Copernicia alba

Familia : Arecaceae

Texto © Pietro Puccio

 

Traducción en español de Susana Franke

 

 

JPEG - 205.7 KB
De las hojas de la Copernicia alba se obtiene una cera apreciada © Giuseppe Mazza

La especie es originaria de Argentina, Bolivia, Brasil centro occidental y Paraguay, donde viven en las forestas abiertas y en las sabanas sujetas a periódicas inundaciones alternadas con períodos de sequía, en donde a menudo es la especie dominante.

El género está dedicado al astrónomo Niccolò Copérnico (1473-1543); el nombre de la especie es el término en latín “alba” = blanca con referencia al color del tallo de las plantas más jóvenes.

Nombres comunes: caranday palm, caranday wax palm (inglés); carandai, carandà (portugués – Brasil); caranday, palma blanca, palma negra (español).

La Copernicia alba Morong (1893) es una especie bastante variable de tallo solitario erecto de 18-22 cm de diámetro, alto hasta 25-30 m en los ejemplares más viejos en su hábitat, recubierto de residuos de los pecíolos de las viejas hojas en la parte más joven, liso en la parte más vieja y de color gris blancuzco que tiende a oscurecerse con la edad.

Las hojas, sobre un pecíolo largo 70-80 cm munido en los márgenes de robustas espinas largas hasta 2 cm, son palmeadas, orbiculares, largas en la parte mediana cerca 70 cm, profundamente divididas en numerosos segmentos rígidos bífidos en el ápice, de color generalmente gris verde superiormente, gris plateado inferiormente y recubiertas por un estrato de cera de color gris azulado, especialmente en la página inferior.

Inflorescencias entre las hojas más largas de las mismas, ramificadas con características brácteas tubulares, llevando flores hermafroditas olorosas largas 0,6 cm, dispuestas en grupos de dos, con corola recubierta por una densa pelusa.

Los frutos son ovoides, largos cerca 2 cm, negros en su madurez, conteniendo una sola semilla ovoide larga cerca 1,4 cm. Se reproduce por semilla que germina en 3-4 meses. Especie muy ornamental, es considerada la Copernicia más difundida en la naturaleza y la de más veloz crecimiento, cultivable en pleno sol en las zonas de clima tropical, subtropical y templado cálido, donde puede resistir temperaturas de hasta cerca -3 -4 ºC, se ha reportado valores inferiores en algún grado en ejemplares maduros y por brevísimo período con daños en la fronda. No es particularmente exigente en cuanto al suelo y bien enraizada puede soportar períodos de sequía. La cera, que se obtiene de la hoja, es considerada de más calidad respecto a la de la Copernicia prunifera (que produce la famosa cera “carnauba”), pero por su menor rendimiento es poco utilizada. Los tallos son localmente empleados como palos y en las construcciones, las hojas para confeccionar sombreros y otros objetos artesanales.

Sinónimos: Copernicia australis Becc. (1908); Copernicia nigra Morong (1893); Copernicia rubra Morong (1893); Coryphomia tectorum Rojas (1916); Copernicia ramulosa Burret (1928).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

_C-540-1_Copernicia_alba
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants