Opuntia ficus-indica

Familia : Cactaceae

Texto © Pietro Puccio

 

Traducción en español de Susana Franke

 

 

JPEG - 127.3 KB
Con sus cladodios de 20-50 cm puede alcanzar los 5 m de altura © Giuseppe Mazza

La Opuntia ficus-indica (L.) Mill. (1768), cultivada desde tiempos remotos y ahora naturalizada en muchas regiones tropicales, subtropicales templado-cálidas, se supone originaria de México.

El nombre del género deriva del griego “Opus”, capital de Locride, sucesivamente llamada Opunzia por el nombre de la ciudad, nombre utilizado por Plinio para indicar una planta espinosa, no identificada, originaria de aquella región; el nombre de la especie es la unión de los términos latinos “ficus”, con referencia a la forma del fruto, que recuerda aquella del higo común, ( Ficus carica ) y “indicus” = de la India, con referencia a la proveniencia (Indias Occidentales).

Nombres comunes: “barbary-fig”, “indian-fig”, “mission cactus”, “mission prickly-pear”, “prickly-pear”, “prickly-pear cactus”, “smooth mountain prickly-pear”, “smooth prickly-pear”, “spineless cactus”, “tuberous prickly-pear”, “tuna cactus” (inglés); “chardon d’Inde”, “figue de Barbarie”, “figue de cactus”, “figuier à maquette”, “figuier d’Inde”, “figuier de Barbarie” (francés); “fico d’India” (italiano); “figo de cacto”, “figos da India”, “figo de pitoira”, “figueira da Barbária”, “figueira da India”, “jamaracá”, “jurumbeba”, “orelha-de-onça”, “palma-de-gado”, “palma-gigante”, “palmatoria sem espinhos”, “tabaido” (portugués); “cardón de México”, “chumba”, “Chumbera”, “chumbo”, “chumbua”, “fifuera de moro”, “higo chimbo”, “higo chumbo”, “higo de cactus”, “higo de pala”, “higo México”, “higos chumbos”, “higos de la India”, “higuera”, “higuera chumba”, “higuera de pala”, “nopal”, “nopal de Castilla”, “nopal pelón”, “tuna”, “tuna de Castilla”, “tuna de España”, “tuna española”, “tuna mansa”, “tuna real” (español); “feigenkaktus”, “indianische feige”, “kaktusfeige”, “kaktusfeigen”, “stachelfeigen” (alemán).

Especie arbustiva con tallos altos hasta 5 m constituidos por artículos planos, los cladodios, comunmente llamados “palas” que son tallos modificados de forma obovada o elíptica, largos 20-50 cm, largos 10-25 cm y espesos 2-3 cm, con epidermis de color verde o gris verduzco, a quien le viene confiada la función clorofiliana, un sutil estrato ceroso recubre la superficie con la función de limitar la transpiración, y por lo tanto la pérdida de líquidos, y reflejar parte de la luz.

Durante la fase de crecimiento los cladodios están provistos de hojas rudimentarias cónicas, largas 3-4 mm, dispuestas en espiral, que persisten por breve tiempo.

En la base de las hojas se diferencian las areolas, estructuras mas bien elípticas que pueden ser consideradas como yemas latentes modificadas, largas 2-4 mm, provistas de gloquidios, penacho de espinas sutiles con el ápice uncinado de color amarillo, largas algún milímetro, también ellas de breve duración, y eventualmente de espinas, en número variable de uno a seis, blancas, largas 0,5-3 cm.

Con el tiempo, los cladodios en la base de la planta lignifican hasta formar un robusto tronco que puede alcanzar los 35 cm de diámetro.

Las flores solitarias, de 5-8 cm de diámetro, son hermafroditas y nacen en mayo-junio generalmente de las areolas situadas en el borde superior de los cladodios de un año de edad, tiene sépalos ovados u obovados, largos 20 mm, de color amarillo con banda central verde o rosa, y pétalos obovados u oblongos de colores desde el amarillo al naranja, largos 25-25 mm y anchos 15-20 mm, con ápice redondeado o truncado; las flores quedan abiertas 1-2 días.

JPEG - 50.3 KB
Frutos comestible. Cladodios ricos en minerales y vitaminas A, B6, C y K © Giuseppe Mazza

El fruto es una baya carnosa ovoide u oblonga, cóncava en el ápice, de 5-10 cm de largo, 4-8 cm de diámetro y 100-300 g de peso, en su madurez de color amarillo, naranja o púrpura, según la variedad, sobre cuya superficie se presentan espesos grupos de gloquidios; la pulpa es jugosa, de color blancuzco a violeta, y contiene numerosas semillas (algún centenar) de forma mas bien elíptica, 4x5 mm aproximados, de color gris o bronce.

La especie, por su elevada adaptabilidad a diferentes condiciones ambientales y facilidad con la cual se disemina a través de los animales, se ha difundido y naturalizada en varias partes del globo, en particular en el área del Mediterráneo, Australia y Sudáfrica, a menudo sofocando la vegetación autóctona.

El ambiente ideal de cultivación son los terrenos rocosos o arenosos, áridos o semiáridos, también pobres pero también perfectamente drenantes, en pleno sol en áreas con temperaturas medias anuales superiores a los 18ºC, por lo tanto ambientes difícilmente utilizables para otros cultivos.

En cuanto a la resistencia a las bajas temperaturas, las plantas jóvenes puede ser dañadas con temperaturas alrededor de -3ºC, plantas adultas pueden resistir sin excesivos daños hasta cerca -6ºC, mientras la base, si está lignificada, puede sobrevivir a -10 ºC por brevísimo período.

Desde el punto de vista ornamental su colocación ideal es en grandes jardines “desérticos”, donde en cada caso se debe cuidar atentamente su posición, lejana de los lugares de paso, dadas las dimensiones que puede alcanzar, los gloquidios y las eventuales espinas; por estas características es también una óptima planta para realizar barreras defensivas.

Por su gran difusión y el largo período en cultivación ha dado origen a numerosas variedades que se diferencian ya sea por las características del fruto que de los cladodios, seleccionadas según los empleos para lo cual son destinados.

Los frutos, que se deben manejar con cuidado por la presencia de los fastidiosos y dolorosos gloquidios, son consumidos frescos o transformado para la producción de bebidas alcohólicas, jugos, mermeladas, etc., los cladodios, que mas allá del intrínseco valor nutritivo, siendo ricos en vitaminas (A, B6, C, K) y minerales, contienen un elevado porcentual de agua, son un importante recurso para la alimentación animal en particular en las zonas áridas y semiáridas. En algunas regiones, en particular en México, los jóvenes cladodios, privados de las cutículas, hervidos o fritos se utilizan para el consumo humano, son ricos en fibras y sustancias antioxidantes, en particular betanina e indicaxantina, y tienen además un bajo contenido en carbohidratos, pueden ser útiles por lo tanto en la cura de la obesidad y de la diabetes.

Flores, frutos y cladodios, y sus extractos oportunamente tratados, son variadamente utilizados en la industria alimentaria, farmacéutica y cosmética. Un uso antiquísimo, que nos llega desde los aztecas, es como planta huésped para la crianza del Dactylopius coccus insecto del cual se extrae el carmín, colorante rojo ampliamente utilizado en la industria alimentaria y cosmética con el nombre de E120.

JPEG - 100.8 KB
Provee el carmín con la cría del Dactylopius coccus © Giuseppe Mazza

La reproducción de las variedades se realiza exclusivamente por esqueje, ya que desde la semilla no se puede saber que se obtendrá por la variabilidad genética, obtener plantas iguales a la planta madre; se realiza en primavera-verano, si es en pleno campo, a través de los cladodios de dos años de edad, puestos a enraizar, luego de haber dejado secar el corte por cerca de dos semanas, parcialmente enterrados o simplemente apoyados sobre el terreno; la producción de frutos comienza al segundo-tercer año.

Para la reproducción de semilla, estas deben ser escarificadas por la presencia de un duro tegumento que obstaculiza la germinación, un simple método alternativo es sumergirlas en agua muy caliente, alrededor de 80ºC, y dejarlas mientras se enfría por toda una noche, en la naturaleza la germinación está favorecida por el pasaje a través del aparato digestivo de los animales que las comen. Las semillas se distribuyen, apenas enterradas, sobre un sustrato arenoso mantenido húmedo y puestas en un ambiente muy luminoso a temperatura superior a 20ºC, preferiblemente entre 25 y 30ºC, las nuevas plantas entran en producción alrededor del séptimo año de edad. La Sicilia, donde la especie ha sido introducida en la primera mitad del siglo XVI y donde, gracias a las características del suelo y del clima se ha naturalizado y difundido tanto que se ha transformado en el símbolo de la isla, es el segundo productor mundial de frutos luego de México, pero primero por la calidad, mientras México lo es por los cladodios, que como ya hemos dicho se utilizan ampliamente para la alimentación.

La producción siciliana está dirigida principalmente hacia los frutos tardíos y de calidad superior, obtenidos a través de la eliminación de la normal primera floración primaveral, que gracias a la refloración de la planta, continúa una segunda floración mas escasa, que da lugar por lo tanto a un menor número de frutos, pero más grandes, jugoso y azucarados, que maduran en el otoño, por lo tanto esta técnica que lleva el nombre de “scozzolatura”, desde Sicilia ha entrado a hacer parte de las técnicas de cultivación de otros países productores.

Sinónimos: Cactus ficus-indica L. (1753); Cactus opuntia L. (1753); Opuntia vulgaris Mill. (1768); Cactus chinensis Roxb. (1832); Opuntia megacantha Salm-Dyck (1834); Opuntia chinensis (Roxb.) K. Koch (1853); Opuntia compressa J.F. Macbr. (1922).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las CACTACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

_F-5-4_Opuntia_ficus-indica
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants