Pelagodoxa henryana

Familia : Arecaceae

Texto © Pietro Puccio

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

JPEG - 315.7 KB
Nativa de las islas Marquesas y poco cultivada, la Pelagodoxa henryana está en alto peligro de extinción © Giuseppe Mazza

La especie es originaria de las islas Marquesas (Nuku Hiva), donde esté presente con poquísimos ejemplares en el sotobosque de la selva lluviosa en un valle (Tapivai) a alrededor de 100 m sobre el nivel del mar.

El nombre del género es la combinación de los sustantivos griegos “πέλαγος” (pélagos) = mar y “δόξα” (doxa) = gloria, en referencia al lugar de origen, una isla en pleno océano Pacífico; el epíteto específico fue dedicado a su recolector, Charles Henry.

Nombres comunes: Henry palm (inglés); enu, vahani (islas Marquesas).

La Pelagodoxa henryana Becc. (1917) es una especie monoica inerme de tallo solitario, erecto, de hasta 6 u 8 m de longitud y de 10 a 15 cm de diámetro, de color marrón claro sobre el que son visibles los anillos de las cicatrices foliares, cercanos entre sí. Las hojas, sobre un peciolo de entre 30 y 60 cm de longitud, son flabeladas, no divididas y con ápice bífido, plegadas, de entre 2 y 3 m de longitud y de 1 a 1,2 m de anchura, de color verde intenso brillante en el haz y recubiertas por un ligero tomento gris en el envés; la base foliar, con márgenes fibrosos y cubierta de un denso tomento, abraza solo parcialmente el tallo en las hojas más externas. La inflorescencia es ramificada y sale entre las hojas (interfoliar), de entre 30 y 60 cm de longitud, tomentosa, con flores unisexuales dispuestas en tríadas (una flor femenina entre dos flores masculinas), excepto en la parte terminal de las raquillas, donde solo se encuentran flores masculinas solitarias o en pareja. La inflorescencia presenta fenómenos de proterandria, madurando las flores masculinas antes que las femeninas, lo que favorece la fecundación cruzada. Sus frutos son esféricos y cubiertos de tubérculos piramidales corchosos de color marrón verdoso, de entre 6 y 15 cm de diámetro, conteniendo una única semilla globosa de entre 3 y 6 cm de diámetro.

Se reproduce por semilla, que no se obtiene con facilidad, en sustrato orgánico con buen drenaje y mantenido húmedo a una temperatura de entre 28 y 30 ºC, con un tiempo de germinación que va de los 3 a los 4 meses.

Se trata de una de las palmeras más ornamentales de todas, pero es rara y su cultivo no es del todo fácil, requiriendo un clima tropical húmedo con temperaturas y humedad ambiental elevadas y constantes, suelos profundos, que drenen bien, con abundante materia orgánica, mantenidos constantemente húmedos, y una posición sombreada y totalmente resguardada del viento, para mantener las hojas sin dividir. Es de gran efecto visual incluso cuando cultivada en maceta para la decoración de espacios abiertos donde el clima lo permita, o de invernaderos, porches e interiores luminosos, con valores de temperatura que no deben descender bajo los 18 ºC y elevada humedad ambiental. Los riegos deben ser regulares y abundantes, especialmente en presencia de elevadas temperaturas, pero sin encharcamientos, y las fertilizaciones han de ser efectuadas con productos hidrosolubles equilibrados con oligoelementos.

Por el número reducido de ejemplares, concentrados en una pequeña área, la especie ha sido incluida en la lista roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales) como “En Peligro Crítico” (con altísimo riesgo de extinción en estado salvaje en el futuro inmediato).

Sinónimos: Pelagodoxa mesocarpa Burret (1928).

 

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ARECACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/p-589-1_pelagodoxa_henryana
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants