Copernicia tectorum

Familia : Arecaceae

Texto © Pietro Puccio

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

JPEG - 297.2 KB
Nativa de las sabanas con larga estación seca de Colombia y Venezuela, la Copernicia tectorum es una especie monoica, erecta, solitaria de 8-10 m de altura y con tallos de 25-30 cm de diámetro © G. Mazza

La especie es originaria de Colombia (Atlántico, Cesar, La Guajira y Magdalena) y de Venezuela (Bolívar, Cojedes, Guárico, Portuguesa y Zulia), donde forma extensos bosques en las sabanas (llanos) caracterizadas por un clima marcadamente estacional, con una larga estación seca, de más de 6 meses, e inundaciones permanentes durante la estación lluviosa.

El género está dedicado al astrónomo polaco Nicolás Copérnico (1473-1543); mientras que el epíteto específico es el genitivo plural del sustantivo latino “tectum, i” = techo, en referencia al uso de sus hojas como cobertura de viviendas rurales.

Nombres comunes: Venezuelan wax palm (inglés); palma zarare, palmiche, sará (Colombia); palma de abanico, palma de cana, palma de cobija, palma de sombrero, palma llanera, palma redonda (Venezuela).

La Copernicia tectorum (Kunth) Mart. (1838) es una especie monoica, erecta, solitaria, de entre 8 y 10 m de altura, con un tallo cilíndrico de entre 25 y 30 cm de diámetro y cubierto de las bases foliares persistentes en las plantas jóvenes, mientras que en las adultas se presenta liso y gris oscuro en la parte inferior, con una masa de raíces adventicias en la base..

Las hojas son palmadas, orbiculares, carentes de espinas en el borde y de color verde. Su peciolo, de hasta 1,5 m de largo y 3 cm de ancho, está provisto en su margen de robustas espinas curvadas de hasta 2 cm de longitud. La lámina foliar está hendida en alrededor de 40 segmentos lineares con ápice ligeramente bífido, de hasta 1 m de longitud en el centro y 3 cm de anchura, unidos en la base en alrededor de 1/3 de su longitud.

Las inflorescencias nacen entre las hojas (interfoliares) y miden alrededor de 1 m de largo, con 6 órdenes de ramificación y raquillas floríferas, de hasta 17 cm de longitud, cubiertas de cortos y gruesos pelos.

Las flores son hermafroditas, sésiles y están dispuestas muy densamente, solitarias, de alrededor de 3,5 mm de largo y 2,5 mm de ancho, con corola campanulada trilobulada y pubescente en su exterior, y en su interior 3 carpelos y 6 estambres con sus anchos filamentos fusionados en la base.

Los frutos son aovados, de entre 2,6 y 3 cm de diámetro, de color negro brillante en su madurez y contienen una sola semilla globosa de alrededor de 1,5 cm de longitud y 1,2 cm de diámetro.

Se reproduce por semilla, previamente mantenida en agua durante dos o tres días, en sustrato drenante arenoso mantenido húmedo a una temperatura de entre 26 y 28 ºC, germinando a partir de un mes.

Fuera de sus áreas de origen es casi desconocida, presente casi exclusivamente en jardines botánicos y colecciones especializadas, pero merecería una mayor difusión por su adaptabilidad a condiciones extremas de clima y suelo.

JPEG - 276.1 KB
Las inflorescencias, de alrededor de 1 m de largo, portan pequeñas flores hermafroditas sésiles y juntas, solitarias, de color blanco verdoso. El epíteto específico deriva de que sus hojas, como las de otras muchas palmeras, eran usadas para techar viviendas rurales. Poco conocida y cultivada, merecería una mayor difusión hortícola © Giuseppe Mazza

Cultivable exclusivamente en regiones de clima tropical y subtropical al no soportar temperaturas próximas a los 0 ºC, a pleno sol sobre suelos, incluso pesados, de neutros a alcalinos. Tolera tanto largos periodos de sequía como aguas estancadas, y resiste a los frecuentes incendios que ocurren en la sabana.

Las hojas secas son utilizadas como cobertura de viviendas rurales y las fibras extraídas se las hojas jóvenes aún no expandidas se emplean para elaborar sombreros, sacos, cestas, esteras y otros objetos artesanales de uso común, constituyendo así un importante recurso económico para algunas poblaciones locales. Los tallos, resistentes y duraderos, incluso sumergidos en agua, son empleados en la construcción. Los frutos son comestibles, aunque de sabor más bien desagradable, siendo usados para alimentar al ganado. Destacamos, además, que esta palmera es el emblema del estado venezolano de Guárico.

Sinónimos: Corypha tectorum Kunth (1816); Copernicia sanctae-martae Becc. (1908).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/copernicia_tectorum
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants