Hopea odorata

Familia : Dipterocarpaceae

Texto © Pietro Puccio

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

JPEG - 351.3 KB
Originaria del Asia tropical oriental, la Hopea odorata es una siempreverde que alcanza los 45 m de altura. Madera preciada, resina impermeabilizante para barnices y virtudes medicinales © Giuseppe Mazza

La especie es originaria de Bangladesh, Camboya, islas Andamán, Laos, Malasia peninsular, Myanmar, Tailandia y Vietnam, lugares en los que crece en las selvas húmedas, prevalentemente junto a los cursos de agua, a baja altitud.

El género está dedicado al botánico escocés John Hope (1725-1786); mientras que el epíteto específico es el adjetivo latino “odoratus, a, um” = oloroso, perfumado, en referencia a las flores fragantes.

Nombres comunes: white thingan (inglés); telsur, tersol (Bangladesh); koki, mosau (Camboya); kh’e:n (Laos); chengal mas, chengal pasir, thingan, sauchi (Malasia); thingan (Myanmar); takhian thong, takhian-yai (Tailandia); sao den, sao nghệ (Vietnam).

La Hopea odorata Roxb. (1811) es un árbol siempreverde resinoso, de entre 25 y 45 m de altura, con tronco erecto cilíndrico, de incluso más de 1 m de diámetro, provisto en su base de raíces tabulares (raíces aplanadas similares a contrafuertes), con corteza amarronada profundamente agrietada longitudinalmente y ramas jóvenes que tienden a péndulas. Las hojas, sobre un peciolo de entre 1 y 2 cm de longitud, son simples, alternas, oblongo-ovadas con margen entero y ápice largamente puntiagudo, de entre 5 y 14 cm de longitud y de 3 a 6 cm de anchura, coriáceas, de color verde oscuro brillante. Las inflorescencias son paniculadas, terminales o en la axila de las hojas superiores, pelosas, de entre 12 y 15 cm de longitud, con numerosas flores minúsculas de color amarillo claro y agradablemente perfumadas. Cáliz con 5 lóbulos ovados desiguales, tomentosos, persistentes, creciendo los dos más grandes al madurar el fruto para formar dos alas oblongas membranáceas de entre 5 y 6 cm de longitud y de 1 a 2 cm de anchura. Corola campanulada, de entre 0,8 y 1 cm de diámetro, con 5 lóbulos oblongos retorcidos con margen laciniado; 15 anteras y ovario ovoideo. El fruto, encerrado en el cáliz alado persistente, el cual favorece la dispersión mediante el viento, es una cápsula aovada con ápice puntiagudo, de alrededor de 1 cm de diámetro, conteniendo una sola semilla.

Se propaga por semilla, que debe ser puesto a germinar cuanto antes al tener un breve periodo de viabilidad, utilizando un sustrato orgánico con buen drenaje mantenido húmedo a una temperatura de entre 25 y 28 ºC, con un tiempo de germinación de entre 10 y 30 días; se reproduce también mediante estaca en verano.

Se trata de una especie de notable importancia económica por la madera de óptima calidad y la resina que proporciona, cultivable en las regiones de clima tropical y subtropical, no soportando temperaturas próximas a los 0 ºC a menos que sean excepcionales y de cortísima duración. Requiere una exposición a pleno sol, excepto durante los primeros años de vida, en los que soporta una posición parcialmente sombreada, y se adapta a diversos tipos de suelo, preferiblemente los ricos y profundos. Es usada también en la reforestación de áreas degradadas y como ornamental en parques y jardines y en las hileras de árboles en los márgenes de carreteras, tomando en cuenta las dimensiones que puede alcanzar.

La madera, conocida comercialmente como “merawan”, de grano fino y color amarillo pálido que se convierte en marrón pálido al exponerlo a la luz, es dura, pesada, resistente a los agentes meteorológicos y a las termitas, durable, fácil de trabajar y dar acabado, siendo usado en la construcción de viviendas, embarcaciones, puentes, traviesas ferroviarias, muebles y objetos artesanales y artísticos. Del árbol se extrae una resina transparente conocida como “rock dammar”, de buena calidad, usada para barnices y para impermeabilizar las embarcaciones.

Algunas partes de la planta son utilizadas en la medicina tradicional para diversas patologías, pero por el momento (2016) no existen estudios en profundidad sobre su eficacia y toxicidad.

En algunas áreas, por el excesivo aprovechamiento del árbol y destrucción del hábitat, su presencia ha sido reducida notablemente, tanto que ha sido incluida en la Lista Roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) como “Vulnerable” (especie en peligro de extinción en estado silvestre).

Sinónimos: Hopea vasta Wall. (1829); Neisandra indica Raf. (1838); Hopea decandra Buch.-Ham. ex Wight (1840); Hopea wightiana Miq. ex Dyer (1874).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las DIPTEROCARPACEAE clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/h-202-1_hopea_odorata
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants