocida en cultiva hasta que la publicación de su descripción despertó el interés de botánicos y coleccionistas.

Aunque en 2012 mantenía un número relativamente elevado de ejemplares en estado salvaje, la restringida área de origen y la creciente expansión de la agricultura implican un evidente riesgo de extinción, razón por la que la organización argentina para la conservación de la naturaleza “Fundación hábitat y desarrollo” ha desarrollado rápidamente acciones dirigidas a sensibilizar a las poblaciones locales con el fin de poder conciliar el desarrollo económico y la salvaguarda de la especie.

La Butia noblickii crece en un área caracterizada por un clima subtropical húmedo con una pluviosidad casi constante a lo largo del año (una media anual en torno a los 1.300 mm) con valores ligeramente más bajos en invierno (junio-agosto). La temperatura media anual es poco superior a los 20 ºC con un valor medio en el mes más frío (julio) de alrededor de 14 ºC, siendo la mínima absoluta registrada en la zona poco inferior a los -4 ºC. El suelo es principalmente arenoso, perfectamente drenante, ácido y rico en minerales, en particular en hierro. Estas características climáticas y del suelo pueden dar útiles indicaciones para su cultivo fuera de las zonas de origen.

JPEG - 134.2 KB
Las flores amarillas, unisexuales, están dispuestas en tríadas: una flor femenina entre dos masculinas, excepto en la parte terminal donde solo hay flores masculinas. Por su reducida área de origen y la expansión agrícola se trata de una especie en peligro protegida por la organización argentina para la conservación de la naturaleza © Giuseppe Mazza

 

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/b-237-1_butia_noblickii
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants