Eugenia brasiliensis

Familia : Myrtaceae

Texto © Pietro Puccio

 

Traducción en español de Susana Franke

 

 

JPEG - 50.6 KB
Los frutos de la Eugenia brasiliensis tienen el tamaño y el sabor de las cerezas. Negros púrpura, con variedades amarillas y rojas © Mazza

La especie es originaria de Brasil meridional (Paraná, Río de Janeiro, Santa Catarina y Sao Paulo) donde vive en los bosques costeros húmedos sobre suelos preferentemente arenosos.

El género ha sido dedicado a la memoria del general, diplomático y mecenas Eugenio di Savoia (1663-1736), el término de la especie en latín “brasiliensis” = de Brasil, indica el lugar de origen.

Nombres comunes: Brazil-cherry, brazilian plum, grumichama, spanish cherry (inglés); cerisier du Brésil, jambosier du Brésil (francés); grumixama, grumixa- meira (portugués); cereza brasileña (español); brasilianische kirschmyrte (alemán).

La Eugenia brasiliensis Lam. (1789) es un árbol siempreverde, erecto, de crecimiento mas bien lento, alto hasta cerca 10 m, con corteza grisácea, que con la edad se fisura y escama en estrías, y copa densa.

Las hojas, sobre un pecíolo largo cerca 1 cm, son opuestas, obovadas o elípticas con márgenes enteros recurvos, coriáceas, largas 8-15 cm y anchas cerca 5 cm, de color verde oscuro brillante superiormente, verde claro inferiormente; los jóvenes brotes son de color púrpura oscuro.

Las flores, de cerca 2,5 cm de diámetro, sobre un largo pedúnculo, generalmente solitarios o en grupos de 2-3 en la axila de las hojas de jóvenes brotes, presentan 4 sépalos verdes, 4 pétalos blancos y un centenar de estambres blancos; en los lugares de origen puede reflorecer esporádicamente en el arco del año.

Los frutos, que maduran velozmente, en un mes desde la floración, son bayas globosas de 1,2-2,5 cm de diámetro, con sépalos persistentes en la extremidad, de color desde púrpura oscuro o casi negro en su madurez y pulpa clara, de sabor similar al de las cerezas, conteniendo normalmente de una a tres semillas grisáceas; existen variedades con fruto amarillo o rojo.

Se reproduce generalmente por semilla que germina en aproximadamente un mes; la fructificación se inicia a partir del cuarto-quinto año de edad. Se recurre al esqueje y acodo aéreo en el caso de que se quiera reproducir una particular variedad.

Especie que al gran valor paisajístico, por su exuberante follaje, agrega la producción de fruta de agradable sabor, apta en zonas de clima subtropical húmedo y marginalmente templado cálido donde puede resistir descensos de temperatura de hasta cerca -3 ºC por breve período.

Prefiere una exposición en pleno sol pero se adapta a una ligera sombra y suelos profundos, arenosos, ricos en sustancia orgánica, preferiblemente ácidos, y disponibilidad de agua por todo el año, no soportando períodos de sequía, por lo tanto se debe regar regularmente si está cultivada en climas con veranos poco o nada lluvioso.

Se utiliza como ejemplar aislado en parques y jardines o para crear barreras, también rompevientos. Los frutos se consumen frescos o empleados en dulces y helados y para confeccionar mermeladas.

Sinónimos: Myrtus dombeyi Spreng. (1825); Eugenia bracteolaris Lam. ex DC. (1828); Myrtus grumixama Vell. (1829); Eugenia filipes Baill. (1895); Eugenia ubensis Cambess. (1832); Stenocalyx brasiliensis (Lam.) O.Berg (1857); Stenocalyx ubensis (Cambess.) O.Berg (1857); Eugenia dombeyi Skeels (1912).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las MYRTACEAE clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

_E-227-1_Eugenia_dombeyi
_E-227-2_Eugenia_dombeyi
_E-227-3_Eugenia_dombeyi
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants