Hura crepitans

Familia : Euphorbiaceae

Texto © Pietro Puccio

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

JPEG - 410.3 KB
Originaria de América tropical, la Hura crepitans es perenne o semicaduca de entre 10 y 40 m de altura © G. Mazza

La especie es originaria de las Antillas Venezolanas, Bahamas, Bolivia, Brasil (Acre, Amazonas, Amapá, Pará, Roraima, Rondônia y Tocantins), Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Jamaica, Guyana, Guayana Francesa, Haití, Honduras, Islas de Barlovento, Islas de Sotavento, Nicaragua, Panamá, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Surinam, Trinidad y Tobago y Venezuela, lugares en los que vive en los claros y márgenes de las florestas, a menudo en las proximidades de cursos de agua, desde el nivel del mar hasta alrededor de los 1000 m de altitud.

El nombre del género es el que le dan los nativos, que significa “savia venenosa”; mientras que el epíteto específico es el participio presente del verbo latino “crepo” = crujir, crepitar, hacer ruido, en referencia a los frutos que en su madurez explotan con un característico crujido.

Nombres comunes: sandboxtree, monkey-no-climb-tree, monkey pistol, monkey’s dinner bell, possum wood (inglés); achohó (Bolivia); árvore-do-diabo, arceira, assaçú, catauá (Brasil); acuapar arenillo, ceiba amarilla, ceiba de leche (Colombia); javillo (Costa Rica); habillo, salvadera, haba (Cuba); arbre du diable, sablier blanc (Haití); bois du diable (Martinica); habillo (Nicaragua); ceibo, havillo, nuno, tronador (Panamá); catahua (Perú); javilla, molinillo (Puerto Rico); posentri (Surinam); ceiba blanca, jabillo (Venezuela).

La Hura crepitans L. (1753) es un árbol siempreverde o semicaduco, de entre 10 y 40 m de altura, con tronco erecto, cilíndrico, incluso de más de 2 m de diámetro en la base, y corteza grisácea densamente cubierta, en el tronco y las ramas principales de los ejemplares más jóvenes, por robustas espinas cónicas leñosas; de las heridas exuda un látex de color amarillo translúcido o blancuzco.

Las hojas, sobre un peciolo de entre 5 y 20 cm de longitud, provisto de dos glándulas en el ápice, son simples, alternas, ovadas con ápice brusca y largamente puntiagudo, base cordada y margen levemente aserrado, de entre 5 y 25 cm de longitud y de 5 a 15 cm de anchura, de color verde intenso brillante en el haz, a veces ligeramente pelosas en el envés, particularmente a lo largo de la nervadura; estípulas (apéndices en la base de la hoja que tienen como función principal la de protegerla durante la fase inicial de crecimiento) caducas, lanceoladas, de alrededor de 10 mm de longitud y 3 mm de anchura.

JPEG - 152.1 KB
Hojas de hasta 25 cm con peciolo de 20 cm. En el centro una flor femenina e inflorescencia masculina creciendo © Giuseppe Mazza

Flores unisexuales de ambos sexos presentes sobre la misma planta, carentes de pétalos. Las flores masculinas, subsésiles, están agrupadas en inflorescencias terminales cónicas, de color rojo oscuro, de entre 4 y 6 cm de longitud y 2 cm de diámetro, con cáliz tubular irregularmente dentado, de alrededor de 3 mm de longitud, y entre 8 y 20 estambres, de entre 5 y 10 mm. Las flores femeninas son solitarias en la axila de las hojas superiores o en la base de una inflorescencia masculina, sobre un pedúnculo de entre 1 y 1,5 cm de longitud, que se alarga hasta los 6 cm al convertirse en fruto, con cáliz tubular truncado, de alrededor de 0,5 cm de largo, ovario dentro del cáliz, columna de entre 2 y 5 cm de longitud y disco estigmático (estructura circular que deriva de la concrescencia de los estigmas) de entre 1,5 y 2,5 cm de diámetro, dividido en entre 11 y 16 lóbulos de ápice obtuso dispuestos radialmente y de color rojo púrpura.

Los frutos son cápsulas dehiscentes leñosas, achatadas y cóncavas en ambos extremos, con hasta 16 costillas prominentes correspondientes a los carpelos dispuestos radialmente en torno al eje, de alrededor de 4 cm de altura y 8 cm de diámetro, de color inicialmente verde, después marrón al madurar, conteniendo semillas ovoideas aplanadas, oleosas, de color castaño, una por cada carpelo, de alrededor de 2 cm de diámetro.

Cuando el fruto está seco las semillas son expelidas ruidosa y violentamente, hasta a 20 m de distancia en ausencia de obstáculos, mecanismo de dispersión común a muchas otras Euphorbiaceae . Se disemina fácilmente durante las inundaciones, al ser semillas flotantes, tanto que se naturaliza y a menudo se comporta como invasora en las zonas donde este árbol ha sido introducido. Se propaga por semilla, que tiene un corto periodo de viabilidad, previamente mantenido en agua durante un día, en sustrato orgánico con añadidos de areno o perlita en un 30 % del total y mantenido húmedo a una temperatura de entre 25 y 28 ºC, con un tiempo de germinación de entre 1 y 2 meses; se reproduce también mediante estacas y acodos aéreos. Se trata de un árbol imponente de follaje muy ornamental y con flores y frutos de forma particular, utilizado a veces como árbol de sombra en las plantaciones de cacao y como ornamental en parques, grandes jardines e hileras junto a carreteras en las zonas de clima tropical y subtropical, no soportando temperaturas cercanas a los 0 ºC a menos que sean excepcionales y de corta duración.

JPEG - 131.2 KB
flores carentes de pétalos, unisexuales y sobre la misma planta. Las femeninas son solitarias, las masculinas (derecha) están reunidas en vistosas inflorescencias © Giuseppe Mazza

Requiere de una exposición a pleno sol o en sombra parcial y no es particularmente exigente en lo referido al suelo, de moderadamente ácido a ligeramente alcalino, siempre que drene bien y permanezca casi constantemente húmedo.

Todas las partes de la planta son venenosas, especialmente las semillas y el látex. Las semillas, si son ingeridas, pueden provocar graves alteraciones gastrointestinales y tienen un violento poder laxante, incluso en número reducido (2 o 3), por la presencia de un compuesto (un polipéptido) altamente tóxico, con acción similar a aquel (ricina) contenido en las semillas del ricino (Ricinus communis L.). El látex, fuertemente irritante y cancerígeno, al contacto con la piel puede provocar graves dermatitis y queratoconjuntivitis en los ojos, incluso ceguera temporal. La inhalación del serrín, durante el trabajado de la madera, puede provocar graves efectos en el aparato respiratorio, así como al contacto con los ojos, haciéndose necesario, por tanto, el uso de mascarillas y gafas de protección.

JPEG - 137 KB
Fruto de Hura crepitans verde y maduro. Son cápsulas dehiscentes que disparan las semillas incluso a 20 m de distancia. Todas las partes de la planta son venenosas, especialmente las semillas y el látex, localmente usado para aturdir a los peces y facilitar su captura y, entre los indígenas de la Amazonía, para envenenar las flechas © Giuseppe Mazza

La madera de color amarillo pálido, ligera, fácil de trabajar y dar un buen acabado, pero poco resistente a los insectos xilófagos, es usada en partes internas de viviendas, embarcaciones, muebles, cajas, contrachapado, objetos artesanales y artísticos y como combustible. El látex es localmente usado para aturdir a los peces y facilitar su captura y, entre los indígenas de la Amazonía, para envenenar la punta de las flechas. A pesar de la elevada toxicidad diversas partes de la planta son empleadas en la medicina tradicional de diversas poblaciones. Las secciones leñosas de la cápsula, pulidas y ocasionalmente pintadas, son usadas como accesorios de bisutería. En el pasado el fruto inmaduro desechado fue usado como recipiente de arena fina para secar la tinta, de donde le viene el nombre común inglés.

Sinónimos: Hura brasiliensis Willd. (1809); Hura strepens Willd (1809); Hura senegalensis Baill. (1860); Hura crepitans var. membranacea Müll.Arg. (1866); Hura crepitans f. oblongifolia Müll.Arg. (1866); Hura crepitans var. oblongifolia Müll.Arg. (1866); Hura crepitans f. orbicularis Müll.Arg. (1866); Hura crepitans var. orbicularis Müll.Arg. (1866); Hura crepitans f. ovata Müll.Arg. (1866); Hura crepitans var. ovata Müll.Arg. (1866); Hura crepitans var. senegalensis (Baill.) Boiss. (1866); Hura crepitans var. strepens Müll.Arg. (1866).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las EUPHORBIACEAE clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/h-140-36_hura_crepitans
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants