Butia odorata

Familia : Arecaceae

Texto © Pietro Puccio

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

JPEG - 295.6 KB
Nativa de Uruguay y el sur de Brasil, la Butia odorata es una especie monoica, esto es, con ambos sexos en la misma planta, con inflorescencias cortas muy ramificadas © Giuseppe Mazza

La especie es originaria de Brasil meridional (Rio Grande do Sul) y Uruguay, países en los que crece en praderas (pampas) sobre suelos prevalentemente arenosos a baja altitud.

El nombre genérico deriva de la dicción portuguesa del nombre vernáculo brasileño de una palmera que significa “espinoso”, “dentado”, en referencia a las espinas presentes en los peciolos; mientras que el epíteto específico es el adjetivo latino “odoratus, a, um” = oloroso, fragante, en referencia a los frutos, particularmente fragantes cuando están maduros.

Nombres comunes: pindo palm, jelly palm, wine palm (inglés); butiá, butiá-azedo, butiá-branco, butiá-vinagre, butiazeiro (Brasil).

JPEG - 288.9 KB
Tiene un tronco de hasta 8 m de alto y frutos muy fragantes al madurar, como indica el epíteto específico © Giuseppe Mazza

La Butia odorata (Barb.Rodr.) Noblick (2011) es una especie monoica muy variable con tallo solitario, de hasta alrededor de 8 m de altura con un diámetro de entre 30 y 50 cm, de color grisáceo, con los restos persistentes de las bases de hojas antiguas.

Las hojas, sobre un peciolo de hasta 1,3 m de largo con márgenes serrado-espinosos, son pinnadas, imbricadas y ligeramente dispuestas en espiral, arqueadas, de entre 1,5 y 1,8 m de longitud, con foliolos rígidos, lineares con ápice agudo, dispuestos más o menos irregularmente a ambos lados del raquis en grupos de entre 2 y 5 que están separados de 2 a 3 cm, y están orientados hacia arriba formando una V. Los foliolos miden en torno a 70 cm de longitud en la parte media y 2,4 cm de anchura, de color más o menos glauco con una fina pátina cerosa blanca en el envés.

Las inflorescencias nacen entre las hojas (interfoliares), sobre un pedúnculo de entre 0,7 y 0,8 cm de largo cubierto por un delgado estrato blanco ceroso y pulverulento, miden alrededor de 0,9 m de longitud, con ramificaciones de primer orden, inicialmente encerradas en una espata leñosa, erecta, oblongo-lanceolada y acuminada, de alrededor de 0,5 m de largo, de color pardo claro y lisa en el exterior. Las flores, unisexuales, son generalmente de color amarillo y están dispuestas en tríadas (una flor femenina entre dos masculinas), presentando la inflorescencia el fenómeno de la proterandria (las flores masculinas maduran antes que las femeninas), lo que favorece la fecundación cruzada.

El fruto es una drupa generalmente globoso-achatada de color prevalentemente amarillo en su madurez, menos frecuentemente naranja o rojo anaranjado, de entre 2 y 2,8 cm de diámetro y de 1,8 a 2 cm de longitud, con endocarpo globoso, duro, de entre 1 y 1,3 cm de diámetro, que contiene de 1 a 3 semillas en su interior.

Se reproduce mediante semilla en sustrato drenante mantenido constantemente húmedo a una temperatura de entre 25 y 28 ºC, con un tiempo de germinación que ronda los 8 meses, aunque puede reducirse a entre 1 y 3 meses rompiendo el endocarpo con un cascanueces cualquiera y plantando la o las semillas contenidas en este.

Desde hace tiempo es una de las Butia más difundidas en cultivo en los EE. UU. y en Europa, en particular en la región mediterránea, y ha tenido una vida bastante ajetreada desde el punto de vista taxonómico.

JPEG - 275.6 KB
Fue separada en 2011 de la análoga Butia capitata en base a criterios geográficos y por los copiosos frutos redondeados, que se consumen frescos o se usan en mermeladas, zumos, sorbetes y bebidas alcohólicas © Giuseppe Mazza

En resumen podemos decir que inicialmente fue descrita con el nombre de Cocos odorata Barb.Rodr. (1891), incluyendo las poblaciones del sur de Brasil y Uruguay, pero posteriormente, por tener características muy similares a las poblaciones aisladas de Butia capitata (Mart.) Becc. (1916) situadas más al norte en Brasil, se propuso considerarla una variedad de esta, pasando a ser Butia capitata var. odorata (Barb.Rodr.) Becc. (1916), pero durante alrededor de un siglo este nombre (junto a otros) fue considerado un simple sinónimo y la planta fue cultivada y difundida como Butia capitata.

En 2011, el botánico estadounidense Larry Roland Noblick, profundo conocedor de las palmeras americanas, elevó las poblaciones del sur de Brasil y Uruguay al rango de especie con el nombre de Butia odorata.

El éxito de esta palmera en las zonas de clima templado y de tipo mediterráneo deriva, además de sus características ornamentales, de su buena rusticidad, pudiendo soportar, de adulta, valores de hasta alrededor de -10 ºC, siempre que sean excepcionales y de corta duración.

Requiere preferiblemente una exposición a pleno sol y no es particularmente exigente en cuanto al suelo, puede ser de ácido a ligeramente alcalino, drenante en todo caso, aunque prefiere los arenosos. Resiste, si está bien enraizada, a períodos de sequía, pero crece más rápidamente si es periódicamente regada y aún más en climas caracterizados por largos veranos cálidos y secos.

Una cualidad más que tiene esta especie son sus frutos, producidos en abundancia, que tienen una pulpa muy perfumada y agradablemente acídula, aunque bastante fibrosa, pero rica en antioxidantes, sobre todo carotenoides, minerales y vitamina C. En los lugares de origen los frutos son consumidos frescos o empleados para preparar mermeladas, zumos, sorbetes y bebidas alcohólicas, y las hojas, ricas en fibras resistentes, son utilizadas para confeccionar objetos artesanales de uso común o artísticos.

Sinónimos: Cocos odorata Barb.Rodr. (1891); Cocos pulposa Barb.Rodr. (1891); Cocos elegantissima Chabaud (1906); Cocos erythrospatha Chabaud (1906); Cocos lilaceiflora Chabaud (1906); Butia capitata var. odorata (Barb.Rodr.) Becc. (1916); Butia capitata var. elegantissima Becc. (1916); Butia capitata var. erythrospatha (Chabaud) Becc. (1916); Butia capitata var. lilaceiflora (Chabaud) Becc. (1916); Butia capitata var. pulposa (Barb.Rodr.) Becc. (1916); Butia capitata var. subglobosa Becc. (1916); Butia capitata var. virescens Becc. (1916); Cocos nehrlingiana Abbott ex Nehrl. (1927); Butia nehrlingiana (Abbott ex Nehrl.) Abbott ex Nehrl. (1929); Butia pulposa (Barb.Rodr.) Nehrl. (1929); Butia capitata var. nehrlingiana (Abbott ex Nehrl.) L.H.Bailey (1936); Butia capitata var. strictior L.H.Bailey (1936).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/butia_odorata
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants