Eucrossorhinus dasypogon

Familia : Orectolobidae

 

 

Texto © Sebastiano Guido

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

JPEG - 236.9 KB
El tiburón alfombra teselado (Eucrossorhinus dasypogon) tiene un insólito aspecto aplanado; a primera vista se tribuiría más a un lenguado que a un tiburón. Generalmente poco más largo que 1 m, aunque se ha registrado una longitud máxima de 3,66 m, es aparentemente inocuo pero decidido y mordedor si es molestado © Sebastiano Guido

El Tiburón alfombra teselado, también llamado Tapicero barbudo ( Eucrossorhinus dasypogon - Bleeker, 1867 ) pertenece a la subclase Elasmobranchia, los peces con esqueleto cartilaginoso, al orden de los Orectolobiformes y a la familia Orectolobidae.

Al igual que todos los Orectolobiformes presenta una boca en una posición más adelantada que los ojos, cinco hendiduras branquiales, un par de aletas dorsales sin espinas y una aleta anal.

El nombre del género Eucrossorhinus deriva de los términos griegos “eu” = bueno, bello, “krossoi” = fleco, borla y “rhinos” = nariz, para indicar los bellos “flecos” que le cuelgan del morro. El epíteto específico dasypogon, también de derivación griega, toma las palabras “dasys” = peloso y “pògòn” = barba en referencia a los flecos que bordean la mandíbula inferior.

El nombre de “tiburón alfombra” es el tan idóneamente dado a los representantes de la familia Orectolobidae por su forma aplanada y costumbres de tumbarse en el fondo. El adjetivo “teselado” por un lado es claramente una traducción directa del inglés “tasselled”, que sin embargo significaría “con flecos” (es, de hecho, un falso amigo), pero por otro lado define bien la coloración del animal, que parece hecho como a teselas. Quizás el adjetivo “barbudo” lo describa con más precisión.

Zoogeografía

Está presente sobre todo en el norte de Australia, en Nueva Guinea y esporádicamente en algunas islas del este de Indonesia.

JPEG - 264.1 KB
Presente sobre todo en el norte de Australia, Nueva Guinea y en alguna isla de Indonesia, pasa el día sobre el fondo refugiado entre las madréporas o en pequeñas cuevas con fondo arenoso. Nada principalmente de noche a la caza de invertebrados y pequeños peces que aspira de golpe, abriendo de par en par su enorme boca © Sebastiano Guido

Ecología-Hábitat

El Eucrossorhinus dasypogon vive en un rango de profundidades que va desde poco por debajo de la superficie hasta los 40 m, en estrecho contacto con el fondo donde, durante el día, se le puede encontrar tumbado sobre alguna amplia madrépora del género Acropora, pero, sobre todo, en pequeñas cuevas con fondo arenoso de las que a veces sobresale la cabeza. Por la noche empieza a cazar sus presas habituales: invertebrados, peces ardilla y peces hacha que vivan en los mismos ambientes en los que suele descansar durante el día.

Morfofisiología

La longitud máxima registrada es de más de 3 metros (366 cm), si bien este dato tiene un origen incierto y no puede ser considerado válido, especialmente a la luz del tamaño medio de los ejemplares que normalmente se encuentra, que no supera los 1,25 m.

Las características principales, cuando uno lo encuentra bajo el agua, son el cuerpo aplanado en el que destaca la enorme cabeza oval rodeada en los márgenes por abundantes flecos formados por apéndices mellados que tratan de enmascarar el contorno y esconder las mandíbulas. Inmediatamente tras la cabeza, como si de alas con puntas redondeadas se tratase, se abren las anchas pectorales: dos grandes abanicos que acentúan el aspecto de “alfombra” del pez.

JPEG - 276.3 KB
Pasa inadvertido por su perfecta librea mimética de color avellana a manchas, para romper el contorno, y los fascinantes flecos que bordean la mandíbula © S. Guido

Tras esto encontramos el tronco, más delgado, del que parten, antes de que termine, las dos aletas pelvianas, también conspicuas. El pedúnculo caudal, antes de la verdadera cola, está rematado por dos grande saletas dorsales redondeadas, de tamaño casi idéntico, a las que sigue en el lado ventral una pequeña aleta anal que precede a la cola. Esta última es muy flexible, hasta el punto de que puede anudarse, siendo también bastante flexible el tronco del pez.

La epidermis, de color avellana, está salpicada de notables manchas más oscuras, más numerosas en la parte posterior, y el conjunto (tanto el color de fondo como las manchas oscuras) está constelado de manchas más o menos redondeadas blancas a modo de teselas que acentúan el camuflaje.

El ojo es pequeño, de color avellana, con iris diagonal poco visible, seguido en la parte posterior por una más evidente mancha blanca, colocada en el extremo del espiráculo quizás para engañar a un agresor. La boca es muy amplia, con tres filas de dientes caniniformes en la mandíbula superior y dos en la inferior. Dos barbillones nasales, con ramificaciones a modo de flecos, cubren los orificios nasales.

Etología-Biología reproductiva

Aunque puede parecer dócil e inofensivo tiene un carácter nervioso y, si es tocado o provocado, reacciona con un mordisco muy potente con el que atenaza al que ha osado molestarle.

JPEG - 224.1 KB
Helo aquí tumbado sobre una madrépora, coloreado por la profundidad. Un cuadro surrealista, creado por el flash, en el que a duras penas se observan los vigilantes ojos © Sebastiano Guido

La presa es tan tenaz que más de una vez se ha dejado extraer del agua junto a la víctima y aun en este trance no ha sido fácil hacerle aflojar las mandíbulas. Bajo el agua el único sistema para hacerle relajar la presa es apretarle las branquias para impedirle la respiración y obligarle así a que abra la boca.

La amplia apertura oral, abierta de par en par mientras caza de noche, provoca una fuerte diferencia de presión que aspira hacia la boca un gran volumen de agua junto con lo que nade en este. El arco de puntiagudos dientes termina el trabajo, no dejando escapatoria ninguna a las víctimas.

Esta especie es ovovivípara y los embriones se nutren inicialmente del vitelo y, una vez terminan con este, del fluido intrauterino. Los pequeños recién nacidos miden en torno a 20 centímetros y generalmente su número no supera la veintena. Su población está en brusca recesión por el deterioro de su hábitat y la pesca. La resiliencia de esta especie es muy baja y el tiempo de duplicación de la población va de 4,5 a 14 años. El índice de vulnerabilidad es en consecuencia muy alto, estando actualmente (2017) en 86 sobre una escala de 100.

Sinónimos

Crossorhinus dasypogon - Bleeker, 1867; Orectolobus dasypogon - Bleeker, 1867; Eucrossohrinus dasypogon - Bleeker, 1867; Orectolobus ogilbyi - Regan, 1909.

 

→ Para informaciones generales sobre peces ver aquí.

→ Para apreciar la biodiversidad de los Chondrichthyes, los PECES CARTILAGINOSOS clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/eucrossorhinus_dasypogon
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants