Tanacetum vulgare

Familia : Compositae

 

GIF - 6.2 KB

 

Texto © Eugenio Zanotti

 

 

Traducción en español de Ignacio Barrionuevo

 

 

JPEG - 111.3 KB
El Tanacetum vulgare es una herbácea perenne de entre 50 y 150 cm con virtudes medicinales © Giuseppe Mazza

El género Tanacetum incluye, según el autor al que se le consulte, entre 154 y 167 especies distribuidas por las regiones templadas del hemisferio norte. La Hierba lombriguera ( Tanacetum vulgare - L. 1753 ), también conocida como Atanasia, Buen varón, Pluma de Santa Teresita o Tanaceto; tiene probablemente su origen en Asia. Su distribución actual es euroasiática (Europa, Asia Menor, Cáucaso, Siberia y llega hasta Japón) y está naturalizado en Norteamérica.

El nombre del género Tanacetum deriva del latín medieval “tanazita”, que a su vez nos transporta al griego “atanasia” = inmortalidad, en referencia a la creencia de que las bebidas elaboradas con las hojas de esta planta conferían la vida eterna. Una leyenda narra que la hierba lombriguera era la causa de la inmortalidad del bellísimo Ganimedes, siervo de Zeus.

El epíteto específico vulgare = común en latín, añade que se trata de una planta muy difundida.

La hierba lombriguera es una planta herbácea perenne, de entre 50 y 150 cm de altura media, glabra o poco pelosa, con fuerte olor aromático, provista de un rizoma rastrero hipogeo, casi leñoso, ramificado, a partir del cual se desarrollan numeroso tallos erectos, angulosos, frecuentemente más o menos pardo purpúreos, foliosos y simples hasta la inflorescencia.

Las hojas son pinnatisectas, alternas, grandes (25-50 × 5-10 cm), oblongas, las basales provistas de un peciolo de entre 5 y 15 cm mientras que las caulinares son sésiles, provistas de pequeñas lacinias basales, con el raquis dentado, y los segmentos a su vez son pinnatipartidos, con borde aserrado y superficie punteado-glandulosa.

Las flores están reunidas en capítulos, a su vez reunidos en corimbos compuestos terminales. Estos capítulos son hemisféricos, de entre 8 y 11 mm de diámetro, rodeados de escamas o brácteas involucrales imbricadas, coriáceas y escariosas en el ápice, que es obtuso, de color pálido. Las flores son todas flosculosas (tubulares), de color amarillo, siendo las centrales hermafroditas y las periféricas femeninas. La floración se extiende de julio a septiembre y es en este periodo, sobre todo en julio (denominado tiempo balsámico), cuando está recomendada la recogida de los capítulos, secándolos posteriormente, para los usos terapéuticos que, dicho sea de paso, han de estar exclusivamente bajo estricto control médico dada la toxicidad de los principios activos presentes en esta especie.

Los frutos son aquenios de 1,5 mm de longitud, obcónicos, glandulosos, con5 costillas y una corta corona lobulada.

La hierba lombriguera crece habitualmente junto a las orillas de cursos de agua, en los bordes de carreteras y caminos campestres, en baldíos, en praderas y en pastizales, sobre todo en suelos ácidos. Es a menudo cultivado con fines ornamentales (especialmente su hermosa variedad crispum, empleada junto con otras 32 hierbas para elaborar el célebre licor Alpestre o Arquebuse) o como planta medicinal-aromática, además de para asilvestrar el entorno.

JPEG - 102.4 KB
Los capítulos hemisféricos, de entre 8 y 11 mm de ancho, están agrupados en corimbos compuestos terminales © Giuseppe Mazza

Es una especie que se multiplica fácilmente dividiendo las matas viejas en primavera o en otoño, o bien por semilla en las mismas estaciones.

Los principios activos de la hierba lombriguera están principalmente representados por un aceite esencial que contiene tuyona (hasta un 70 %), tanacetona, lactonas sesquiterpénicas (¡pueden causar fitodermatosis de contacto!), un alcanfor, borneol, pineno y ácidos orgánicos. A dosis terapéuticas los preparados a base de hierba lombriguera son buenos antihelmínticos contra ascáridos y oxiúridos; y poseen además propiedades emenagogas y al usarlos externamente tienen acción vulneraria, o cicatrizante de las heridas y las llagas. Son empleados también en medicina homeopática y en dermatología para revitalizar la piel envejecida.

En los campos en los que la planta era frecuente se recogían ramos para extenderla en corrales, perreras y jaulas de conejos como repelentes de ácaros, pulgas y garrapatas, así como en graneros para alejar a los insectos que se alimentan del grano y a los ratones, sin olvidar los armarios para evitar las plagas de polillas. Aún hoy numerosos productos insecticidas, sobre todo para la agricultura biológica, son a base de hierba lombriguera. La decocción de sus flores sirven para teñir la lana (habiendo previamente usado como mordiente alumbre y crémor tártaro) de un bellísimo color amarillo.

En Inglaterra esta planta es usada en pequeñas cantidades para aromatizar un dulce tradicional, consumido durante el periodo de la Navidad. En el área mediterránea se añadía un pellizco de hoja triturada en las sopas de verdura y las tortillas.

Se han dado numerosos casos de intoxicación por el uso culinario de hojas y flores frescas como especias en cantidades excesivas, así como dosis o tomas elevadas al usarlo con fines terapéuticos. Esto causa dolores abdominales, vómitos, gastroenteritis, hemorragias internas, abortos y lesiones renales y hepáticas muy severas. Recomendamos de nuevo abstenerse de usar esta planta en el ámbito familiar, debiendo ser usada con gran cautela bajo estricto control médico.

Sinónimos: Chrysanthemum vulgare (L.) Bernh.(1800); Pyrethrum tanacetum (L.) Boiss. (1875); Chrysanthemum vulgare var. boreale (Fisch. Ex DC.) A. Löve & D. Löve (1976).

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las COMPOSITAE clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

_T-62-5_Tanacetum_vulgare
_T-62-8_Tanacetum_vulgare
_T-62-9_Tanacetum_vulgare
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants