Rebutia heliosa

Familia : Cactaceae

Texto © Pietro Puccio

 

Traducción en español de Susana Franke

 

 

JPEG - 75.5 KB
Rebutia heliosa: pequeño tamaño y una profusión de flores en primavera-verano © G. Mazza

La Rebutia heliosa Rausch (1970) es originaria de Bolivia donde crece en áreas semiáridas a 2400-2500 m de altitud entre Tarija y Narváez, sobre rocas prevalentemente sedimentarias y con un clima caracterizado por inviernos secos, con temperaturas mínimas medianamente inferiores a +10ºC, y veranos relativamente lluviosos.

El genero ha sido dedicado al cultivador francés de. Cactaceae Pierre Rebut (1830-1898); el nombre de la especie deriva del griego ’helios’ = sol, con referencia a la disposición de las espinas.

Suculenta de lento crecimiento inicialmente solitaria y de forma globosa, con ápice ligeramente deprimido, que con el tiempo amacolla, en particular en cultivación, y se torna cilíndrica especialmente en los ejemplares más viejos.

Presenta tubérculos de 1 mm de altura dispuestos a lo largo 35-40 espirales con areolas ovales provistas de lanosidad marrón y 24-26 espinas radiales blancas, largas 1 mm, dispuestas en peine que casi esconden la epidermis gris verdosa, no tiene o no son evidentes espinas centrales.

Las flores, diurnas y de larga duración (cerca de diez días) producidas en profusión en primavera-verano, son imbutiformes, de 5 cm de largo y 4 cm de diámetro, de color naranja o rojo anaranjado y nacen en la base de la planta.

Los frutos son globosos de color rojo púrpura y contienen semillas largas 1 mm.

Se reproduce fácilmente por división y por semilla en sustrato arenoso a un temperatura de 22-24ºC ; los semilleros se trasplantan sólo luego de que hayan formado un buen aparato radical, aproximadamente cuando la planta ha alcanzado un diámetro alrededor de los dos centímetros. Las jóvenes planta florecerán a partir del 2º-3º año de vida.

Es una de las especies más cultivadas y apreciadas por los coleccionistas por las reducidas dimensiones, la particularidad de las espinas y la copiosa y llamativa floración, se debe posicionar en pleno sol o en la máxima luminosidad posible.

Siendo particularmente sensible a la podredumbre radical por encharcamiento, se cultiva sen sustratos particularmente porosos y drenantes, que peden estar constiuidos por tierra común de jardín fertilizada, arena gruesa y piedrecillas fragmentadas sin polvillo en partes iguales. Su colocación en plena tierra está limitadas a las situaciones en las cuales es posible recrear las particulares condiciones ambientales de origen, pero normalmente cultivada en tiestos con la misma modalidad antes indicada.

En verano, durante el período vegetativo, se riega con regularidad, pero dejando secar completamente el sustrato antes de volver a regar, en invierno los riegos se suspenden y si bien en ambiente árido pueda soportar por breve períodos temperaturas de hasta -10ºC, para evitar fáciles podredumbres es preferible mantenerlas secas con temperaturas alrededor de +3/+5ºC, este período de reposo frío y seco es indispensable para lal floración. Es aconsejable usar tiestos de terracota y profundos para permitir a las raíces napiformes desarrollarse libremente.

Por lo delicado del aparato radical a menudo se injerta, pos ejemplo sobre Hylocereus undatus o Stenocereus pruinosus.

La especie está inscripta en el apéndice II de la Cites ( especie para la cual el comercio está reglamentado a nivel internacional),

Sinónimos : Rebutia narvaecensis (Cárdenas) Donald (1973); Rebutia perplexa Donald (1979).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las CACTACEAE y encontrar otras especies, clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

_R-45-8_Rebutia_heliosa
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants