Rosas perfumadas: también entre los recientes híbridos de Tea

En las variedades de rosa Tea, por fin también el perfume. Los viejos híbridos de tea no tenían perfume. Hoy se han obtenido variedades con fragancias clásicas, a rosa, pero también a limón, verbena, geranio, fruta madura, anís o hierba recién cortada.

Traducción en español de Viviana Spedaletti

 

 

 

 

 

Las rosas del 2000 serán todas perfumadas. Jacques Mouchotte, director de investigaciones en la Meilland, no tiene ninguna duda al respecto.

Los primeros Híbridos de Tea, me explica, las rosas modernas con gran flor que prácticamente están en el mercado, eran generalmente perfumados, pero frágiles y difíciles de reproducir en los viveros. Envejecían en sólo 7-8 años, contra una duración promedio de 25 años de los rosales actuales, y es por lo tanto lógico que en los años ‘40 y ‘50 la preocupación fundamental de los hibridadores fuese robustecerlos y hacerlos más fácilmente reproducibles.

No faltan, es verdad, en la década siguiente, variedades de perfume intenso como la Nuage parfumé y la Papa Meilland, aún común en los jardines, pero hasta hace unos años la fragancia era considerada un lujo, y en las selecciones casi siempre se sacrificaba sobre otras exigencias.

Hoy la situación ha cambiado. Los Híbridos de Tea ya han adquirido la necesaria solidez, en el color y en la forma se han alcanzado metas inesperadas, y el perfume se ha vuelto para la Meilland el primer criterio de elección.

En nuestros catálogos holandeses, alemanes y suizos tenemos ya sólo Híbridos de Tea perfumados, y dentro de poco, retiradas de los otros mercados las variedades sin olor, también perfumaremos las Miniaturas y las Floribunde. Todas las rosas se pueden en efecto hibridar entre ellas, y si un grupo alcanza algunas características se logra tarde o temprano pasarla a los otros.

Jean Giovannini, juez internacional en los concursos de rosas, y responsable del rosedal “Princesse Grace de Monaco” del Principado de Mónaco, parece más prudente.

Sólo el 5-6% de las rosas que examinamos, afirma, son realmente perfumadas. Pero la fragancia de una rosa, con el aspecto, la resistencia a las enfermedades y el reflorecimiento, es uno de los cuatro elementos sobre los cuales basamos nuestro juicio. Los hibridadores lo han entendido y el esfuerzo en este sentido es grande.

¿Cómo nace el perfume? Las rosas son plantas alógamas, es decir hechas para la polinización cruzada, pero los estambres y el pistilo maduran casi al mismo tiempo, y la autofecundación, con todos los riesgos de la consanguinidad, siempre está en acecho.

Para limitarla, además de los llamativos pétalos, bien visibles a la distancia como “insignias” para publicidad de un buen néctar, las rosas han elaborado perfumes intensos, para atraer de lejos a los insectos cargados del polen de plantas diferentes.

Aunque no faltan hojas o fustes con glándulas odoríferas, la mayor parte de los aromas se emana en efecto desde la base de los pétalos, sólo cuando la flor está bien abierta, es decir lista para la boda.

Las variedades más perfumadas, usadas por la industria, derivan principalmente en Italia, Francia y Marruecos de la Rosa centifolia; en Bulgaria, Anatolia, India y Rusia de la Rosa x damascena; en Japón de la Rosa rugosa; variedades en la cuales el perfume a menudo está asociado con matices rosa malva.

Pero hoy, nos explica Jacques Mouchotte, todos los colores pueden ser perfumados. El más reacio era el amarillo, pero de la Rosa foetida bicolor, una botánica roja y amarilla de olor desagradable, y de sus descendientes como nuestra Relax, que quizás con demasiada antelación en los tiempos no ha tenido lamentablemente el justo cotejo del mercado, se han conseguido híbridos de perfume intenso y corolas doradas como la Starlite.

Luego me explica que la fragancia de las rosas depende sobre todo de 8 moléculas: el Rhodinol y el Citronnellol, que constituyen el 38-45% de las esencias de rosas; el Geraniol y el Nerol, presentes en el 20-25%; el alcohol ß-Phenylethylique, presente en el 3-4%; el Linalol con el 2-3% y el Eugenol y el Methyl Eugenol con el 2-3%.

El perfume de una rosa es un cóctel de estas sustancias y según la que prevalece, se pueden distinguir 6 perfumes principales.

El “Perfume de la Rosa de Mayo”, el clásico de las rosas antiguas, como por ejemplo la Paul Neyron, variedades que hoy son muy populares, tanto es así que algunos hibridadores han creado nuevas de ellas, de intensa fragancia como la reciente Pierette Luberon de Tantau, o de famosos Híbridos de Tea como la Double Delight de Swim y Ellis, la Elina de Dickson, la Nuage parfumé de Tantau y la Papa Meilland, Chicago Peace, Grace de Mónaco, Stéphanie de Mónaco, Baronne de Rotschild, Yves Piaget, Rendez-vous, Charlotte Rampling, The Mc Cartney Rose y Fragrant Lady de la Meilland.

El “Perfume verde”, aquel de la hierba recién cortada y del tilo, típico por ejemplo de la Meilland’s Rose Holstentor.

El “Perfume a Limón-verbena”, el de la Sweet Juliet de Austin, de la Tino Rossi y de otra reciente variedad de la Meilland, la Meiborfil, aún sin un nombre comercial.

El “Perfume a fruta madura”, un gusto de albaricoque o frambuesa como la Prestige de Lyon de la Meilland o la Mango de Dorieux.

El “Perfume especiado”, de clavel, tipo la Nuit de Orient de Mac Gredy.

El “Perfume a anís”, tipo la Paul Ricard de la Meilland.

Algunas variedades son intermedias a estas categorías como la Starlite de la Meilland, a medias entre el perfume verde y el de fruta madura, la famosa Jardin de Bagatelle, lanzado por la Meilland junto al homónimo perfume, y entre el limón-verbena y la fruta madura o la Mamy blu de Delbard, de intenso aroma a limón y geranio, entre el limón-verbena y la rosa de mayo.

Estas categorías, continúa Jacques Mouchotte, ayudan a los jueces en los concursos, pero la percepción de los perfumes es principalmente personal porque las células sensoriales de la nariz humana no son específicas. El mismo receptor sirve en efecto a varios olores y la percepción, congénita, varía de individuo a individuo como el color de los ojos o el pelo. Debe agregarse que la misma rosa, según el clima, puede ser más o menos perfumada.

Nuestra Pantera Rosa, por nombrar una, se hace notar a gran distancia en los países nórdicos, pero aquí, en la costa azul, es casi sin aroma. Y si en general todas necesitan de cierto calor y una cierta humedad del aire para alcanzar el máximo de la fragancia, algunas variedades son más perfumadas por la mañana y otras en el curso del día.

Me da finalmente un precioso consejo por quien quiere perfumar la casa con bouquets de rosas: hace falta recogerlas por la mañana, para evitar shock hídricos, cuando están bien abiertas.

Las de los floristas, aunque pertenecen a prestigiosas variedades perfumadas para flores cortadas como la Jacarandá, la Cóctel 80 y la Marella, pierden en efecto gran parte de su fragancia porque son recogidas en pimpollo para el transporte, en un momento en el cual aún no han tenido tiempo de desarrollar su aroma.

© Giuseppe Mazza

Prohibida la reproducción, aún parcial, de los textos y de las fotos sin el permiso escrito de sus autores.

Scented roses, Roses parfumées, Duftende Rosen, Rosas perfumadas, Rosa, Rosaceae,

Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants