Pleiocarpa mutica

Familia : Apocynaceae

Texto © Pietro Puccio

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

La especie es originaria de África centro-occidental (Camerún, Congo, Costa de Marfil, Gabón, Ghana, Liberia, Nigeria, República Centroafricana y Sierra leona) donde vive en las florestas junto a las orillas de los cursos de agua o en terrenos pantanosos, desde el nivel del mar hasta alrededor de los 600 m de altitud.

El nombre del género es la combinación del adjetivo griego “πλεῖος” (pleios) = lleno y del sustantivo “καρπός” (karpós) = fruto, por tanto es “con muchos frutos”; el epíteto específico es el adjetivo latino “muticus, a, um” = mutilado, redondeado, en referencia al ápice de los frutos.

Nombres comunes: efi, kakana, mogba popo (Costa de Marfil); kanwene (Ghana).

La Pleiocarpa mutica Benth. (1876) es un arbusto o pequeño árbol siempreverde con tallos de hasta cerca de 6 m de longitud y de 1 a 5 cm de diámetro, con corteza lisa de color marrón; en todas sus partes presenta un látex blanco. Las hojas, sobre un peciolo de entre 0,5 y 1 cm de longitud, son opuestas, simples, oblongo-elípticas con ápice largamente puntiagudo y margen entero, de entre 6 y 18 cm de longitud y entre 3 y 8 cm de anchura, coriáceas, de color verde intenso y brillante. Inflorescencias axilares en la parte leñosa de los tallos con numerosas flores sésiles con 5 sépalos ovado-oblongos, de 2 mm de longitud; corola hipocrateriforme (corola con lóbulos extendidos perpendicularmente a un largo tubo delgado) blanca con tubo de entre 1,2 y 2,2 cm de largo, 5 lóbulos oblongos con ápice obtuso, de entre 0,7 y 1,2 cm de longitud; y ovario constituido por 5 carpelos uniovulares (el género se diferencia de los demás de la familia porque su ovario está formado por entre 3 y 5 carpelos en lugar de por dos); las flores desprenden un intenso perfume.

JPEG - 113.8 KB
Originaria de África centro-occidental, la Pleiocarpa mutica es una siempreverde arbustiva para los trópicos. Flores perfumadas, en abundancia, y virtudes medicinales © Giuseppe Mazza

Los frutos son bayas obovoideas o globosas, de entre 1,5 y 2 cm de longitud, con ápice levemente puntiagudo u obtuso, de color inicialmente verde, más tarde de amarillo a naranja en su madurez, conteniendo semillas de color marrón, de entre 0,8 y 1,2 cm de largo.

Se reproduce por semilla en sustrato arenoso con abundante materia orgánica mantenido húmedo a una temperatura de entre 24 y 26 ºC.

Se trata de una especie apreciada en los lugares de origen por las virtudes medicinales que le son atribuidas, presentando además un notable potencial ornamental por sus flores intensamente perfumadas producidas en abundancia casi continuamente. Es cultivable en las regiones de clima tropical y subtropical como ejemplar aislado o para setos en parques y jardines incluso de pequeñas dimensiones. Requiere una exposición a pleno sol o en sombra parcial y terrenos con buen drenaje, preferiblemente arenosos, mantenidos casi constantemente húmedos. La corteza y las raíces son usadas desde tiempos remotos en la medicina tradicional principalmente como antipiréticos y antipalúdicos, habiéndose probado mediante diversos estudios de laboratorio la presencia de numerosos alcaloides de posible interés para la farmacopea oficial. La madera, de color amarillo, duro y pesada, es usada para fabricar pequeños objetos de uso común.

Sinónimos: Hunteria pleiocarpa Hallier f. (1899); Pleiocarpa salicifolia Stapf (1902); Pleiocarpa tricarpellata Stapf (1915); Pleiocarpa bakueana A.Chev. (1920); Pleiocarpa ternata A.Chev. (1920).

 

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las APOCYNACEAE clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

/p-592-1_pleiocarpa_mutica
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants