Gobius niger

Familia : Gobiidae

 

GIF - 5.6 KB

 

Texto © Giuseppe Mazza

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

JPEG - 84.5 KB
El Gobius niger, de hasta 20 cm de largo, habita en el Mediterráneo, el mar Negro y el Atlántico oriental © G. Mazza

El Chaparrudo, Borriquete o Lobito de mar ( Gobius niger - Linnaeus, 1758 ) pertenece a las clase Actinopterygii, los peces con las aletas radiadas, al inmenso orden de los Perciformes y a la gran familia Gobiidae, quizás la más rica del mundo marino, que cuenta con más de 200 géneros y casi 2000 especies, presentes principalmente en los mares tropicales y templados, pero también en las aguas dulces y salobres del mundo entero.

Algunas de estas especies son denominadas catadromas ( literalmente, que corren hacia abajo ), porque, como ocurre a menudo en las islas tropicales, tras pasar gran parte de su vida en los ríos, alguno de estos peces bajan al mar para reproducirse.

El nombre del género “gobius” es el que le daban lo latinos a este pez.

El epíteto específico “niger” = negro en latín subraya su color oscuro.

Zoogeografía

El chaparrudo habita en el Mediterráneo y el mar Negro, pero también en las costas atlánticas desde Mauritania hasta Noruega, incluidas las Canarias, pero excluyendo las Azores y Madeira. En otros tiempos se hablaba de dos subespecies: el Gobius niger jozo para el Mediterráneo y las zonas adyacentes y el Gobius niger niger, más oscuro e inclinado a las aguas salobres, para el Atlántico septentrional, pero dado que en ambas zonas la variabilidad de la librea es hecho corriente, se concluyó que las pequeñas diferencias son solo una adaptación al ambiente y la distinción ha quedado relegada a sinónimos.

JPEG - 107.2 KB
La cabeza tiene un dibujo lateral hecho de poros y canales mucosos. Con la ventosa ventral se adhiere a las rocas © Giuseppe Mazza

Ecología-Hábitat

Se puede encontrar en 1 m de agua, entre las algas de la zona de marea, pero también a más de 60 m de profundidad en los fondos fangosos, pasando por los hábitats de laguna costera y de estuario. Va, en definitiva, allá a donde tenga algo que comer, pero no sube por los ríos.

Morfofisiología

Con entre 18 y 20 cm de longitud está entre los representantes más grandes del género Gobius.

Cabeza gruesa con ojos saltones y un característico dibujo en los costados formado por poros y canales mucosos.

Los labios son carnosos y las mandíbulas muestran, en filas paralelas, pequeños dientes cónicos.

Exceptuando la región cefálica, donde son minúsculas, las escamas son proporcionalmente muy grandes, con el borde libre finamente aserrado y recubiertas de una mucosidad protectora.

Apenas se perciben sus narinas anteriores tubulares, pero llaman poderosamente la atención las dos vistosas aletas dorsales. La primera, más alta en los machos, muestra 6 radios espinosos; la segunda, 12 o 13 inermes, como aquellos de los que la anal muestra 11 o 12.

Las anchas pectorales y la caudal son redondeadas y las ventrales aparecen fusionadas, en una especie de ventosa, característica de los gobios, con la que se fijan a las rocas cuando hay fuerte movimiento de aguas.

La librea más o menos oscura está jaspeada, muestra siempre una pequeña zona negra en la parte alta de la primera aleta dorsal.

JPEG - 83.8 KB
Tras ásperas disputas el macho monta guardia en el nido durante 7 días, pero la hembra le es infiel con los jóvenes © Giuseppe Mazza

Etología-Biología Reproductiva

El chaparrudo se alimenta de pequeños crustáceos, gasterópodos, bivalvos y pequeños gusanos y peces.

El periodo reproductivo comienza en marzo y se extiende durante todo el verano. Los machos buscan o escavan un hueco perfecto para la reproducción, emitiendo sonidos para atraer a las hembras, que pueden poner huevos hasta 6 veces al año. Cuando son muy numerosos abren los opérculos y se enfrentan en tumultuosos combates a mordiscos. Los jóvenes escapan pero después, a menudo, se aparean a escondidas.

Los huevos son alargados, oblongos, en forma de porra, y son adheridos al nido, en el que monta guardia durante 7 días el padre oficial.

Las larvas, que al salir miden ya alrededor de 3 mm, suben hacia la superficie para llevar un periodo de vida planctónico. Comienzan su vida bentónica cuando alcanzan los 9 o 10 mm de longitud. Tienen una esperanza de vida de 5 años, pero se reproducen sol a partir del segundo. Esto explica por qué sus poblaciones muestran, a pesar de todo, un moderado índice de vulnerabilidad, de 33 sobre 100.

Sinónimos

Gobius jozo - Linnaeus, 1758; Gobius niger jozo - Linnaeus, 1758; Gobius longiradiatus - Risso, 1827; Gobius brittanicus - Thompson, 1837; Gobius fuliginosus - McCoy, 1841; Gobius jozo pontica - Kessler, 1859; Gobius punctulatus - Cocco, 1884; Gobius niger hispanicus - De Buen, 1928; Gobius niger nigerrimus - De Buen, 1928.

 

→ Para informaciones generales sobre peces ver aquí.

→ Para apreciar la biodiversidad de los Osteichthyes, los PECES ÓSEOS, y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

_G-38-1_Gobius_niger
_G-38-2_Gobius_niger
_G-38-3_Gobius_niger
_G-38-8_Gobius_niger
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants