Circaetus gallicus

Familia : Accipitridae

 

GIF - 6.1 KB

 

Texto © Dr. Gianfranco Colombo

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

JPEG - 115.8 KB
Vista de frente, la Culebrera europea (Circaetus gallicus) hace pensar en un ave nocturna por sus grandes ojos amarillos, ciertamente frontales, que le permiten un perfecto enfoque binocular © Giuseppe Mazza

La bien conocida Culebrera europea o Águila culebrera ( Circaetus gallicus Gmelin, 1788 ) está considerada por gran parte de los ornitólogos europeos como una de las más bellas rapaces del continente. Una librea elegante, un noble porte, poderoso vuelo de águila, ojos llameantes y dimensiones que ciertamente no pasan inadvertidas. Quizás sea su alimentación habitual lo que hace contraste con su belleza natural dado que se alimenta exclusivamente de serpientes con una modalidad que describiremos más adelante, pero este hecho pasa a segundo plano y vencen indudablemente sus otras virtudes.

Taxonómicamente pertenece al orden de los Accipitriformes y a la familia Accipitridae.

Ya desde la etimología del nombre científico se demuestra que Gmelin, quien clasificó a esta ave en 1788, quiso evidenciar su elegancia, posicionándola entre un águila y un halcón.

Así, el género Circaetus deriva de hecho del griego “kirkos” = halcón y “aetos” = águila, mientras que con gallicus quiso identificar la Galia, la denominación clásica de Francia, el lugar de donde provenían los ejemplares que él estudió.

Sea como sea, actualmente se sabe perfectamente que Francia definitivamente no es el área más frecuentada por esta rapaz aunque si cuenta con un discreto número, sobre todo en el sector mediterráneo.

Son muchos los nombre vulgares que recibe en Italia que nos muestra las diversas interpretaciones que distintos observadores de esta ave han querido darle interpretando la tradición popular. Así, desde aquila gallica ( una interpretación del nombre científico, águila de las Galias ), aquila dei serpenti, biancone ( el más típico, en referencia a su albura ), aquila astore ( une el nombre del azor, “astore” ), aquila bianca o falcone delle steppe. En otros lugares de Europa se han aventurado también a darle nombres con distintas etimologías: en inglés Short-toed (snake) eagle, en holandés Slangenarend, en francés Circaète Jean-le-Blanc, en alemán Schlangenadler, en portugués águia-cobreira o guincho-branco. Los ingleses hacen referencia a la longitud de los dedos de las extremidades inferiores, notoriamente más pequeños que los de cualquier otra rapaz, otros a su típica presa, y los franceses, con un buen nivel de fantasía, han unido el apelativo Jean, dado en el Medievo a todas las personas agudas y sapientes, a “le blanc”, por el color de la librea.

JPEG - 59.9 KB
Es también una de las pocas rapaces capaces de efectuar el vuelo cernido, esto es, permanecer suspendida en el aire con rápidos batidos de ala y modulando con precisión la cola, para observar atentamente a sus presas © Gianfranco Colombo

Es un ave estrictamente migradora que llega a Europa a finales del mes de marzo para marcharse tras el periodo estival, ya desde agosto aunque con picos de bandos en migración durante el mes de septiembre.

Zoogeografía

La culebrera europea es una especie mediterránea que no se adentra profundamente hacia el norte del continente, subiendo solo en la parte oriental, donde alcanza las regiones que se asoman al mar Báltico, hasta el sur de Finlandia.

La mayor población europea está concentrada en la península Ibérica, con buena presencia también en el sur de Francia, en las costas tirrénicas italianas, parte de la península Balcánica y en la Rusia europea hasta los Urales.

Falta por completo en el centro de Europa, en Inglaterra y en la península Escandinava. En Asia ocupa Anatolia hasta Irán y Asia central hasta Mongolia. Se han observado también pequeñas colonias aisladas en el sudeste asiático. En África solo es reproductora en Marruecos.

Las poblaciones europeas y las centroasiáticas son fuertemente migradoras, con movimientos estacionales que tienen como objetivo África central en el caso de las europeas e India para las asiáticas. Algunos datos confirman que tanto Sicilia como algunas regiones templadas ibéricas constituyen zonas de invernada para el flujo europeo.

Como decíamos, la migración europea tiene como meta la franja subsahariana que va desde la costa atlántica hasta el Cuerno de África y que incluye todas las regiones del Sahel.

Ya en el mes de marzo los primeros individuos reproductores alcanzan el territorio de nidificación mediante etapas diarias de alrededor de 100 km exhibiendo ya las típicas paradas nupciales de tipo aéreo y vocal.

Solo más tarde y durante un largo periodo llegan los subadultos en su primer viaje de reconocimiento y a pesar de ser potenciales rivales de los adultos, aunque aún incapaces de reproducirse, tienen la posibilidad de transitar indemnes y, a menudo, disfrutar de territorios ya ocupados por un macho territorial. Parece, de hecho, que la librea tan blanca que presentan con frecuencia durante el estadio juvenil es un válido salvoconducto que les permite ser tolerados por los adultos y usar a su antojo el territorio de estos.

JPEG - 27.7 KB
Se alimenta casi exclusivamente de serpientes, 3 al día en promedio, que avista, incluso enrolladas, a cientos de metros sobre el suelo. Las engulle vivas o las lleva al nido, como en este caso, para saciar a la hembra o a los pollos © Gianfranco Colombo

Los jóvenes permanecen la mayoría en las áreas de invernada durante los primeros años de vida y solo hacia el cuarto año alcanzan la madurez sexual.

La culebrera europea es una óptima planeadora y aprovecha esta capacidad para detectar sus presas.

Es una de las pocas rapaces capaces de llevar a cabo el vuelo cernido, una modalidad que permite al ave permanecer suspendida inmóvil en el aire con rápidos batidos de ala y modulaciones usando la cola, lo que le permite localizar aún mejor la presa sobre la que después se abalanzará.

Mientras que en los cernícalos esta operación es llevada a cabo a pocos metros del suelo, la culebrera, gracias a su vista, famosa por ser una de las más agudas en el mundo de las rapaces, puede permitirse permanecer a varios centenares de metros sobre el suelo.

Es increíble cómo puede localizar una serpiente enrollada entre los matorrales a semejante distancia. Esta capacidad de planear está garantizada por una envergadura considerable y una anchura del ala que le da un porte aéreo óptimo.

El planeo es muy usado durante las migraciones cuando, una vez alcanzada una altura considerable gracias a una térmica, puede salir de ella y volar durante decenas de kilómetros sin batir una sola vez las alas. Es un ave bastante social durante la migración y a menudo en ciertos lugares ya habituales (Gibraltar, sur de Francia, Liguria) se pueden observar decenas de individuos llegando desde el mar planeando en grupo, aún bien elevados.

Ecología-Hábitat

JPEG - 107 KB
Los adultos son territoriales, pero toleran la presencia de jóvenes, reconocibles por el plumaje blanco que indica su incapacidad de reproducirse. Bien distinta es la hostilidad contra el que pretende comenzar una familia © Colombo

La culebrera europea frecuenta las áreas semidesérticas, zonas esteparias, encinares, garrigas o alcornocales más o menos dispersos y bosquetes de coníferas mediterráneas, lugares todos donde viven y abundan las presas de las que se alimenta. De hecho, la presencia de serpientes es esencial para su supervivencia.

Aún alimentándose principalmente de ofidios, en la zona mediterránea caza regularmente Lagartos ocelados ( Timon lepidus ), pequeñas aves y, rara vez, pequeños roedores.

Se presume que el número de serpientes capturadas por un solo individuo supero las 400 unidades por cada estación reproductiva, lo que implica un promedio, calculando su presencia estival en 5 meses, de alrededor de tres ejemplares al día.

No presta atención a las dimensiones o a la venenosidad de sus presas, aun no siendo inmune a ninguna de ellas, pero se ha demostrado que los ofidios de más de un metros son sus preferidos.

Allá donde sus distribuciones se solapan, la Culebra verdiamarilla ( Hierophis viridiflavus ) tiende a ser una de sus presas preferidas, aunque no se escapan otras especies de culebras muy frecuentes en las zonas más áridas. Por ejemplo, en la península Ibérica, tiende a cazar culebras de gran porte, como son la Culebra bastarda ( Malpolon monspessulanus ) o la de Escalera ( Rhinechis scalaris ).

La captura de estas presas la efectúa abalanzándose desde lo alto sobre la víctima y aterrizando directamente sobre el ofidio o a muy poca distancia. Una vez alcanzado el reptil, la culebrera lo persigue, picándole en la cabeza y otras partes, hasta que le es imposible huir. A menudo usa fuertes golpes de ala para aturdir a la víctima. El animal es tragado entero empezando por la cabeza y, con frecuencia, dada la vitalidad de las serpientes, la presa es regurgitada y vuelta a tragar hasta que pasa a ser inofensiva.

JPEG - 62.1 KB
Dejan pasar incluso a los subadultos, distinguibles por su abundante moteado marrón, que buscan un territorio para el siguiente año, cuando volverán para reproducirse ya con la librea adulta © Colombo

No es raro ver culebreras volar con parte de la serpiente, especialmente cuando son de gran tamaño, aún pendiente del pico, agitándose violentamente.

Morfofisiología

La culebrera europea es un ave elegante y poderosa en su morfología.

Llega a medir 70 cm de longitud y alcanza envergaduras cercanas a los 2 m.

Muestra un vuelo potente y majestuoso, muy similar al de las águilas de otros géneros. El inexperto podría confundirla inicialmente con un Abejero ( Pernis apivorus ) o con un Busardo ratonero ( Buteo buteo ) de tamaño excepcional, pero con una mayor atención resulta bastante fácil identificarla.

El color de base de los jóvenes y de los subadultos es el blanco en la parte inferior, con un ligero bandeado, moteado marrón y un pequeño collar de color crema tendiente al rojizo. La parte superior es siempre marrón grisácea con un intenso barrado en la cola.

El adulto muestra la cabeza oscura, que puede parecer incluso negra, con la parte inferior de las alas y del cuerpo de color blanco con un evidente moteado marrón oscuro. El pico es robusto y de color gris azulado.

Una particularidad de la culebrera es que su cabeza es similar a la de un ave nocturna ya que sus ojos están posicionados muy frontalmente, lo que le permite un perfecto enfoque binocular.

Los ojos son de un hermoso amarillo anaranjado y destacan intensamente sobre la librea de colores más apagados. Sus patas presentan unos dedos un tanto cortos, de donde le viene el nombre vulgar inglés, y tarsos que, además de estar emplumados, están provistos de unas escamas muy coriáceas para resistir los eventuales mordiscos de las serpientes venenosas. No muestra dimorfismo sexual en otro aspecto más que en las dimensiones, siendo las hembras usualmente de mayor tamaño.

Se han descrito algunas especies muy parecidas y que algunos incluso consideran aún como subespecies de Circaetus gallicus. Son especies africanas de carácter residente que comparten el área de invernada con nuestra culebrera europea. Se trata de la Culebrera pechinegra Circaetus pectoralis, y las más distintas Culebrera sombría Circaetus cinereus, Culebrera coliblanca Circaetus cinerescens y Culebrera barrada Circaetus fasciolatus; todas habitando en la parte oriental y sur del continente africano; mientras que la muy semejante Culebrera sudanesa Circaetus beaudouini está presente también en la parte occidental.

JPEG - 44 KB
Como a menudo ocurre en el mundo de las rapaces, la culebrera europea puede ser importunada por córvidos, preocupados por la llegada a su territorio de estos grandes migradores © Gianfranco Colombo

Biología reproductiva

La culebrera europea anida en zonas boscosas, preferentemente en árboles colocados sobre paredes empinadas e inaccesibles. Escoge por lo general coníferas mediterráneas y el nido es construido apoyado centralmente sobre las ramas más altas a una altura que habitualmente es de pocos metros pero que puede superar a veces los 30 m.

El nido siempre es colocado en una posición soleada y dominante y a menudo es orientado directamente hacia el sur. Es una estructura de alrededor de un metro de diámetro formada por ramas y forrado con hojas y pequeñas ramas verdes que son frecuentemente renovadas incluso durante la incubación. Esta puede durar de 6 a 7 semanas y es llevada a cabo solo por la hembra que durante este tiempo es alimentada por el macho, que permanece constantemente en las cercanías durante todo el tiempo.

El pollo permanece en el nido unos 70 u 80 días tras la salida del huevo durante los que la hembra lo alimenta amorosamente con lo que trae el padre.

En las primeras semanas de vida, la serpiente regurgitada por el macho es seccionada por la hembra en pequeños bocados que pone en el pico del pollo.

Tras solo un mes de vida, el pequeño puede ya engullir de un solo bocado las serpientes. A partir de este momento la caza pasa a ser desarrollada por ambos progenitores sin perder cuidado del pequeño que han dejado en el nido.

La culebrera europea no es un ave muy vocal y solo durante el cortejo y la delimitación de su territorio emite una serie de manifestaciones vocales mientras sobrevuela la zona escogida para la nidificación. Es muy constante a la hora de elegir el área de anidación, volviendo con frecuencia a reproducirse a poca distancia del nido anterior sin abandonar, en cualquier caso, el área elegida en otro tiempo.

En Europa es hoy considerada una especie rara y sujeta a estrecho control numérico aunque últimamente se ha visto un aumento de la población y una ampliación de las áreas de nidificación. Puede llegar a los 20 años de edad. No tiene muchos enemigos naturales cuando es ya adulto salvo la caza furtiva, especialmente cuando sobrevuela la isla de Malta, donde a menudo es exterminada durante las migraciones.

 

→ Para apreciar la biodiversidad de las aves de presa y encontrar otras especies clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/_c-345-3_circaetus_gallicus
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants