Tagetes erecta

Familia : Compositae

Texto © Pietro Puccio

 

Traducción en español de Susana Franke

 

 

JPEG - 283.3 KB
Alta hasta 120 cm ha adornado por siglos los jardines. Pasada de moda está de nuevo en escena © Mazza

La especie es originaria de Ecuador, Guatemala, México (estados de Chiapas, Durango, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, México, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Queretaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Veracruz y Yucatán), Nicaragua, Panamá y Perú donde crece preferentemente en espacios abiertos en los bosques de coníferas y robles en zonas caracterizadas por clima cálido y lluvioso, hasta los 2000 m de altitud.

El origen del nombre del género no es conocido, según algunos derivaría de “Tages, -getis”, personaje de la mitología etrusca; el nombre de la especie en latín “erecta” = erecta, hace referencia al porte de la planta.

Nombres comunes: african marigold, american marigold, aztec marigold, big marigold, marigold, saffron marigold (inglés); rose d’Inde, tagète rose d’Inde (francés); garofano indiano, garofano maggiore, puzzola, rosone (italiano); cempasúchil, cempaxóchitl, cempoal (náhuatl Mexico); cravo africano, cravo amarelo, cravo da India, cravo de defuntos, cravo de Tunes, maravilha, rosa de oiro (portugués); clavel chino, clavel de china, clavel de moro, clavel turco, claveles de las indias, clavelón africano, clavelón de la India, clavelón, damasquina, damasquino, flor de muerto, rosa de la India, terciopelo amarillo (español); studentenblume (alemán).

La Tagetes erecta L. (1753) es una herbácea alta 10-120 cm con tallos erectos poco ramificados, glabros, y hojas de color verde oscuro, opuestas en la parte inferior, alternas en la parte superior, punteadas de glándulas oleíferas translúcidas que emanan un olor acre.

Las hojas son pinnadas-compuestas, largas 3-20 cm, con 9-20 hojitas de lineares a lanceoladas, largas 1-3 cm y anchas 0,3-1,5 cm, con ápices acuminados y márgenes dentados.

Las inflorescencias terminales, generalmente única, de 5-13 cm de diámetro sobre un pedúnculo largo 2-12 cm, son los típicos capítulos de las Compositae constituidos por una multitud de flores sésiles insertadas en espiral sobre una base redondead, el receptáculo, circundada por un involucro campanulado, largo 1-2,5 cm y ancho 0,5-1,5 cm, constituido por una serie de brácteas unidas entre ellas recorridas por dos filas de glándulas cada una.

Las flores del anillo externo, llamadas flores del radio, en número de 5-8 (hasta un centenar en las variedades de flores dobles) son femeninas con corola de forma obovata, larga 1-2,5 cm y ancha 1-2 cm, constituida por cinco pétalos fusionados de color amarillo intenso en la naturaleza, también desde el naranja al rojo oscuro, y en algún caso bicolores amarillo y rojo oscuro, en las innumerables variedades cultivadas. En el interior del anillo se encuentran 50-120 flores bisexuales, llamadas flores del disco, con corola tubulosa, con 5 lóbulos, larga cerca 1 cm, de color amarillo o naranja.

Los frutos, conteniendo una sola semilla y llamados aquenios (o más correctamente cipselas) en las Compositae, son delgados, largos 0,6-1,2 cm, de color negro, coronados por el papus, el cáliz modificado de la flor, constituido por 1-2 escamas agudas, largas 0,6-1,2 cm, y 2-4 escamas separadas o unidas en la base, oblongas o lineares, largas 0,2-0,6 cm.

Se reproduce fácilmente por semilla, que germina aproximadamente en una semana, con temperatura de 18-22º C; la floración se inicia luego de casi tres meses y dura hasta bien entrado el otoño. Se puede reproducir también por esqueje de punta, haciéndola enraizar en arena o perlita, pero es un método utilizado cuando se quiere mantener una particular variedad, en efecto por semilla no se tiene jamás la certeza de que mantengan todas las características de la planta madre. Introducida en España en la mitad del siglo XVI, se ha difundido primero en el norte de África, naturalizándose, y desde allí en el resto de Europa y Estados Unidos (de aquí uno de los nombres más comunes), como así también en América meridional, obteniendo inmediatamente un gran suceso por la facilidad de cultivación y el color brillante de sus flores, no limitándose sólo al color amarillo, por obra de una intensa selección de variedades que ha llevado también a la obtención de flores dobles y extra dobles y plantas de variada altitud.

Por siglos sus variedades han sido una constante presencia en los jardines, solo en los últimos veinte años del siglo pasado ha tenido una caída de popularidad, por la masiva disponibilidad de nuevas especies ornamentales, pero últimamente pareciera que hay un retorno de interés.

Se adapta a cualquier tipo de suelo, ya sea con una preferencia por los arcillosos, ligeros y drenantes, en pleno sol o con al menos una duración de insolación superior a seis horas diarias, puede ser cultivada en todos los climas a excepción naturalmente de los polares, tratándose de una especie anual, pero los mejores resultados se obtienen en los climas templados, las elevadas temperaturas en realidad disminuyen la vegetación e influyen negativamente sobre la floración.

JPEG - 203.6 KB
Semillas de Tagetes erecta. Antiparasitario natural. Colorante alimentario y virtudes medicinales © Mazza

La disponibilidad de variedades de distintas alturas, enanas, semi-enanas y altas, ofrece innumerables posibilidades de utilización en jardines; las variedades enanas son particularmente aptas para la cultivación en macetas o cajones. Los riegos en verano, donde son necesarios, deben ser regulares, pero dejando secar el terreno antes de volver a regar, siendo una planta bastante resistente a la sequía, pero algo sensible a la podredumbre radical por encharcamiento. Tiene finalmente una buena resistencia a la enfermedades; ataques fúngicos ( Botrytis ) pueden aparecer en climas húmedo y entre los parásitos más frecuentes están los ácaros (la clásica “arañuela roja”). El contacto con las hojas puede provocar dermatitis en los sujetos más sensibles.

La Tagetes erecta, además de ser una planta ornamental, es una especie de notable importancia económica, de sus flores se obtiene un colorante para alimentos, que puede ser obtenido de las flores secas y reducidas a polvo o mediante extracción con solvente, colorante que viene agregado por ejemplo al alimento para los pollos para intensificar el color de la piel y la yema. El aceite esencial que se obtiene de la planta, de olor penetrante, se utiliza en pequeñas cantidades, en variados alimentos como aromatizante y exaltador de sabores, y también en la industria de los cosméticos. Pero el componente económicamente más importante obtenido de las flores, es la luteína, una carotenoide del cual esta especie es la principal fuente y del cual son conocidas las propiedades antioxidantes y protectoras de la vista. La luteína es utilizada en la industria farmacéutica y agregada en muchos integradores alimentarios, esta sustancia, que se concentra en la mácula, la zona central de la retina, no es sintetizada por el organismo humano y por lo tanto debe ser obtenida a través de los alimentos que la contienen

El principal productor de Tagetes es México, pero la planta es extensamente cultivada también en África y en América meridional.

Otro uso de la Tagetes erecta (como también de la Tagetes patula) es como antiparasitario natural, particularmente eficaz contra los nemátodos que infectan el terreno y provocan graves daños a la agricultura; intercalar una cultivación de tagetes puede abatir la población de nemátodos en más del 90%. Las raíces a su vez exudan una sustancia que atrae a varias especies de nemátodos que, una vez penetrados, mueren por las toxinas (tiofenos) a base de azufre con acción nematocida contenida en ella. A veces filas de tagetes son intercaladas con las plantas en cultivación, además de los motivos antes explicados, por el discreto poder repelente hacia muchos parásitos por el olor que emanan las glándulas oleíferas.

La planta finalmente, cultivada desde tiempos remotos, en los lugares de origen ha revestido y reviste un rol importante no solo en la medicina tradicional, sino también en las ceremonias religiosas y en la ocasiones más importantes de la vida.

Los aztecas en efecto la utilizaban para varias patologías, fiebre, disentería, indigestión, etc. y sobre úlceras y eczemas; parece que hubo también un importante rol en los sacrificios humanos

Muchos nombres comunes hacen referencia a varias usanzas ligadas al culto de los difuntos, en México, por ejemplo, se unas decorar con estas flores las tumbas el 2 de noviembre, día de la conmemoración de los difuntos, pero no es un uso limitado sólo a esta fecha, realmente no falta en todos los momentos más importantes de la vida, a partir del nacimiento.

Sinónimos: Tagetes major Gaertn. (1791); Tagetes tenuifolia Cav. (1793); Tagetes elongata Willd. (1803); Tagetes remotiflora Kunze (1847); Tagetes heterocarpha Rydb. (1915); Tagetes ernstii H.Rob. & Nicolson (1975); Tagetes excelsa Soule (1996).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las COMPOSITAE clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

_T-26-5_Tagetes_erecta
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants