Tortuga gigante de Seychelles: Dipsochelys elephantina

 

GIF - 5.6 KB

 

Texto © Giuseppe Mazza

 

 

Traducción en español de Ana Patricia

 

 

Una mirada es suficiente para comprender que son animales que pertenecen a un mundo diferente.

Una cabeza de extraterrestre y un perfil que recuerda a los dinosaurios y tanques de la guerra de las galaxias.

Son fósiles que viven en fragmentos de Gondwana, que han sobrevivido a la evolución glaciar y al aislamiento geográfico que les ha protegido durante miles de años, de modernos depredadores.

Sólo unos pocos siglos atrás, las tortugas gigantes de Seychelles con cuatro especies, estaban distribuidas en varias islas.

Entonces, el hombre llegó. Para los barcos de vela, eran una fuente fácil de carne fresca. En aquellos tiempos no había frigoríficos a bordo, y un animal como éste, que podría quedarse seis meses sin alimentos y agua, era una fuente valiosa de proteínas para la tripulación.

Por otra parte, las tortugas gigantes eran incluso sabrosas. Así que los nativos las comían felizmente con sus familias en los aniversarios importantes al igual que nuestros pavos de Navidad.

Entonces se da una masacre directa y también indirecta, ya que, al mismo tiempo, los animales domésticos y las ratas que habían abandonado los barcos, se daban a la tarea de destruir los huevos y a las tortugas más pequeñas.

Lo cierto es que hoy en día sólo sobrevive una especie, la Dipsochelys elephantina , con 150,000 ejemplares presente en la naturaleza, en el atolón de Aldabra, y en algunos pequeños Estados insulares como Curieuse, donde tomé estas fotos.

Han sido reintroducidas aquí hace 30 años, con el fin de mostrar a los turistas en un lugar más accesible que Aldabra, que dista a 1200 km de la capital, y darles la posibilidad de reproducirse en un hábitat menos hostil del arrecife, en la tierra de sus antepasados.

Con casi tres generaciones atrás, hoy se cuenta con la segunda población mundial de la especie.

Y un experimento similar se está llevando a cabo en la isla privada Fregate, donde nació un increíble hotel, de estilo agro-turístico con 16 villas de lujo para ambientalistas millonarios.

Un medio para reducir también el riesgo de extinción.

Pero la especie ya no es amenazada a tal punto que se muestra sólo como "vulnerable" en el apéndice II de la CITES, desde el punto de vista científico, los herpetólogos no han podido llegar a un acuerdo sobre su nombre.

Hasta hace pocos años, la tortuga de Seychelles fue nombrada Testudo gigantea , es la antítesis de la tortuga de Galápagos ( Testudo elephantopus ), ligeramente más pequeña y sin la gran placa en la nuca.

Después de haber sido renombrado Geochelone gigantea , en "Las tortugas del mundo", importante obra de referencia de Franck Bonin, Bernard Devaux Alain y Dupré, publicado en 2006 quedó etiquetada como Dipsochelys elephantina , mientras que otro estudioso, Jack Frazier, habla de Aldabrachelys gigantea , Peter Pritchard de Aldabrachelys elephantina y Ron Gerlach bastante crea tres especies: Dipsochelys dussumieri , Dipsochelys hololissa y Dipsochelys Arnoldi .

En Curieuse, las tortugas gigantes son muy activas principalmente temprano en la mañana o al caer la tarde, cuando no hace demasiado calor. Ellas no tienen dientes, pero sí unas fuertes mandíbulas, tan afiladas para cortar una brizna de hierba. Básicamente son unos animales muy sociables, calmos y tranquilos pero pueden ser capaces de una cierta agresividad cuando sea necesario.

Durante mi visita, un hombre adulto, bautizado como "Tyson" por los vigilantes, fue inexplicablemente mordido por una de ellas.

Cuando yo me acerqué a ella para tomar una foto, hizo caso omiso de mí, pero tan pronto como vio a los guardaparques que me habían asignado, se lanzó violentamente contra ellos con la boca abierta de par en par y seguramente con fines no pacíficos, increíblemente rápido, a pesar de sus 200 kilos.

Tal vez el recuerdo de la injusticia sufrida o la intolerancia a la autoridad por razones territoriales.

Con su largo cuello telescópico, las tortugas de Seychelles pueden llegar peligrosamente, en un instante, cuando menos se puede esperar, y rozar sin esfuerzo arriba y abajo.

Donde son mas numerosas, en la Bahía de Laraie que acoge con beneplácito a las embarcaciones fuera de borda con turistas, ellas comen y comen todo el tiempo, comen la hierba que por este tiempo crece tan bajo, que parece como que una cortadora de césped acaba de pasar por el lugar.

Ellas comen todos los vegetales disponibles, sin desdén, pequeños invertebrados y desechos de barbacoa, papayas, ensaladas, mangos y rebanadas de pan.

Aprecian mucho las hojas del manglar y, a pesar de su tamaño, no dudan en hacer su camino en sus intrincadas estructuras, independientemente de las raíces que llegan a la superficie.

Aquí la frontera de la playa es a menudo cubierta por conchas cónicas, que son comidas felizmente como postres, después del banquete de las hojas, mientras que la marea sube visiblemente.

Una rica aportación de calcio para su caparazón. Y qué le importa si las olas vienen? también en el mar las tortugas Seychelles pueden nadar muy bien.

Pero para su siesta el lugar favorito está en la sombra, cerca de los grandes charcos de agua de lluvia, donde se puede beber, y disfrutar de refrescantes baños en el barro.

Se ha observado que cada una tiene un lugar fijo y preferido, y cada día siguen la misma ruta. Una vida sin estrés, lo que permite superar los 140 años de edad.

Incluso los turistas no parecen molestarles demasiado.

Si se acarician en el cuello o se le da masajes en la espalda y las piernas, se ponen de pie majestuosamente para fotos de recuerdos inolvidables, y, atentas a las cestas, lo que las hacen seres inteligentes para la mendicidad.

Cuando en 1744, el navegante francés Lazare Picault descubre Curieuse, ésta sólo estaba habitada por gigantes tortugas y cocodrilos.

En 1768, Lampériaire, Comandante de la goleta francesa "La Curieuse", tomó oficialmente posesión de la isla en nombre de Francia, y fue bautizada después con el mismo nombre de su buque.

Él descubre el "Coco de mar", la famosa nuez de coco de la → Lodoicea maldivica, el árbol de la fruta prohibida, que evocan formas femeninas, y lleva a bordo una buena cantidad de ellos para el Gobernador de la isla Mauricio, el naturalista francés, Pierre Piovre.

El precio de estas misteriosas frutas, que se cree que crecen en el fondo del mar, se derrumbó y la explotación de la isla comienza, con cargas de 300 nueces por año, y la destrucción de los cocodrilos por no hablar de las tortugas desarmadas, las cuales una tras otra llegó a la conclusión de sus vida terminando en un caldero.

En aquellos tiempos, por cierto, nadie estaba preocupado por la protección de la naturaleza.

Y sólo en 1874 una voz de disensión surgió, la del gran naturalista inglés, Charles Darwin, que había estudiado durante sus viajes a las tortugas gigantes de Galápagos.

Escribe al Gobernador de la isla Mauricio, insistiendo en la necesidad de una protección, considerando "el principal interés científico de estos animales prehistóricos".

Con el fin de salvarlos, sugirió llevar a algunos de ellos de Aldabra a las islas Seychelles.

Pero aún otro siglo tendría que pasar.

Después de años de debates, por fin Curiose fue elegida como "segundo hogar" para las tortugas gigantes. Y entre 1978 y 1982, tras el cierre de una casa de leprosos, 248 especímenes vinieron de Aldabra.

Todo parece proceder de la mejor manera. Pero unos años más tarde, a pesar del optimismo, la población de tortugas se volvió rápidamente en declive, iba disminuyendo debido a la caza silvestre y a los depredadores naturales.

En 1988 también la Asociación Zoológica de Londres moviliza, con ayuda internacional, una " guardería de tortugas" el cual se construye cerca de la casa de los vigilantes.

Las hembras, me dice un guardabosques, ponen sus huevos sobre todo durante la noche, en nidos de 30 cm de profundidad, excavado en la arena. A continuación cierran y allanan el suelo con cuidado.

Pero en una isla de un Km y medio por tres, los lugares adecuados para la colocación de los huevos no son tantos. Y nos damos cuenta de esto inmediatamente, por la mañana, debido a las típicas huellas en la arena.

Los huevos, similares a pelotas de tenis, se reunieron con cuidado y se ponen bajo la arena en la guardería.

Aquí se abrirán con seguridad sin ningún tipo de riesgo, y los más pequeños son cuidados por un período de cinco años en grandes recintos.

Ellos serán libres sólo cuando el caparazón llegue a los 40 cm de tamaño y sean capaces de alimentarse y vivir de manera independiente.

En 2001, también 29 especímenes de la Isla Saint Ann han llegado a Curieuse, y después del último censo realizado en 2006, había 128 cabezas.

En mi opinión, hoy existen todos los requisitos previos para un crecimiento saludable de la manada. Además de los vigilantes la isla está deshabitada. Nada de cazadores furtivos. Y como están protegidas y bien alimentadas, las tortugas gigantes se reproducen rápidamente.

En la naturaleza, en Aldabra, llegan a su madurez sexual cuando tienen entre 15 - 25 años de edad. Pero aquí es mucho antes, porque el apareamiento en estos animales no es cuestión de edad, pero sí de peso.

Se ha observado que por lo general ponen los primeros huevos cuando el caparazón es superior a la mitad del tamaño del adulto. Aquí tienen la mayor cantidad de agua y alimentos como ellos quieren, y el caparazón aumenta visiblemente.

También el turismo parece estar bien organizado. Hoteles no existen en Curieuse. Los únicos edificios de la isla son "La Casa del Doctor", la antigua casa para leprosos, hoy transformada en museo y centro de información para el parque; y la oficina principal de los guardaparques.

Los visitantes llegan a mediados de la mañana, en pequeñas embarcaciones procedentes de Praslin, la segunda isla más grande del archipiélago, después de Mahé. Y se van a las cuatro de la tarde, después de una visita guiada que se lleva a cabo, sobre pasarelas, entre las formaciones de hermosos manglares.

Playas de ensueño, de fantasía, rodeado de rocas de granito que surgen como cuchillos de la blanca arena de coral. La famosa nuez de coco de dos lóbulos También un picnic bien organizado con arroz, verduras, y sabrosas parrilladas de pescado fresco.

En una línea recta, hay sólo 2 Km en Praslin, pero para hacer el viaje no siempre es fácil, hay que tener en cuenta las mareas, los nuevos arrecifes, las olas y el clima que puede cambiar en un momento.

Al venir mi esposa y yo, hemos tenido un paso fácil, aunque a veces tuvimos dificultades de mantener constante las bolsas con las fotografías en los pequeños colchones de la embarcación.

Pero, al regreso, con el fin de evitar acercarse a una oscura nube, con lluvia pertinente, el barco se lanzó casi verticalmente, impulsado por dos motores funcionando a máxima potencia, con terribles rebotes en las olas. Los colchones ahora no sirvían de nada, y en ese tipo de rodeos marinos hemos tenido que perseguir las bolsas de arriba y abajo, con los brazos, protegiéndolas de la mejor manera posible con plástico, mientras recibíamos en nuestro rostro el golpe de las olas.

Con nosotros había también un gran equipo de la televisión japonesa, que se había reunido la semana anterior en Praslin, en el Valle de Mai, donde se encuentra un antiguo y tupido bosque de Coco de mar.

Estaban planeando ir más tarde a la Isla de Aves, para filmar la mayor tortuga del mundo, Esmeralda, que, a pesar del nombre, es un macho, y pesa más de 300 Kg.

Parece que se trata de una tortuga de 170 o incluso 200 años. Pero aquí entramos plenamente a las leyendas que existen en relación con las tortugas de las islas Seychelles.

Hablamos de Jonathan, un ejemplar particularmente longevo que ha vivido junto con Napoleón en la isla Santa Elena y de Adwaitya, regalado al Mayor General Robert Clive de la Compañía de la India en 1751, más tarde adoptado en 1875 por el zoológico de Calcuta, y que falleció en 2006, a los 255 años de antigüedad.

Algunos hablan de una tortuga que había llegado de África nadando, un macho gigantesco con un caparazón con más de dos metros de ancho.

Lo cierto es que las corrientes pueden haber arrastrado en alta mar un animal voraz de los manglares. También hoy en día, en cautividad, nos encontramos excepcionalmente especímenes con un caparazón de 160 cm al que podemos añadir, y aquí está el malentendido, unos 40 cm del cuello y la cola.

Esta última en el macho es más larga y más baja en la base.

Pero aparte del hecho de que las hembras son menos pesadas con caparazones de un metro en el mejor de los casos, los elementos distintivos entre los dos sexos es la gran placa.

Pero en los especímenes jóvenes, es llano de hasta unos 20 cm y, claramente hueco en el sexo masculino.

La astucia evolutiva, sumado a la diferencia de peso, permite las fuertes relaciones sexuales para así mantener constante a la hembra durante el apareamiento.

En principio, no son generalmente, violentas.

En el peor de los casos, algunos golpes con el caparazón o mordeduras, a fin de persuadir a las hembras a sacar de nuevo su cabeza y patas para retrasar el proceso.

De este modo, los machos suben, y el juego se acaba.

Es sorprendente su fuerte grito, en cada empujón, que se puede escuchar lejos incluso a 100 metros.

Las tortugas de Seychelles son animales mudos, sin cuerdas vocales, y en esta ocasión los machos silban.

Parece que una parte de la laringe vibra debido a la rápida expulsión de aire. En los lados, podemos notar, de hecho, dos franjas de fibras elásticas que resuenan, como un cordón, cuando, debido a la emoción la respiración se vuelve rápida.

Bajo el caparazón, en la parte superior, las tortugas, de hecho, tienen, como nosotros, dos grandes pulmones.

Sin embargo, el pecho no puede ampliarse, la respiración se realiza a través de un músculo, situado justo por encima de la parte frontal de las piernas.

Cuando se contrae, el espacio de la cavidad torácica se amplía, creando así un remolino. Y cuando se despliegan, empuja hasta las entrañas, y vacía los pulmones.

El caparazón, no es, como muchos piensan, un hueso inactivo, un escudo sólido como una roca colocado en la parte de atrás, es una zona muy sensible y delicada conectada a los centros nerviosos. Tanto que el animal reacciona cuando lo tocan.

Debido a la ausencia de enemigos naturales, el caparazón de las tortugas gigantes de Seychelles ha perdido, de hecho en los milenios, gran parte de su función protectora, y se ha convertido muy a menudo en una especie de escudo de cuero.

Más allá del respeto que se debe a cada ser vivo, no hemos de montar estos animales, como una vez lo hicieron unos turistas. Incluso cuando son transportados, es necesario tener cuidado porque pueden sufrir daños internos.

En Curiose, todas las tortugas de Seychelle se reproducen durante todo el año, pero el periodo máximo es entre octubre y marzo, cuando las lluvias son frecuentes, y el terreno es más fácil de excavar.

Una vez fecundadas, las hembras mantienen el semen durante mucho tiempo, y pueden almacenarlo incluso después de meses, hasta que se sienten listas y las condiciones atmosféricas son las mejores.

Con el fin de excavar el nido, a menudo ablandan el terreno con litros de orina. A continuación, por debajo de la cola, sacan los huevos, uno por uno. Son bolas blancas de 65–80 grams, con 5-7 cm de diámetro.

Ellos los ponen con delicadeza, los empujan suavemente con la espalda las piernas, uno sobre el otro, en la parte interior del agujero.

Su número es muy variable. En general, hay de 9 a 21 huevos, pero aún más si la hembra tiene un buen tamaño, e incluso sólo uno, cuando es la primera vez.

Asimismo, los intervalos entre los ciclos reproductivos, depende de la edad, la alimentación y el estado de salud de la hembra, y varían entre 6 meses y 2 años.

Terminada la deposición, la tortuga madre tapa el hueco nivelando el suelo con la placa, y arrastrando sobre él las hojas y otros materiales que ve alrededor, de modo que nada puede revelar la presencia del nido.

Este es el último acto de amor, porque más tarde, cuando ella sale, no cuidará de los jóvenes. La incubación se confía a la temperatura del aire. En Curiose, normalmente, son necesarios 90 -110 días.

Cuando se ha completado su desarrollo, los jóvenes, en primer lugar, perforan el huevo y el fuerte espesor córneo cae.

Luego se necesitan varias horas debido a que por la presión de los pulmones el caparazón se expande, aplastando la concha.

Ellos comen en pequeños trozos. Hacen su propio camino, bostezos entre los esfuerzos, y finalmente consiguen deshacerse de la cáscara y rompen el cordón.

En general, las pequeñas tortugas salen de la tierra después de 1-2 días de esfuerzos, pero cuando las condiciones atmosféricas no son favorables, pueden fácilmente esperar en la oscuridad hasta por 6 meses.

Desafortunadamente, una buena mitad de los huevos no es fértil, e incluso antes del nacimiento, son víctimas de los depredadores.

Los más peligrosos depredadores son los cangrejos terrestres ( Cardisola carnifex ), los verdaderos y reales verdugos, como su propio nombre en latín lo indica.

Principalmente, se alimentan de vegetales. El ejemplar que se muestra no estaba huyendo incluso a mi llegada por temor a perder el fruto de manglares que había caído justo en la parte izquierda de su madriguera. Sin embargo, tienen una debilidad por los huevos de las tortugas.

Al excavar inteligentemente llegan a los nidos bajo tierra y causan grandes estragos.

Última curiosidad: durante el periodo de incubación, es la temperatura la que determina el sexo de las tortugas de Seychelles.

Es la misma cosa para los dinosaurios. Y parece que se extinguen sólo porque, debido a un repentino cambio climático, nacen sólo machos.

© Giuseppe Mazza

→ Mira también Chelonii

La reproduccion, tambien parcial del texto y de las fotografias sin el permiso escrito del Autor està prohibida.

PNG - 13.5 KB
Per informazioni turistiche
GIF - 6.9 KB
Per prenotare un biglietto aereo
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants