Mammillaria perbella

Familia : Cactaceae

Texto © Pietro Puccio

 

Traducción en español de Susana Franke

 

 

La Mammillaria perbella Hildm. ex K. Schum. (1899) es originaria de México central (estado de Guanajuato, Hidalgo y Querétaro) donde crece entre los 1600 y 2000 m de altitud en áreas semidesérticas caracterizadas por clima seco templado-cálido y suelos preferentemente calcáreos.

El nombre del género deriva del latín “mamilla” = mamila, con referencia a los tubérculos presentes en esta planta; el nombre de la especie es el término latino “perbella” = bellísima.

Especie generalmente solitaria, sólo raramente produce nuevas vegetaciones en la base, con el tiempo puede amacollarse por división dicotómica, una característica común a otras mammillarias. Presenta un tallo globoso-deprimido de color verde azulado que en cultivación raramente supera los 6-8 cm de altura, aunque en viejos ejemplares en hábitat pueden alcanzar la altura de 16 cm con un diámetro de 6-8 cm. Está provista de tubérculos cónicos con linfa lechosa, largas cerca 5 mm, densamente dispuestas en espiral, con areolas, ya sea en las axilas que en el ápice, cubiertas por una cerda o lana blanca, particularmente densa en la fase juvenil, tanto como para dejar la parte superior del tallo uniformemente blanca.

Las areolas apicales presentan 14-26 espinas radiales sedosas, blancas, largas 2-4 mm, y dos espinas centrales más rígidas de 4-6 mm de largo, de las cuales la superior ligeramente más larga, inicialmente de color rojizo tendiendo sucesivamente al blanco; el elevado número de espinas radiales y la cercanía de los tubérculos hace que su superficie resulte densamente cubierta de espinas blancas.

JPEG - 239.6 KB
Corro de frutos de Mammillaria perbella. Esta especie, que crece a 1600-2000 m de altitud en México central, alcanza en la naturaleza los 16 cm de altura con un diámetro de 6-8 cm. En cultivo tiene un aspecto globoso-deprimido no más alto de 6-8 cm. Flores rosa purpúreas de 1 cm con banda central más intensa © Mazza

Las flores, dispuestas en círculo en proximidades del ápice, nacen al inicio del período vegetativo desde las areolas a la axila de los tubérculos, son imbutiformes, de 1 cm de largo y diámetro, con pétalos lanceolados de color rosa púrpura con banda central más intensa. Los frutos claviformes son largos hasta 1,5 cm, rojos, y contienen numerosas semillas piriformes de color marrón largos 1 mm.

Especie de fácil cultivación con características espinas cortas y densas para cultivar en pleno sol, o ligeramente sombreada, sobre sustrato particularmente drenantes que pueden estar constituidos por cerca el 50% de tierra de jardín abonada y la restante parte, en la misma medida, de arena ( o agroperlita) y piedrecillas rotas sin polvo. Es relativamente resistente a las bajas temperaturas, pudiendo soportar, seca y por breve período, temperaturas hasta -4ºC; su colocación ideal es al aire libre, donde el clima lo permite, y en jardines “desérticos” junto a otras xerófitas, también se cultiva en maceta con las mismas modalidades antes indicadas.

En verano, durante el período vegetativo, se riega con regularidad, pero dejando secar completamente el sustrato antes de volver a regar, en invierno se mantiene seca y a temperaturas mas bien baja, pero no inferiores a +5ºC, este período de reposo, frío y seco, es indispensable para una buena floración en el próximo verano.

La especie está inscripta en el apéndice II de la Cites (especie por la cual el comercio está reglamentado a nivel internacional).

Sinónimos: Mammillaria pseudoperbella Quehl (1909).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las CACTACEAE, ruego clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

_M-57-5_Mammillaria_pseudoperbella
_M-57-6_Mammillaria_pseudoperbella
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants