Couroupita guianensis

Familia : Lecythidaceae

Texto © Pietro Puccio

 

Traducción en español de Susana Franke

 

 

JPEG - 227.9 KB
El árbol de las balas de cañón ( Coroupita guianensis ) alcanza los 30 m © Giuseppe Mazza

La especie es originaria de América Central y Meridional tropical (Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guyana, Guyana Francesa, Panamá, Perú, Surinam y Venezuela), donde crece en las densas forestas húmedas, a menudo a lo largo de los ríos, a baja altitud.

El nombre del género es el indígena de la Guyana Francesa “couroupitoutoumou”.

El nombre de la especie hace referencia al lugar de origen.

Nombres comunes: cannonball-tree (inglés); abricot sauvage, arbre à bombres, arbre à boulet de canon (francés); abricó-de-macaco, abricoteiro-de-macaco, amêndoa-dos-andes, castanha de macaco, curupita, macacarecuia (portugués – Brasil); bala de cañon, bola de cañon, coco de mono, granadillo de las huaca, mamey hediono, maraco, muco, palo de paraiso, palo santo, taparo de monte (español); kanonenkugelbaum (alemán).

La Couroupita guianensis Aubl. (1775) es un árbol siempre verde (puede perder muchas veces al año las hojas, pero las reemplaza en el transcurso de pocos días), alto hasta cerca 30 m con tronco cilíndrico, que puede superar 70 cm de diámetro, y corteza gris oscura ligeramente fisurada longitudalmente.

Las hojas, agrupadas en el ápice de las ramas, son alternas, ovadas o lanceoladas con margen entero o ligeramente dentado, largas 10-20 cm y anchas 4-10 cm de color verde intenso.

Las flores, intensamente perfumadas, de 8-12 cm de diámetro, producidas en gran parte del año, están sobre racimos leñosos largos hasta 2 m que nacen sobre el tronco (caulifloria) o en la base de las ramas principales.

La corola está constituida por seis pétalos carnosos, cóncavos, redondeados, de los cuales dos más grandes, de color de naranja, a rosa, a rojo internamente, a menudo amarillento externamente, con un disco central blanco, y numerosos estambres divididos en dos grupos, una fértil alrededor del pistilo, y uno de estambres estériles, largos cerca 2 cm, reunidos en una especie de capucho sobre el pistilo.

JPEG - 62 KB
Las flores, perfumadas, son polinizadas por los grandes murciélagos © G. Mazza

Los frutos, que emplean cerca de un año para madurar, son globosos, 10-22 cm de diámetro, leñosos, de color marrón, conteniendo algún centenar de minúsculas semillas inmersas en una pulpa blanca, de olor agradable cuando el fruto está apenas maduro, pero que velozmente se transforma en azul apenas se expone al aire y de olor nauseabundo.

La pulpa es comestible y a veces localmente consumida, pero el olor desanima el uso alimentario, excepto para los animales. Se reproduce, por semilla debiendo plantarse fresca porque tiene corto tiempo para germinar, o por esqueje. Es uno de los árboles más curiosos y ornamentales, el tronco de los ejemplares adultos puede estar cubierto de flores y frutos, presentes contemporáneamente, las flores duran un solo día, pero producidos en sucesión y en gran número.

Especie de clima tropical y marginalmente subtropical húmedo, puede soportar excepcionales descensos de temperatura hasta -1 ºC por brevísimo tiempo.

Si bien en la naturaleza vive sobre suelos prácticamente permanentemente húmedos, a veces inundados, se adapta también a climas marcadamente estacionales, soportando períodos de sequía.

Utilizado mayormente como curiosidad botánica, en parques y jardines de grandes extensiones con el cuidado de evitar lugares paso y estacionamiento por la peligrosidad de los pesados frutos que pueden caer en cualquier momento.

Todas las partes de la planta son utilizadas en la medicina tradicional. La cáscara externa (esocarpo) leñosa del fruto, es localmente usada como contenedor, la parte superior del fruto se separa fácilmente como una tapa, y como ornamento.

El árbol, además de ser sagrado para los indígenas del Amazonas, también lo es entre los hindúes y es plantado en los templos dedicados a Shiva en India.

Sinónimos: Lecythis bracteata Willd (1799); Pekea couroupita Juss. ex DC. (1828); Couroupita surinamensis Mart. ex Berg (1858); Couroupita peruviana O.Berg (1862); Couroupita antillana Miers (1874); Couroupita membranacea Miers (1874); Couroupita froesii R.Knuth (1934); Couroupita saintcroixiana R.Knuth (1934); Couroupita venezuelensis R.Knuth (1934); Couroupita acreensis R.Knuth (1939); Couroupita idolica Dwyer (1965); Couratari pedicellaris Rizzini (1976).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las LECYTHIDACEAE clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

_C-52-30_Couroupita_guianensis
_C-52-31_Couroupita_guianensis
_C-52-32_Couroupita_guianensis
_C-52-34_Couroupita_guianensis
_C-52-35_Couroupita_guianensis
_C-52-36_Couroupita_guianensis
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants