Hevea brasiliensis

Familia : Euphorbiaceae

Texto © Pietro Puccio

 

Traducción en español de Susana Franke

 

 

JPEG - 358.3 KB
La Hevea brasiliensis puede alcanzar los 25-40 m de altura con 1 m de diámetro © Giuseppe Mazza

La especie es originaria de Bolivia, Brasil, Colombia, Guyana francesa, Perú y Venezuela donde crece en la foresta pluvial amazónica, sobre suelos prevalentemente arcillosos, hasta cerca 600 m de altitud.

El nombre del género deriva de “heve”, término con el cual es llamado el árbol por los indígenas de la Amazonia; el nombre específico “brasiliensis” = de Brasil, indica uno de los lugares de origen.

Nombres comunes: Pará rubber tree, rubber tree (inglés); kayu getah, kayu karet, pokok getah para (indonesio); caoutchouc (francés); albero della gomma (italiano); seringa, seringueira (portugés – Brasil); caucho, caucho do Parà, hule, jebe, siringa (español); kautschukbaum, parakautschukbaum (alemán); katoh, yang phara (thailandés).

La Hevea brasiliensis (Willd. ex A.Juss.) Müll.Arg. (1865) es un árbol deciduo muy ramificado que en la naturaleza puede alcanzar 25-40 m de altura con tronco cilíndrico, hasta más de 1 m de diámetro, de corteza lisa de color grisáceo.

El aparato radical está constituido por una raíz pivotante, que ya en la edad de 2-3 años puede alcanzar una profundidad de 2 m, y de un amplio sistema superficial de raíces laterales.

Las hojas, dispuestas en espiral sobre un pecíolo largo 15-25 cm, son trifoliadas con hojitas de elíptico-lanceoladas a obovadas largamente acuminadas, con margen entero, largas 5-18 cm y anchas 2-8 cm, coriáceas, de color verde oscuro superiormente, más pálidas inferiormente, con 2-3 glándulas en la base; las hojas jóvenes son de color bronce.

Las inflorescencias son panojas pubescentes en la axila de las hojas de las ramas jóvenes, largas 15-20 cm, con flores unisexuales que emanan un olor penetrante, las femeninas, de 5-5,5 mm de diámetro y 5-7 mm de largo, son colocadas en la extremidad del eje, central y de las principales ramificaciones laterales, las masculinas, de 4,5-5 mm de diámetro y 4,5-6 mm de largo, mucho más numerosas (con una relación de cerca 70:1), sobre el resto de la inflorescencia.

Las flores, típicas de la Euphorbiaceae, sin pétalos de color amarillo verdoso con cáliz de cinco lóbulos triangulares; las flores femeninas estás constituidas por un ovario tricarpelar con tres estigmas sésiles blancos, los masculinos presentan diez estambres en dos verticilos de cinco sobre una columna estaminal. La polinización, prevalentemente cruzada, es anemófila y entomófila. Los frutos son cápsulas trilobadas de 3-5 cm de diámetro, dehiscentes en modo explosivo, conteniendo 3 semillas elipsoidales, largas 2-4 cm, brillantes, de color grisáceo con manchas marrón oscuro, que son lanzadas a distancia de hasta 20 m.

Se reproduce por semilla que tiene una germinabilidad de breve duración, algunas semanas si son oportunamente conservadas, con tiempos de germinación de 1-3 semanas y primera floración luego de 5-7 años, por micropropagación, pero normalmente por injerto con el fin de mantener las características varietales. Se utilizan porta injertos obtenidos de semilla de un año de edad o más frecuentemente 3-5 meses, que tienen un mayor porcentaje de éxito, con vástago de la misma edad que el porta injerto.

JPEG - 169.3 KB
Copa con inflorescencias abiertas. Los frutos son cápsulas trilobuladas de 3-5 cm de dehiscencia explosiva © Giuseppe Mazza

La planta está lista para entrar en producción entre los 5 y 10 años de edad, cuando el tronco ha alcanzado un diámetro de al menos 16-18 cm.

Especie marcadamente tropical, requiere una elevada precipitación anual, 1600-4000 mm, bien distribuida, elevada humedad atmosférica y temperaturas entre 25 y 35 ºC, con mínimas no inferiores a 15 ºC, suelos profundos, drenantes, ácidos y una exposición soleada y poco ventosa.

La cultivación de la Hevea brasiliensis para la producción comercial de la goma inicia a fines del ‘800 en Asia, donde aún hoy están las extensas plantaciones, en particular en Indonesia, Thailandia y Malaysia, respecto a numerosas otras especies de donde puede ser obtenida, esta es lejos la más cultivada por el elevado rendimiento, la facilidad de cultivación, la velocidad de crecimiento y sobre todo la alta calidad del producto.

La recolección del látex es efectuada en las primeras horas de la mañana, cuando el flujo es máximo, con un proceso llamado “tapping”, que consiste en el practicar en la corteza, generalmente sobre la mitad de la circunferencia del tronco, una serie de incisiones con un particular cuchillo , desde lo alto hacia abajo y de izquierda a derecha, con una inclinación de cerca 25-30 º respecto al horizontal, de manera tal de interceptar verticalmente los canales de látex, en cuya base se coloca un gotero conectado a un recipiente de recolección.

Por cada árbol, y por año se efectúan hasta cerca 150 incisiones a intervalos regulares, generalmente días alternados, dado que el látex deja de salir de la incisión luego de algunas horas por la oclusión de los vasos a causa de su coagulación; la profundidad del corte debe ser tal de no resquebrajar el cambio, para permitir la regeneración de la corteza dentro de 5-7 años. El látex, de color blanco, es una suspensión coloidal, el 30-40% de partículas de goma, (químicamente cis-1,4 poliisopreno) de carga negativa en una matriz acuosa (suero) que contiene otras sustancias (lípidos, proteínas, sales minerales, etc.).

La primera fase de la elaboración de la goma es la coagulación que puede ser provocada en varios modos, por descenso del pH, de 6,5-7 hasta un valor entre 4 y 5, con el agregado de un ácido, que es el método lejos más utilizado, con agregado de electrolitos, como cloruro de calcio y sulfato de aluminio, que neutralizando las cargas negativas de las partículas permite la coagulación, por agitación mecánica, impartiendo a las partículas energía cinética suficiente para superar la repulsión electrostática.

La goma coagulada es por lo tanto dirigida a la fase sucesiva de prensado entre rodillos para remover el agua y la reducción en hojas.

JPEG - 226.7 KB
Las inflorescencias, de 15 a 20 cm de largo, son panículas que salen sobre ramas jóvenes en las axilas foliares. Las flores, unisexuales, tienen un olor penetrante © Giuseppe Mazza

El producto así obtenido posee, por sus propiedades moleculares, elevadas características de elasticidad, plasticidad, duración, resistencia, insolubilidad en el agua y aislamiento eléctrico, superiores al de la goma sintética. Las características negativas son la termoplasticidad (se endurece a bajas temperaturas y se ablanda en altas), la escasa resistencia a los solventes y el riesgo de reacciones alérgicas por contacto en individuos sensibles.

Conocida ya en época precolombina en las poblaciones indígenas de América, que la utilizaban para fabricar varios objetos y también para impermeabilizar ropas y calzado, entre fines de ‘700 y la primera mitad del ‘800 surgieron en Europa y Estados Unidos diversas industrias que utilizaban la goma obtenida de la Hevea brasiliensis, pero luego del interés inicial, a causa de las características negativas arriba reportadas, la confianza de los consumidores disminuyó drásticamente.

JPEG - 129.5 KB
Detalle de una minúscula flor femenina a la derecha. La polinización, principalmente cruzada, es anemófila y entomófila © Giuseppe Mazza

El giro se debió al procedimiento puesto a punto por el estadounidense Charles Goodyear (1800-1860), conocido como “vulcanización”, que en 1839 descubre casualmente que mezclando en caliente azufre a la goma se mejoraba notablemente las características, confiriendo dureza, mayor elasticidad y menor plasticidad, resistencia a las altas temperaturas, a las abrasiones, a los golpes y a los solventes, esto gracias a lo formación de vínculos (reticulaciones) transversales entre las moléculas de poliisopreno.

La goma natural es hoy de gran importancia estratégica y comercial, empleada por miles de productos, incluyendo dispositivos médicos, además para la fabricación de neumáticos que absorbe cerca el 60% de toda la producción.

Actualmente (2010) cerca del 50% de los neumáticos para auto es fabricado con goma natural vulcanizada, la otra mitad utiliza goma sintética, y la totalidad de aquellos para aeronaves, en particular por la mejor resistencia al calentamiento.

JPEG - 383.1 KB
Plantación con las características incisiones en los troncos que interceptan los canales laticíferos. La madera cuenta con óptima durabilidad y facilidad de manipulación © Giuseppe Mazza

La madera tiene óptimas características de duración, resistencia y facilidad para trabajarla, similares a la del teak, y es utilizado cuando el árbol ha alcanzado una edad de 30-35 años y no es más productivo. Finalmente las semillas, venenosas, consumidas en tiempo de carestía luego de hervirla, contiene cerca el 50% de aceite de color amarillo oscuro utilizado en la fabricación de jabones, colores y barnices.

Sinónimos: Siphonia brasiliensis Willd. ex A.Juss. (1824); Hevea janeirensis Müll.Arg. (1874); Hevea sieberi Warb. (1900); Hevea randiana Huber (1906); Hevea granthamii Bartlett (1927); Siphonia janeirensis (Müll.Arg.) O.F.Cook (1941); Siphonia ridleyana O.F.Cook (1941); Hevea camargoana Pires (1981).

JPEG - 129.3 KB
Del látex, abundante en la mañana, se extrae la goma natural usada principalmente para la producción de neumáticos © Giuseppe Mazza

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las EUPHORBIACEAE clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

_H-74-3_Hevea_brasiliensis
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants