Copernicia rigida

Familia : Arecaceae

Texto © Pietro Puccio

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

La especie es endémica de Cuba, creciendo en la parte centro oriental de la isla, en bosques abiertos y sabanas cerca de la costa a baja altitud.

El género está dedicado al astrónomo polaco Nicolás Copérnico (1473-1543); mientras que el epíteto específico es el adjetivo latino “rigidus, a, um” = rígido, en referencia a los segmentos foliares.

Nombres comunes: jata, jata guatacuda (Cuba).

La Copernicia rigida Britton & P.Wilson (1914) es una especie monoica, erecta y solitaria, de hasta alrededor de 15 m de altura, con un tallo cilíndrico de entre 25 y 35 cm de diámetro, de color gris y cubierto de un amasijo de hojas secas bajo la copa persistentes durante largo tiempo.

JPEG - 294 KB
Las plantas jóvenes de Copernicia rigida, nativa de Cuba, parecen emerger del suelo por las hojas casi sin peciolo © Giuseppe Mazza

Las hojas, casi o totalmente carentes de peciolo, son palmadas, cuneiformes, erectas, provistas de espinas curvadas en los márgenes, de color verde en el haz y con una fina pátina cerosa en el envés. La lígula, el apéndice de la vaina foliar opuesto a la hoja, tiene forma de ovada a lingüiforme y una longitud variable, hasta 1 m, mostrando unas pocas espinas en el borde. La lámina foliar está hendida en entre 18 y 40 segmentos lineares con ápice acuminado ligeramente bífido, de hasta 2 m de largo en la parte central y de 3 a 4 cm de ancho, unidos en la base a lo largo de 2/3 de su longitud. Las inflorescencias nacen entre las hojas (interfoliares), de entre 2 y 2,5 m de longitud, con 6 órdenes de ramificación y raquillas floríferas, de entre 4 y 9 cm de longitud, cubiertas de cortos y gruesos pelos.

Reunidas en grupos muy juntos de entre 2 y 4 se presentan las flores, hermafroditas y sésiles, de entre 2,5 y 3 mm de longitud, con corola tubular trilobulada y pubescente en el exterior, así como 3 carpelos y 6 estambres con sus anchos filamentos unidos en la base. Los frutos son globosos, de alrededor de 1,8 cm de diámetro, de color negro en su madurez, contenido una sola semilla globosa de en torno a 1,2 cm de diámetro.

Se propaga mediante semilla, previamente mantenida en agua durante dos o tres días, en sustrato arenoso drenante mantenido a una temperatura de entre 26 y 28 ºC, con un tiempo de germinación de entre 2 y 3 meses.

Raramente presente fuera de su área de origen, quizás por su crecimiento notablemente lento, es una de las palmeras más singulares por el aspecto que presenta en sus diversas etapas de desarrollo debido a las hojas estrechas, largas y echadas las unas sobre las otras por la casi total ausencia de peciolo, en particular en la fase juvenil, cuando las hojas parecen emerger del suelo.

Puede cultivarse en las regiones de clima tropical y subtropical, pudiendo intentarse su cultivo en las templado-cálidas más suaves, donde temperaturas próximas a los 0 ºC son excepciones de corta duración. Requiere pleno sol y no es particularmente exigente en cuanto al suelo, siempre que sea drenante, pudiendo soportar periodos de sequía, aunque es preferible regarla regularmente en las regiones con largos veranos cálidos y secos para obtener un crecimiento relativamente más rápido. Para esto mismo es útil también abonarla con productos equilibrados con oligoelementos en forma de quelatos. Puede ser utilizada con buenos resultados en la proximidad del mar gracias a su buena resistencia a los suelos y vientos salinos.

Las hojas son empleadas como cobertura de viviendas rurales, así como para elaborar sombreros, sacos, cestas, escobas y otros objetos artesanales de uso común. Los tallos, resistentes y duraderos, incluso sumergidos en el agua, son empleados en la construcción y para cercados.

Sinónimos: Copernicia rigida f. fissilingua León (1936).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/copernicia_rigida
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants