Cryosophila guagara

Familia : Arecaceae

 

 

Texto © Pietro Puccio

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

La especie es originaria de Costa Rica (Puntarenas y San José) y Panamá (Chiriquí), países en los que crece en el sotobosque de las florestas lluviosas desde el nivel del mar hasta los 500 m de altitud.

El nombre del género es la combinación de los sustantivos griegos “κρύος” (cryos) = hielo, frío y “φίλος” (philos) = amigo, quizás en referencia a la especie tipo, la Cryosophila nana (Kunth) Blume ex Salomon (1887), que vive en México hasta alrededor de los 1.700 m de altitud; mientras que el epíteto específico es el nombre que más frecuentemente utilizan las poblaciones locales para nombrar esta especie.

JPEG - 342 KB
La Cryosophila guagara crece en el sotobosque de pluviselvas de Costa Rica y Panamá. Tallos de hasta 10 m de alto con entre 7 y 13 cm de diámetro. Las inflorescencias y los ápices vegetativos son comestibles © Giuseppe Mazza

Nombres comunes: escoba, guáguara, palma de escoba, súrtua, súrtuba, thuxko, túskicha (Costa Rica); guáguara, huragá (Panamá).

La Cryosophila guagara P.H.Allen (1953) es una especie monoica con tallo solitario, raramente cespitoso, erecto, de hasta alrededor de los 10 m de altura y de 7 a 13 cm de diámetro, pardo grisáceo, cubierto de raíces adventicias espinosas y ramificadas, de entre 6 y 10 cm de longitud, orientadas hacia abajo, enraizando en el suelo las que se encuentran en la parte basal del tallo, formando una especie de cono de sostén.

Las hojas, sobre un peciolo inerme de hasta 1,8 m de largo, son costapalmadas, más o menos circulares, de alrededor de 1,6 m de diámetro, profundamente divididas en segmentos cuneiformes, a su vez hendidos en segmentos menos profundos, en número variable, linear-triangulares con ápice acuminado, de color verde oscuro en el haz y blanco argénteo en el envés.

Las inflorescencias son ramificadas y péndulas, de entre 0,6 y 1 m de longitud nacen entre las hojas (interfoliares), con ramificaciones generalmente de hasta segundo orden, con las primarias encerradas en brácteas semideciduas cóncava de color amarillo pajizo. Las flores son hermafroditas, aunque proteróginas (la parte femenina madura antes que la masculina, por lo que evita la autopolinización), y están dispuestas en espiral muy cercanas entre sí, subsésiles y globosas, de entre 3 y 4 mm de diámetro, de color blanco. Los frutos son globosos, de entre 1,6 y 2 cm de diámetro y color blanco, cerosos, conteniendo una sola semilla más o menos esférica.

Se propaga por semilla, previamente mantenida en agua durante dos días, para plantarla en sustrato drenante y aireado mantenido húmedo a una temperatura de entre 24 y 28 ºC, con un tiempo de germinación de a partir de 3 meses.

Se trata de una especie poco conocida fuera de las áreas de origen a pesar de sus notables características ornamentales, como lo son sus tallos delgados y espinosos o el bello contraste entre la cara inferior de las hojas de color blanco argénteo y la superior, verde oscura. Puede cultivarse en las regiones con clima tropical y subtropical húmedo en una posición con sombra parcial, en particular durante la fase juvenil de crecimiento, y suelos bien drenantes ricos en materia orgánica y mantenidos constantemente húmedos, aunque de adulta consigue soportar cortos periodos de sequía.

Las hojas son empleadas como cobertura de viviendas rurales y para fabricar escobas y otros objetos artesanales. Las inflorescencias son localmente consumidas por los locales, así como los ápices vegetativos (“corazones de palma”), cuya eliminación comporta la muerte de la planta. Los frutos son empleados en la alimentación animal.

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/chyosophila_guagara
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants