Hyophorbe verschaffeltii

Familia : Arecaceae

Texto © Pietro Puccio

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

JPEG - 151.2 KB
La Hyophorbe verschaffeltii es endémica de Rodrigues, pequeña isla del archipiélago de las Mascareñas © Giuseppe Mazza

La especie es endémica de Rodrigues, pequeña isla del archipiélago de las Mascareñas dependiente de Mauricio, donde crece en el bosque y en la sabana sobre suelos calcáreos arenosos.

El nombre del género es la combinación de los sustantivos griegos “ὗς, ὑός” (ys, yόs) = cerdo y “φορβή” (phorbé) = forraje, alimento; mientras que el epíteto específico está dedicado al horticultor belga Ambrose Verschaffelt (1825-1886).

Nombres comunes: Spindle Palm (inglés); palmier bouteille, palmiste fusain, palmiste marron, palmier massue (francés-Mauricio); palmeira-fuso (portugués-Brasil); palma ahusada, palma astil, palma botella, palma de cemento, palma fusiforme, mascareña (español); Spindelpalme (alemán).

La Hyophorbe verschaffeltii H.Wendl. (1866) es una especie monoica inerme con tallo solitario erecto, grisáceo, liso y más o menos cilíndrico, a veces ligeramente hinchado en la parte central, de hasta alrededor de 8 m de altura y entre 25 y 40 cm de diámetro, sobre el que son visibles los anillos dejados por unión de las hojas caídas.

La copa en las plantas adultas está formada en general por entre 6 y 8 hojas pinnadas sobre un peciolo de alrededor de 28 cm de largo, ascendentes y arqueadas, de entre 1,8 y 2,7 m de longitud.

Los foliolos son lanceolados con ápice acuminado, de hasta 70 cm de longitud y 5 cm de anchura en la parte central, dispuestos regularmente a lo largo del raquis y orientadas hacia arriba en distintos ángulos, de color verde intenso brillante en el haz, grisáceos en el envés, con el nervio medio provisto de “ramenta” (minúsculas escamas pardas alargadas con los márgenes irregularmente dentados).

La base foliar cubre completamente el tallo a lo largo de entre 0,6 y 0,8 m, formando una suerte de capitel tubular ensanchado en la base, de color verde y recubierto de una cera blanco-azulada.

JPEG - 169.8 KB
Las inflorescencias, infrafoliares, son perfumadas, y en ellas se da el fenómeno de la proterandria: las flores masculinas maduran antes que las femeninas para favorecer la fecundación cruzada © G. Mazza

La inflorescencia es ramificada, bajo las hojas (infrafoliar), inicialmente encerrada en una espata erecta y curvada en forma de cuerno, para orientarse después más o menos horizontalmente con raquillas colgantes con flores unisexuales de ambos sexos en la misma inflorescencia, de un color entre blanco crema y amarillo, fragantes y dispuestas en grupos alineados.

La inflorescencia presenta el fenómeno de la proterandria, esto es, las flores masculinas maduran antes de las femeninas, lo que favorece la fecundación cruzada.

Los frutos son drupas elipsoidales de entre 1,8 y 2,4 cm de longitud y de 1,2 a 1,6 cm de diámetro, de color inicialmente naranja rojizo, tornando a negro azulado cuando maduran por completo, y contienen una sola semilla elipsoidal de entre 1,2 y 1,4 cm de longitud y de 0,4 a 0,5 cm de diámetro.

Se reproduce por semilla en un sustrato drenante y aireado mantenido constantemente húmedo, aunque sin encharcamientos, a una temperatura de entre 25 y 30 ºC, con un tiempo de germinación de entre 1 y 2 meses si es fresca, pero generalmente va de 3 a 6 meses.

Se trata de una de las palmeras más ornamentales, tanto en estado juvenil como adulta, lo que ha contribuido a su difusión y a evitar que desaparezca por completo, al estar su población silvestre reducida a unas pocas decenas de individuos en áreas no protegidas y sujetas a pastoreo intensivo, lo que impide la reproducción natural, habiendo sido incluida por este motivo en la Lista Roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) como “En Peligro Crítico” (en altísimo riesgo de extinción en esta silvestre en un futuro inmediato).

De lento crecimiento, es cultivable en las regiones de clima tropical y subtropical a pleno sol, pudiéndose intentar su cultivo, en posiciones especialmente resguardadas, en las zonas de clima templado más suave, donde temperaturas próximas a los 0 ºC son excepciones de brevísima duración, con eventuales daños a las hojas.

Resiste a los vientos y a los aerosoles marinos y no es especialmente exigente en lo que respecta al suelo, siempre que sea drenante, aunque prefiere los más profundos, ricos en materia orgánica. Los riegos, durante los periodos de sequía, han de ser regulares y abundantes, aunque sin encharcamientos, y las fertilizaciones es preferible llevarlas a cabo con un producto equilibrado con microelementos.

JPEG - 196 KB
Estuvo cerca la extinción en la naturaleza, pero por su elegancia, tanto de joven como de adulta, está hoy presente en muchos jardines tropicales y subtropicales © Giuseppe Mazza

Por la elegancia de su porte, el desarrollo vertical y el color luminoso de las hojas de las plantas jóvenes, es un óptimo ejemplar para cultivar en maceta para la decoración de exteriores e interiores particularmente luminosos, con temperaturas mínimas no inferiores a los 16 ºC.

Sinónimos: Areca verschaffeltii Lem. (1866); Mascarena verschaffieltii (H.Wendl.) L.H.Bailey (1942).

 

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/h-217-1_hyophorbe_verschaffeltii
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants