Hoya imbricata

Familia : Apocynaceae

Texto © Pietro Puccio

 

Traducción en español de Susana Franke

   

JPEG - 161.6 KB
La Hoya imbricata es una especie de las Filipinas caracterizada por grandes hojas sobrepuestas a modo de tejas. Crece sobre los troncos de los árboles en simbiosis con colonias de pequeñas hormigas, a la que les ofrece, a cambio de alimento, un refugio entre los intersticios foliares © Giuseppe Mazza

La especie es originaria de las Filipinas, donde crece sobre troncos de los árboles de las forestas húmedas en bajas y medias altitudes.

El género está dedicado a Thomas Hoy (ca. 1750-1822), botánico y cuidador de los jardines del Duque de Northumberland; el nombre de la especie es el adjetivo latino “imbricatus, a, um” = imbricado, sobrepuesto como las tejas, con referencia a la disposición de las hojas.

Nombres comunes: paui-pauikan (Filipinas).

La Hoya imbricata Decne. (1844) es una trepadora con tallos enraizantes, largos hasta 3 m, con una sola hoja, sobre un corto pecíolo, por nudo; no es claro si esto es debido a la falta de crecimiento de una de las dos o a la fusión entre ambas.

Las hojas son orbiculares, de 7-12 cm de diámetro, imbricadas, convexas, coriáceas, de color verde claro superiormente, matizado de púrpura inferiormente, con los márgenes estrechamente adheridos al tronco sobre el cual la planta se trepa; existen variedades con hojas jaspeadas.

En la cavidad debajo de cada hoja se desarrollan desde el tallo muchas raíces que sirven para anclar la planta y absorber la humedad.

Inflorescencias axilares, sobre un pedúnculo largo cerca 10 cm, en umbela, llevando numerosas flores con corola de 0,8-1 cm de diámetro de color blanco crema, con 5 lóbulos triangulares con ápice acuminado retroflexo, externamente glabras, recubiertas internamente por una densa y corta pelusa.

Los frutos son folículos fusiformes conteniendo numerosas semillas delgadas, largas cerca 0,8 cm, de color marrón, provistas de un penacho de pelos sedosos, largos cerca 1,2 cm, que favorecen la dispersión a través del viento. Se reproduce por semilla en sustrato drenante rico en sustancia orgánica mantenido húmedo, pero normalmente por esqueja, con porciones de tallo provisto de 2-3 nudos, utilizando un sustrato, constituido por el 50% de arena silícea gruesa o perlita, mantenido húmedo a 24-26 ºC.

Especie mirmecofilia (que vive en simbiosis con las hormigas), en efecto la cavidad formada por las hojas, además de proteger las raíces y crear un microambiente húmedo, ofrece refugio a colonias de pequeñas hormigas que a su vez proveen alimento para el crecimiento de la planta.

JPEG - 97.7 KB
Las inflorescencias en umbela llevan numerosas flores de 8-10 mm. Insólita, rara y difícil de cultivar © G. Mazza

Insólita y rara y de cultivación bastante difícil, puede crecer al aire libre exclusivamente en las zonas de clima tropical y subtropical húmedo, trepando sobre los troncos de los árboles en posición muy luminosa, pero no al sol directo, también se puede cultivar en maceta, utilizando un sustrato prácticamente drenante y poroso, y rico en sustancia orgánica, neutro o ligeramente ácido, colocada en ambiente muy luminoso con elevadas temperaturas, 20-32 ºC, y constante humead, 70-85%; temperaturas inferiores a 16-18 ºC demoran o bloquean el crecimiento.

Requiere un oportuno soporte rígido, como pedazos de corteza o gruesas ramas, sobre las cuales las hojas se pueden adherir, de otra manera se enrollan.

Los riegos deben ser regulares en verano, más espaciados en invierno, pero sin dejar secar completamente el sustrato, con frecuentes nebulizaciones en presencia de aire seco, utilizando agua a temperatura ambiente no calcárea, de lluvia, desmineralizada o de ósmosis inversa, también para evitar antiestéticos depósitos sobre las hojas.

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las APOCYNACEAE clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/h-195-1_hoya_imbricata
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants