Foraminifera

Phylum: Protozoa

Subphylum: Plasmodroma

Clase: Sarcodinia

Subclase: Rhizopoda

Orden: Foraminifera

 

GIF - 5.4 KB

 

Texto © DrSc Giuliano Russini - Biólogo Zoólogo

 

 

GIF - 5 KB

 

Traducción en español de Silvia Navarro

 

 

JPEG - 39.6 KB
Foraminifera © Giuseppe Mazza

El estudio sistemático del Orden de los Foraminíferos sigue la clasificación realizada a principios del siglo XIX por el biólogo naturalista francés D’Orbigny, confirmada hoy día por las técnicas micropaleontologicas.

Los restos fósiles de estos organismos pequeños, que en su mayoría se encuentran en los sedimentos marinos del Paleozoico tardío, Mesozoico y Cenozoico, son muy útiles para los geólogos que buscan petróleo, porque gracias a ellos, sobre la base de caracteristicas asociaciones estratigráficas con la micro-fauna, pueden establecer, en los sondeos, la posible presencia de hidrocarburos.

Son protozoos ameboides, eucariotas heterótrofos marinos o bentónicos que realizan su ciclo de vida en el mar, o planctónico-pelágicos, que flotan en la superficie del mar, transportados a través de las corrientes oceánicas.

Ellos han colonizado todos los posibles entornos marinos.

De hecho en la actualidad están en la zona de mareas, llamada zona intermareal o plan mesolitoral, en las zonas neríticas, hasta unos 200 m de profundidad, donde penetra todavía un poco de luz, pero la fauna y la flora son escasas, y en la zona abisal, entre 200 y 2.000 m de profundidad.

Aparecieron en el Cámbrico, desde 542 millones hasta 488 millones años, y luego invadieron todo el medio marino, adaptándose a una variedad de formas y estilos de vida. Se trata de organismos unicelulares con un diámetro que va generalmente desde 100 µm hasta 500 µm para los que tienen la vida pelágica, y desde 100 µm hasta 1 mm para los de vida bentónica.

Para los bentónicos, que están pegados en el fondo del mar, la concha puede alcanzar tamaños de unos diez centímetros.

Los foraminíferos están, de hecho, protegidos por una concha pseudo-quitinosa o gelatinosa, endurecida por materiales extraños, o constituida de carbonato de calcio en forma de caliza ( CaCO3 ).

La mayoría de ellos, llamados Politálamos, tienen una concha calcárea compuesta de varias cámaras. Estos organismos enseñan muchos orificios en la concha (de allí el nombre Politálamos desde el griego Polus = muchos y thalamos = habitación) por donde sale el citoplasma dotado de seudópodos filamentosos o ramificados y anastomosables, de ahí el término de la subclase Rhizópodos.

El cuerpo celular es polinucleado y como la masa citoplasmática crece, se forma una cámara más grande que el anterior.

Los foraminíferos se reproducen por división múltiple, sino también por reproducción alternante, sexual por extrusión de gametos y asexual, dando lugar a la formación de dos distintos individuos adultos. Estos últimos dos modos de reproducción se alternan cíclicamente.

Cuando estos animales mueren, la concha de las formas pelágicas precipita en el fondo, acumulándose sobre las conchas de los bentónicos, y en algunas zonas marinas los sedimentos pueden también llegar hasta 50.000 conchas por gramo de sedimento marino.

Por ejemplo, el Globigerinoides sacculifer, una especie pelágica relacionada con el género Globigerina, está tan extendida en los océanos, , en los mares templados y fríos, que sus depósitos son el principal componente del barro del fondo del mar, llamado "barro de Globigerinas”.

En los océanos tropicales y subtropicales, encontramos más a menudo otros géneros, como Globorotalia (por ejemplo la especie Globorotalia t. tumida ).

Sin embargo, las conchas calcáreas de los Foraminíferos se encuentran hasta 3.700-4.000 m de profundidad.

Por debajo de estos valores, las conchas se rompen en pequeños cristales de caliza, que luego se derriten por completo al alrededor de 5.000 m.

Este fenómeno ocurre por las particulares condiciones químico-físicas que existen en tales profundidades (dependiendo de la concentración de CO2, de las sustancias orgánicas en el agua, de la temperatura y del pH) que varían con la latitud, desde una zona a otra.

El CO2 viene de la bajada de las masas de agua en las que está presente o de la oxidación de materia orgánica.

Los Foraminíferos se caracterizan por un tipo de nutrición llamada Olozoica. Es decir, son organismos heterótrofos, que absorben los materiales de origen animal o vegetal disueltos en el agua.

Además de las especies mencionadas miembros del género Globorotalia y Globigerina, se conocen bastante bien otras especies que pertenecen al género Pulleniatina, tales como Pulleniatina o. obliquiloculata, al género Miniacina como Miniacina miniacea, y al género Neogloboquadrina, tales como Neogloboquadrina d. dutertrei, descubierto por el biólogo naturalista D’Orbigny, padre de la clasificación.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

_F-24-8_Foraminiferi
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants