Hoya dischorensis

Familia : Apocynaceae

Texto © Pietro Puccio

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

La especie es originaria de Papúa Nueva Guinea, donde crece en las florestas húmedas hasta alrededor de los 1000 m de altitud.

El género está dedicado a Thomas Hoy (ca. 1750-1822), botánico y conservador de los jardines del duque de Northumberland; mientras que el epíteto específico es el adjetivo latino “dischorensis” = de Dischore, localidad en la provincia de Morobe, en referencia al lugar de origen del ejemplar tipo de la especie.

La Hoya dischorensis Schltr. (1913) es una epífita sarmentosa poco ramificada con tallos delgados, ascendentes, poco densamente provistos de raíces adventicias. Las hojas, sobre un peciolo de entre 0,6 y 1 cm de diámetro, son oblongas con ápice aguda y margen entero, bastante carnosas, glabras, de color verde intenso, de entre 6 y 12 cm de longitud y de 3 a 6 cm de anchura.

JPEG - 101.7 KB
Nativa de Papúa Nueva Guinea, la Hoya dischorensis es una epífita sarmentosa poco ramificada con tallos delgados. Inflorescencias umbeliformes, sobre un corto pedúnculo, con entre 10 y 25 flores de color amarillo crema, más o menos intenso. Corola de entre 1 y 1,5 cm, constituida por 5 lóbulos de ápice agudo y margen densamente velloso © Giuseppe Mazza

Las inflorescencias, sobre un corto pedúnculo, son en umbela, con entre 10 y 25 flores de color amarillo crema, más o menos intenso, cuya corola está formada por 5 lóbulos ovados de ápice agudo y margen densamente peloso, de entre 1 y 1,5 cm de longitud, y corona estaminal con segmentos oblongos. Los frutos son folículos fusiformes que contienen numerosas semillas provistas en un extremo de un penacho de pelos sedosos (vilano) que tiene como función facilitar su dispersión mediante el viento.

Se reproduce generalmente por estaca, con 2 o 3 nudos, en sustrato muy arenoso o agriperlita mantenido húmedo a una temperatura de entre 26 y 28 ºC, y por acodo aéreo, pudiendo florecer por primera vez incluso el primer año.

Se trata de una especie particularmente florífera que necesita de un clima cálido-húmedo, por lo que solo puede ser cultivada al aire libre en los climas tropicales y subtropicales húmedos. Requiere una elevada luminosidad, aunque sin sol directo, y un sustrato muy poroso y drenante, rico en materia orgánica, neutro o ligeramente ácido.

En otras regiones puede ser cultivada en maceta, guiada sobre oportunos soportes, con los mismos requerimientos arriba citados y temperaturas mínimas invernales superiores a 16 ºC. Los riegos han de ser regulares y abundantes en verano, dejando secar parcialmente el sustrato antes de volver a regar, y más distanciados en invierno, aunque sin dejar nunca que se seque por completo; y son útiles las nebulizaciones de con agua a temperatura ambiente no calcárea cuando haya elevadas temperaturas y baja humedad ambiental. Para abonarla, en primavera-verano, pueden usarse los mismos productos hidrosolubles, con oligoelementos, específicos para orquídeas epífitas. Los trasplantes han de efectuarse cuando el sustrato dé señales de deterioro, preferiblemente en primavera tardía-verano, cuidando de volver a regar la planta solo una vez se hayan observado signos de reanudación del crecimiento vegetativo.

 

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las APOCYNACEAE clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/h-213-1_hoya_dischorensis
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants