Corypha umbraculifera

Familia : Arecaceae

Texto © Pietro Puccio

 

Traducción en español de Susana Franke

 

 

JPEG - 217.3 KB
La Corypha umbraculifera alcanza los 25 m. El tronco conserva en las plantas jóvenes los residuos de los pecíolos © Mazza

La especie es originaria de las forestas semideciduas de Birmania, India sud-occidental, Sri Lanka y Tailandia, donde crece hasta cerca de los 600 m de altitud.

El nombre del género deriva del griego “coryphe” = cima, punta, con probable referencia a la gran inflorescencia terminal; el nombre de la especie es la combinación de los términos latinos “unbraculum” = lugar sombrío y “fero” = llevar, ofrecer, con probable referencia a las enormes hojas.

Los nombres con los que es comúnmente conocida son: talipot (males); talipot palm (inglés); palmier talipot (francés); Talipot- palme (alemán); palma talipot, talipote (español); talipot (portu- gués).

La Corypha umbraculifera L. (1753) es una especie solitaria de lento crecimiento, monoica, monocárpica (florece una sola vez y luego muere), con un tronco solitario, imponente, alto hasta 25 m con un diámetro de unos 70 cm recubierto con los residuos de los pecíolos de las hojas caídas que persisten por muchos años.

Las hojas, sobre robustos pecíolos largos hasta 4 m con bordes ligeramente dentados, son numerosas, costapalmadas, largas hasta 5 m y más, divididas en 80-110 segmentos rígidos de color verde intenso, unidas en la base por cerca la mitad de su largo.

La inflorescencia es terminal, erecta, piramidal, ramificada, larga 5-6 m, con una vistosa masa de minúsculas flores hermafroditas color crema; la floración se produce cuando la planta ha alcanzado una edad comprendida entre los 30 y 70 años, durante el cual la palma ha acumulado en el tallo una gran cantidad de almidón que se transforma en azúcares que sirve para producir la enorme inflorescencia.

JPEG - 139.6 KB
Es una especie monocárpica. Aquí un ejemplar finalizando su vida con frutos en formación © G. Mazza

Los frutos, que emplean cerca de un año para madurar, son globosos, de 4 cm aprox. de diámetro, de color verde tendiendo al marrón, conteniendo una semilla; terminada la maduración de los frutos, la planta, como ya hemos dicho, muere.

Se reproduce por semilla en sustrato arenoso rico en sustancia orgánica a 22-24ºC, utilizando contenedores bastante profundos, con tiempos de germinación de hasta cerca 8 meses.

Especie de grandísimo valor paisajístico, pero utilizable, por las dimensiones de la hoja y de las inflorescencias que superan aquellas de cualquier otra palmera, sólo en grandes parques y jardines y limitada a las zonas de clima tropical y subtropical húmedo, no soportando temperaturas próximas a 0 ºC, sólo por brevísimo período. Requiere una exposición en pleno sol y no es particularmente exigente en cuanto al suelo, siempre que sea drenante.

Localmente las hojas son utilizadas como paredes y protección de cabañas y refugios y las fibras obtenidas de los pecíolos y de las hojas sirven para confeccionar cuerdas, sombreros, cestas, sombrillas y otros objetos de uso común.

En el pasado el almidón obtenido del tronco ha sido también una importante fuente de alimentación para las poblaciones locales, mientras las hojas eran empleadas, por su duración y resistencia al clima tropical, como material de escritura para los textos sagrados, cortadas cuando estaban aún cerradas y preparadas con un procedimiento especial ante de ser utilizadas en tiras de cerca 90 cm de largo y 8 cm de ancho.

Finalmente las semillas, particularmente duras y blancas, eran utilizadas sustituyendo el marfil para fabricar botones, rosarios y pequeñas esculturas luego de ser pulidas y lustradas.

Sinónimos: Corypha guineensis L. (1767); Bessia sanguinolenta Raf. (1838).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

_C-371-1_Corypha_umbraculifera
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants