Hoya archboldiana

Familia : Apocynaceae

Texto © Pietro Puccio

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

JPEG - 172.2 KB
Originaria de Papúa Nueva Guinea, la Hoya archboldiana es una trepadora perenne vigorosa con tallos que pueden alcanzar varios metros de longitud. Las hojas, más o menos suculentas, son primero marrón rojizas y después verde oscuro brillante. Las inflorescencias péndulas, en umbela, miden hasta 20 cm de diámetro © G. Mazza

La especie es originaria de Papúa Nueva Guinea, donde crece hasta alrededor de los 500 m de altitud en selvas lluviosas de regiones caracterizadas por tener clima monzónico.

El género está dedicado a Thomas Hoy (ca. 1750-1822), botánico y conservador de los jardines del duque de Northumberland; mientras que el epíteto específico está dedicado al explorador estadounidense Richard Archbold (1907-1976).

JPEG - 140.7 KB
Las flores de 4-5 cm, acopadas y con 5 lóbulos triangulares retroflexos, son de las más grandes del género © Giuseppe Mazza

Nombres comunes: Papua wax plant (inglés).

La Hoya archboldiana C. Norman (1937) es una trepadora perenne con tallos que pueden llegar a medir varios metros de longitud y hojas más o menos suculentas, simples, oblongas con ápice puntiagudo y margen entero, de color inicialmente marrón rojizo, más tarde verde oscuro brillante, de hasta alrededor de 18 cm de longitud y de 5 a 6 cm de anchura.

Las inflorescencias, axilares, son en umbela, de hasta 20 cm de diámetro, con entre 6 y 18 flores péndulas acopadas con 5 lóbulos triangulares retroflejos, de entre 4 y 5 cm de diámetro, lo que las hace una de las flores más grandes del género, con un color que va del blanco rosado si hay una temperatura ambiental elevada al rosa intenso en caso de temperaturas medias, y una corona de nectarios de color rojo oscuro; emanando un ligero aroma que al atardecer se hace más intenso, y duran hasta 2 semanas.

Las nuevas inflorescencias aparecen solo sobre los nuevos brotes, pero los pedúnculos son persistentes y puede volver a florecer en las siguientes estaciones, por lo que es importante no cortarlos tras la floración.

Los frutos son folículos emparejados que contienen numerosas semillas provistas de un penacho de pelos sedosos que favorecen su dispersión mediante el viento.

Se propaga por semilla, aunque por lo general se hace mediante estaca, con 2 o 3 nudos, en sustrato muy arenoso o en agriperlita mantenido húmedo a una temperatura de entre 26 y 28 ºC, ocurriendo la primera floración tras 2 o 3 años.

Es una especie muy vigorosa cultivable al aire librea en las zonas de clima tropical y subtropical húmedo en una posición muy luminosa, pero evitando el sol directo, en particular el de las zonas centrales del día; requiere un sustrato muy poroso y drenante, con abundante materia orgánica, neutro o ligeramente ácido.

Es cultivable en maceta sobre soportes robustos, con los mismos requerimientos y temperaturas mínimas invernales no inferiores a los 14 ºC; los riegos han de ser regulares y abundantes en verano, y más distanciados en invierno, para favorecer la floración, ya que proviene de una zona con clima monzónico; si el ambiente es demasiado seco es conveniente efectuar nebulizaciones con agua no calcárea, de lluvia, desmineralizada o de ósmosis inversa, también para evitar antiestéticas manchas sobre las hojas.

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las APOCYNACEAE clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/h-204-2_hoya_archboldiana
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants