Copernicia fallaensis

Familia : Arecaceae

Texto © Pietro Puccio

 

Traducción en español de Susana Franke

 

 

JPEG - 107.2 KB
La Copernicia fallaensis de Cuba es la más imponente de todas las Copernicia, en alto grado de extinción © Mazza

La especie es originaria de Cuba, donde vive, reducida a pocos ejemplares, sobre suelos arcillosos en las sabanas, en los alrededores de la pequeña ciudad de Falla, en la zona centro-septentrional de la isla, a nivel del mar.

El género se ha dedicado al astrónomo polaco Mikołaj Kopernik (en latin Nicolaus Copernicus; 1473-1543); el nombre de la especie es el término latino “fallaensis” = de Falla, con referencia a la ciudad en los alrededores del lugar de origen de la especie.

Nombres comunes: yarey, yarey de Falla, yarey macho (Cuba).

La Copernicia fallaensis León (1931) es una especie monoica con tallo único alto hasta los 18 m, con un diámetro de 80-90 cm, liso, de color blanco grisáceo.

Las hojas, numerosas, son palmadas, orbiculares, de color verde azulado, con reflejos plateados, con numerosos segmentos rígidos, anchos en la parte central hasta 2 m, unido en la base por cerca dos tercios del largo; los pecíolos largos hasta 1,6 m, poseen en los márgenes, en particular en la base, de espinas.

Las inflorescencias nacen de entre las hojas y se extienden poco fuera de la copa, son largas hasta cerca 3.5 m, muy ramificadas y llevan flores hermafroditas blancuzcas. Los frutos son globosos, negros oscuros en su madurez, largos cerca 2,2 cm con un diámetro de 1,8 cm, conteniendo una sola semilla. Se reproduce por semilla que germina en 2-3 meses, el crecimiento en sus inicios es bastante lento.

Es la más imponente de todas la Copernicia, de particular valor ornamental y paisajístico por los robustos tallos cilíndricos y la tupida copa con hojas rígidas; ideal para flanquear largas avenidas, o utilizada ya sea como ejemplar aislado o en grupos, en parques y jardines de grandes extensiones en las zonas de clima tropical y subtropical; no soporta sin embargo temperaturas alrededor de 0 ºC, o mas baja, sino por brevísimo período.

Necesita posición en pleno sol y no es particularmente exigente en cuanto al terreno, siempre que sea perfectamente drenante, si bien prefiere suelos alcalinos o neutros; puede resistir períodos de sequía, pero disfruta regulares riegos especialmente en los períodos más cálidos.

Las hojas son aún hoy utilizadas, a veces derribando los ejemplares más altos para facilitar la recolección, por la población rural como cubierta para cabañas o refugios, para fabricar sombreros, cestas y otros objetos artesanales, a pesar de que el número de los ejemplares en hábitat se haya reducido a un centenar de unidades.

L’International Union for Conservation of Nature (IUCN) ha incluido a la especie en la más alta categoría de riesgo de extinción en la naturaleza (“critically endangered”), está sin embargo en curso, de parte de las autoridades locales, intervenciones para la conservación de la especie y de educación a la población para su protección.

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

_C-531-3_Copernicia_fallaensis
_C-531-1_Copernicia_fallaensis
_C-531-2_Copernicia_fallaensis
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants