Hibiscus sabdariffa

Familia : Malvaceae

Texto © Pietro Puccio

 

Traducción en español de Susana Franke

   

JPEG - 108.6 KB
El Hibiscus sabdariffa es una especie hebácea anual o bianual, alta hasta más de 3 m, en su origen, pareciera africana © Giuseppe Mazza

Cultivada desde tiempos remotos, el exacto lugar de origen no es conocido, se supone que África, se ha naturalizado en diversa regiones tropicales y subtropicales, donde crece en áreas abiertas y en las márgenes de los cursos de agua, desde el nivel del mar hasta altitudes colinares, caracterizadas por elevadas lluvias bien distribuidas durante el año.

El nombre del género deriva del latín “hibiscum”, nombre utilizado por Plinio (23–79) para indicar la Althaea officinalis, a su vez derivado del griego “ibiskos”, referido a algunas Malvaceae; el nombre de la especie deriva de un término local usado en India.

Nombres comunes: Indian-sorrel, Jamaica-sorrel, red-sorrel, roselle, sorrel, sour-sour (inglés); bissap, Carcadé, Karkadé (árabe); chukiar (assames); chukar (bengalés); mei gui qie, luo shen kui, shan qie zi (cinese); oseille de Guinée, thé rose d’Abyssinie (francese); gongura, lal lambari (hindi); carcadè (italiano); carurú-de-Guiné, quiabo-azedo, quiabo-de-Angola, quiabo-róseo, quiabo-roxo, rosela, vinagreira (portugués-Brasil); ambasthaki (sanscrito); acedera de Guinea, rosa de Jamaica, serení (español); ufuta, ufuta dume (swahili); Hibiscus-Tee, Malvantee, Rosella (alemán); erragomgura, gongura (telegu); kra chiap daeng (thailandés); rau chua (vietnamita).

El Hibiscus sabdariffa L. (1753) es una especie herbácea anual o bianual, alta hasta más de 3 m, con tallo erecto poco ramificado, generalmente rojizo, glabro o ligeramente pubescente. Las hojas, sobre un pecíolo largo 1-10 cm, son alternas, largas 7-15 cm, normalmente ovadas en la parte inferior del tallo, palmalobadas en la parte superior, con tres-siete lóbulos oblongo-lanceolados con márgenes serrados y ápice obtuso, largos 2-8 cm y anchos 0,5-1,5 cm.

JPEG - 100.9 KB
Los frutos son cápsulas ovoides de cerca 2,5 cm de largo y 1,5 cm de diámetro. Contienen numerosas semillas largas cerca 0,5 cm. Especie cultivada desde siglos en los trópicos por sus propiedades alimentarias y medicinales © Giuseppe Mazza

Flores axilares, sobre un pedúnculo pubescente largo 2-3 cm, generalmente solitarias, hermafroditas, con epicáliz (involucro de brácteas similares a sépalos clocados debajo del cáliz, típico de las Malvaceae ) constituido por 8-12 lóbulos lanceolados, largos 0,5-1,5 cm, con apéndice espinoso en proximidad del ápice, de color rojo. Cáliz campanulado con 5 lóbulos triangulares con ápice acuminado, largos 1-2 cm, provisto externamente con cortas espinas y escasos pelos, de color rojo oscuro, carnoso y engrosado, hasta 6 cm de largo y 3-3,5 cm de diámetro, en fruto. Corola campanulada de 6-8 cm de diámetro de color amarillo o rosa pálido con centro rojo oscuro, constituida por 5 pétalos obovados de 5 cm de largo y 3 cm de ancho, y columna estaminal larga 2 cm.

Es una especie brevidiurna, por lo tanto la floración inicia cuando las horas de oscuridad superan las de la luz

Los frutos son cápsulas ovoides con ápice acuminado, de cerca 2,5 cm de largo y 1,6 cm de diámetro, pubescentes, conteniendo numerosas semillas reniformes, largas cerca 0,5 cm, de color marrón oscuro.

Se reproduce por semilla, que germina en 1-3 semanas, en sustrato orgánico, drenante mantenido húmedo a 24-26 ºC de temperatura, con inicio de la floración, en las mejores condiciones de cultivación, luego de aproximadamente dos meses.

Especie cultivable en las regiones tropicales y subtropicales húmedas, necesita temperaturas elevadas, superiores a 20 ºC, valores inferiores ralentizan el crecimiento hasta detenerla alrededor de los 15 ºC, mientras la muerte de la planta puede producirse luego de algunos días a temperatura inferior a 10 ºC. Requiere una exposición en pleno sol y no es particularmente exigente en cuanto al suelo, siempre que sea bien drenado, pero prefiere los arenosos, ricos en sustancia orgánica mantenidos constantemente húmedos, si bien puede resistir breves períodos de sequía gracias al aparato radical profundo.

JPEG - 107.7 KB
Todas las partes de la planta son comestibles, pero la más utilizada es el cáliz que contiene, además de una elevada cantidad de ácido cítrico, ácido málico y ácido ascórbico, pectina, antocianinas, vitaminas y minerales.
Es usado fresco, para ensaladas, sopas y para preparar bebidas entre las cuales una conocida como karkadé © Giuseppe Mazza

La planta tiene un ciclo vegetativo de 6-8 meses, puede por lo tanto ser cultivada en los climas menos favorables sembrando en un ambiente protegido hacia finales del invierno y transfiriendo las jóvenes plantas al exterior cuando las temperaturas lo consientan.

Todas las partes de la planta son comestibles, pero la más utilizada es el cáliz que contiene, además de una elevada cantidad de ácido cítrico, ácido málico y ascórbico, pectina, antocianinas, vitaminas y minerales, empleado ya se fresco en ensaladas y sopas, y seco para preparar diversas bebidas entre las cuales una muy popular en África, conocida como karkadé, consumida ya sea caliente que fría con agregado de azúcar. Los cálices, que alimentan un floreciente comercio, son además utilizados para jarabes, gelatinas, confituras, dulces o para colorear y aromatizar diversas comidas.

Las hojas y los jóvenes brotes son consumidos crudos o cocidos como hortaliza y las semillas fermentadas, que contienen proteínas, lípidos, minerales y vitaminas, son empleados en África como condimento y para aromatizar varias comidas. Las resistentes fibras obtenidas del tallo, similares a la yuta ( Corchorus capsularis L. y Corchorus olitorius L.), de plantas seleccionadas con el fin de que puedan alcanzar los 5 cm de altura, son utilizadas para fabricar cuerdas, redes, sacos, etc.

Desde tiempos remotos flores y hojas y en medida menor semillas y raíces, son utilizadas en la medicina tradicional de varias poblaciones: estudios de laboratorio han evidenciado la presencia en varias partes de la planta, pero sobre todo en el cáliz, de compuestos bioactivos con actividad antimicrobiótica, anticancerígena, antioxidante, antihipertensiva, hepatoprotectora, hipocolesterolémica, antiinflamatoria y ansiolítica. No se debe finalmente pasar por alto sus características ornamentales, como planta de jardín, y las de los cálices que se emplean en las composiciones florales.

Sinónimos: Hibiscus fraternus L. (1775); Sabdariffa rubra Kostel. (1836); Hibiscus cruentus Bertol. (1840); Abelmoschus cruentus (Bertol.) Walp. (1842); Hibiscus palmatilobus Baill. (1885); Furcaria sabdariffa Ulbr. (1921).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las MALVACEAE clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/h-198-1_hibiscus_sabdariffa
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants