Disocactus flagelliformis

Familia : Cactaceae

Texto © Pietro Puccio

 

Traducción en español de Susana Franke

 

 

JPEG - 116 KB
El Disocactus flagelliformis es nativo de México. Los tallos, rastreros o colgantes, pueden alcanzar los 2 m con una multitud de flores cerosas que se abren de día durante 4-5 días consecutivos. Cultivo facilísimo © Giuseppe Mazza

El Disocactus flagelliformis (L.) Barthlott (1991) es originario de México central (principalmente estados de Hidalgo, Puebla y Veracruz) donde vive preferentemente en los bosques de robles alrededor de los 2000 m de altitud sobre árboles y arbustos, donde se ancla con sus raíces aéreas, o sobre ríspidas rocas donde sus largos tallos pueden libremente pendular.

El nombre del género deriva del término griego “dis” = doble y “Cactus” con referencia a las dos series de tépalos de igual medida; el nombre de la especie es la combinación de los términos latinos “flagellum” = flagelo, fusta y “forma” = forma, aspecto, con obvia referencia.

Nombres comunes: “rattail cactus” (inglés); “cactier queue de souris”, “cierge serpent”, “queue de rat”, “serpentine” (francés), “cactus a coda di topo” (italiano); “cola de iguana”, “cola de rata”, “flor de látigo”, "flor de cuerno", “floricuerno”, “hierba de Alferecia”, “junco”, “junquillo”, “nopalillo” (español); “schlangenkak- tus” (alemán).

Epifita o litofita con tallos delgados de epidermis gris verdosa, ramificados preferentemente en la base y largos hasta 2 m con un diámetro alrededor de 2 cm, que pueden ser trepadores en presencia de un soporte, gracias a las raíces aéreas.

Presenta 8-12 costillas rectilíneas poco pronunciadas con tubérculos y areolas, distantes .entre ellas 6-8 mm, dotadas de espinas mas bien suaves; las radiales, en número de 8-12, son de color rojo oscuro y largas 4-7 mm mientras las 3-4 espinas centrales son un poco más largas y de color oscuro con la punta amarilla; todas las espinas en su estado inicial son enteramente rojas.

En primavera-verano produce una multitud de flores cerosas que se abren de día por 4-5 días consecutivos, largas 7-8 cm y anchas 4 cm, recurvas, generalmente de color magenta, con tépalos externos lanceolados y retraídos, largos cerca 3 cm y anchos 0,6 cm, y tépalos internos oblongos y derechos largos cerca 1 cm; la polinización en los lugares de origen la realizan los colibríes.

Los frutos son globosos, espinosos, de color rojo, de cerca 1-2 cm de diámetro, con pulpa amarilla verdosa, teóricamente comestibles, conteniendo semillas ovoides oscuras. Se reproduce en primavera por semilla, apenas cubierta en sustrato arenoso, o por esqueje apoyando, luego de haber dejado secar bien el corte por algunos días, sobre sustrato arenoso; la planta iniciará a florecer luego de dos – tres años. La especie ha dado origen a numerosos híbridos.

Es la especie más apreciada del género y la más utilizada para tiestos colgantes o elevados; cultivada en Europa desde los inicios del ‘700, ha tenido una rápida difusión gracias a sus particulares características y a la facilidad de cultivación.

Se debe posicionar en pleno sol, o en máxima luminosidad posible, en sustratos perfectamente drenantes y muy aireados, siendo sus raíces muy sensibles a la pudrición por encharcamiento, que puede estar constituido por tierra común de jardín, sustrato de hojas o en su defecto, por turba gruesa, y arena silícea en partes iguales, eventualmente se puede añadir piedrecillas para mejorar el drenaje.

Su colocación al aire libre está limitada a los climas donde las temperaturas alrededor de 0ºC son una excepción de breve duración, teniendo de cualquier manera el cuidado de reparar la planta de las lluvias invernales, de otra manera se cultiva en tiestos. En verano se riega con regularidad, en invierno se debe mantener seca, con algún raro riego si los tallos tienden a arrugarse, y a temperaturas entre +5ºC y +10ºC, este período de reposo frío y seco es indispensable para la floración.

Apenas aparecen los capullos es aconsejable efectuar ligeras fertilizaciones. Para evitar el riesgo de podredumbre a menudo es injertada, por ejemplo sobre Selenicereus grandiflorus. Siendo fácilmente atacada por parásitos, como la arañuela roja, y cochinillas, se la debe tener bajo control para poder intervenir rápidamente.

La especie está inscripta en el apéndice II de la Cites (especie para la cual el comercio está reglamentado a nivel internacional).

Sinónimos: Cactus flagelliformis L. (1753); Cereus flagelliformis (L.) Mill. (1768); Cereus leptophis DC. (1828); Cereus flagriformis Zucc. ex Pfeiff. (1837); Aporocactus flagelliformis (L.) Lem. (1860); Cereus flagelliformis var. leptophis (DC.) K. Schum. (1897); Aporocactus flagriformis (Zucc. ex Pfeiff.) Lem. (1909); Aporocactus leptophis (DC.) Britton & Rose (1909); Aporocactus flagelliformis var. leptophis (DC.) P.V. Heath (1992); Aporocactus flagelliformis var. pfeifferi P.V. Heath (1992).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las CACTACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

_A-80-2_Aporocactus_flagelliformis
_A-80-3_Aporocactus_flagelliformis
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants