Copernicia hospita

Familia : Arecaceae

Texto © Pietro Puccio

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

JPEG - 258.1 KB
Frecuente en Cuba y en cultivo, la Copernicia hospita alcanza los 8 m de altura © Giuseppe Mazza

La especie es endémica de Cuba, a lo largo de casi todo el territorio de la isla, habitando en bosques abiertos y sabanas costeras semiáridas a baja altitud.

El género está dedicado al astrónomo polaco Nicolás Copérnico (1473-1543); mientras que la etimología del epíteto específico, el sustantivo latino “hospital, ae” = huésped, no fue especificada por el autor, aunque se considera que hace referencia a la masa de hojas secas persistentes que ofrece hospitalidad a pequeños animales.

Nombres comunes: Cuban wax palm (inglés); guano cano, jata, palma jata, yarey, yarey hediondo, yarey de sabana (Cuba).

La Copernicia hospita Mart. (1838) es una especie monoica muy variable, erecta, solitaria, raramente con brotes basales, de entre hasta 4 u 8 m de altura en estado salvaje, con un tallo cilíndrico de entre 15 y 30 cm de diámetro y cubierto de las bases foliares persistentes en las plantas jóvenes, mientras que en las adultas se presenta liso y grisáceo.

Las hojas, sobre un peciolo provisto en los márgenes de robustas espinas curvadas y que mide entre 0,8 y 1 m de largo y de 4 a 5 cm de ancho, son palmadas, orbiculares, sin espinas en su borde, de un color que va del gris verdoso al azulado y cubiertas de una más o menos gruesa pátina cerosa blanco-grisácea en ambas caras.

La lámina foliar está hendida en entre 60 y 70 segmentos linear-triangulares rígidos con ápice acuminado y márgenes ligeramente dentados, de hasta más de 1 m de longitud en el centro y unidos en la base en alrededor de la mitad de su longitud.

Las inflorescencias nacen entre las hojas (interfoliares) y se proyectan hacia fuera de la copa al medir hasta alrededor de 2,5 m de largo, cubiertas por un tomento blanquecino, con 6 órdenes de ramificación y raquillas floríferas de entre 0,8 y 2 cm de longitud, densamente pelosas. Las flores son hermafroditas y están dispuestas muy densamente, generalmente solitarias, menos frecuentemente emparejadas, y de alrededor de 0,5 cm de largo, de color crema, con corola campanulada trilobulada cubierta en el exterior por gruesos y cortos pelos, y en su interior 3 carpelos y 6 estambres con sus anchos filamentos fusionados en la base.

Los frutos, que se desarrollan generalmente a partir de un solo carpelo, son globosos, de entre 1,8 y 2 cm de diámetro, de color negro en su madurez y contienen una sola semilla globosa de alrededor de 1,5 cm de diámetro.

JPEG - 375.2 KB
Las inflorescencias ramificadas, de hasta 2,5 m de largo, portan una multitud de florecillas hermafroditas de color crema © Giuseppe Mazza

Se reproduce por semilla, previamente mantenida en agua durante dos o tres días, en sustrato drenante arenoso mantenido húmedo a una temperatura de entre 26 y 28 ºC, germinando a partir de un mes.

Se trata de una especie de lento crecimiento bastante extendida en la naturaleza así como en cultivo, especialmente por el singular color de sus hojas y la densa cera que las recubre, más que en cualquier otra especie cubana, parecida a la menos conocida Copernicia glabrescens que difiere de ella, además de por la ausencia de pelos sobre las ramificaciones de la inflorescencia, por las hojas verdes y la total o casi total ausencia de pátina cerosa.

De gran efecto ornamental y paisajístico como ejemplar aislado o en grupo en jardines de regiones de clima tropical, subtropical y marginalmente templado cálido suave, donde de adulta puede soportar ocasionales valores de temperatura en torno a los -1 ºC siempre que duren poco.

JPEG - 129.3 KB
Los frutos globosos, de entre 1,8 y 2 cm de diámetro, son negros al madurar y contienen una sola semilla globosa de en torno a 1,5 cm © Giuseppe Mazza

Requiere una exposición a pleno sol desde las primeras etapas de crecimiento y no es particularmente exigente en lo que respecta al suelo, siempre que sea perfectamente drenante, pudiendo ser de ligeramente ácido a ligeramente alcalino. Puede aguantar periodos de sequía si está bien enraizada, pero como mejor crece es si recibe riegos regulares en las zonas caracterizadas por una larga y seca estación cálida. Conviene abonarla con productos equilibrados con oligoelementos de liberación lenta para que crezca más velozmente y muestre un aspecto más exuberante. Tolera los aerosoles marinos, por lo que puede ser empleada en jardines cercanos al mar.

Las hojas secas son utilizadas como cobertura de viviendas rurales y para elaborar sombreros, sacos, cestas, escobas y otros objetos artesanales de uso común. Los tallos, resistentes y duraderos, son empleados en la construcción y para vallados.

Sinónimos: Copernicia escarzana León (1931).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/copernicia_hospita
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants