Zamia lindenii

Familia : Zamiaceae

 

GIF - 4.6 KB

 

Texto © Anders J. Lindstrom

 

 

Traducción en español de Susana Franke

 

 

JPEG - 181.1 KB
Zamia lindenii en su ambiente natural © Anders J. Lindstrom

El nombre de la especie está dedicado a Jean Jules Linden que cultivó por primera vez estas plantas recolectadas en Ecuador por Benedikt Roezl.

Jean Jules Linden (1817-1898) era un hombre de negocios belga con una gran pasión por las plantas y la exploración.

Estudió en el Athénée Royal en Luxemburgo, y luego ingresó en la Facultad de Ciencias de la Universidad Libre de Bruselas para partir en 1835 con Niclas Funck (1816-1896) y Auguste Ghiesbreght (1810-1893) hacia Río de Janeiro.

Por dos años recolectaron y catalogaron en Brasil animales y plantas, y fue particularmente impresionado por la belleza de las orquídeas, a las que dedicó luego numerosas exploraciones y libros.

Revolucionó la cultura de estas plantas en Europa, donde las tenían a elevadas temperaturas, dirigiendo por un tiempo el Jardín Botánico y Zoológico de Bruselas, y dedicándose luego a su cultivación industrial, con varios recono- cimientos internacionales.

JPEG - 190.6 KB
Puede alcanzar los 160 cm de altura, con conos femeninos de 28-42 cm © Giuseppe Mazza

Involucró y apasionó a muchas personas, entre las cuales al explorador checo Benedict Roezl (1824-1885), jardinero y botánico, posiblemente el más famoso coleccionista de orquídeas de aquel tiempo que recorre a lo largo y a lo ancho el continente americano en su búsqueda, descubriendo en Ecuador, en Esmeralda, esta cicadacea llamada localmente “Palma de Goma”.

André, que describió esta especie en 1875, lo hizo sobre la base de material vivo cultivado por Linden, y la bautizó como Aulacophyllum lindeni, hoy taxonómicamente conocida como Zamia lindenii.

Esta especie es considerada un sinónimo de Zamia poeppigiana.

Esta última se encuentra en Perú, mientras Zamia lindenii crece sobre las pendientes de los Andes del bajo Pacífico del Ecuador, y en extremo sur de Colombia.

Las dos especies están geográfica y genéticamente separadas por los Andes.

Los principales caracteres que pueden ser usadas para diferenciarlas son el cono femenino que pende, con pequeñas semillas ovales lisas, y las nuevas hojas, de un verde luminoso, que se distinguen fácilmente de los de la Zamia poeppigiana, sin dudas su pariente más próximo.

La especie crece ya sea en foresta pluviales siempre verdes semi-abiertas estacionales (de transición) como en forestas pluviales siempre verdes, a 50-315 m de altitud.

La flora asociada está dominada por plantas pertenecientes a las familias de las rubiáceas y moráceas. La especie crece ya sea en foresta pluviales siempre verdes semi-abiertas estacionales (de transición) como en forestas pluviales siempre verdes, a 50-315 m de altitud.

La flora asociada está dominada por plantas pertenecientes a las familias de las Faboideae. La lluvia media anual, con máximas de mayo a noviembre, es de 1400-3500 mm.

Las plantas son grandes y arborescentes con hojas largas de al menos 3 m.

Una característica interesante, encontrada en cultivación en las plantas provenientes de ciertas poblaciones de Ecuador, se refiere al cono femenino.

A menudo, pero no siempre, sobre el eje de los viejos conos femeninos despuntan las nuevas hojas, que pueden también ser numerosas, independientemente del hecho de que los conos han sido polinizados, con suceso, o no tanto.

JPEG - 112.2 KB
Un cono femenino, típicamente inclinado, con óvulos en germinación © Giuseppe Mazza

Tal fenómeno ha sido verificado solo en esta especie. Si en efecto otras cicadáceas pueden a veces producir un crecimiento terminal, éste luego no da origen a una nueva planta. El fenómeno ha sido observado ya sea en Tailandia en el Jardín Botánico Tropical de Nong Nooch, que en USA en el Jardín Botánico Marie Selby en Florida.

Más de 30 plantas de un único han sido cultivadas con suceso. La progenie resultante está firmemente estabilizada y ha producido raíces y varias generaciones de hojas. Aún hoy no se sabe si esto se verifica en la naturaleza. Hasta ahora no hay no hay nuevos informes que confirmen esto

Descripción morfológica

La Zamia lindenii alcanza los 80-160 cm de altura, con porte arborescente, y un tronco de cerca 21 cm de diámetro, recubierto por catáfilas cartáceas, cuneadas en la base, acuminadas en el ápice, anchas hasta 2 cm y largas aproximadamente 9 cm.

Las hojas miden 145-135 cm, con un pecíolo rojizo, tomentoso, de 44-83 cm, recubierto por muchas y pequeñas espinas. Una planta puede tener hasta 28, y aparecen divididas en 25-56 pínulas, muy elegantes, largas y lanceoladas, a veces acopladas en la mitad superior, agudas en el ápice.

Las plantas machos tienen 3-6 estróbilos, inicialmente erectos y luego péndulos, anchos 3-5 cm y altos 25-39 cm. Su color va del beige al marrón oscuro, y son rígidos también durante la dispersión del polen, sostenidos por pedúnculos tomentosos, marrón oscuro, de 15-18 cm y 1,5-1,9 cm de diámetro.

Las plantas femeninas tienen de 1 a 5 estróbilos ovulados. Cilíndricos y tomentosos, con un color que va del crema denso al marrón, alcanzan los 28-42 cm de altura con un diámetro de 9-10 cm. Sostenidos por un pedúnculo de 18-23 cm, ancho 3,5-4 cm, se inclinan creciendo hacia abajo, en la típica posición pendiente. Las semillas, rojos en el exterior, ovoides, planos, redondeados en el ápice y en punta donde se unen, miden 22-25 cm.

Polinización

Los conos machos contienen varios pequeños coleópteros, objeto de investigación en el campo y en curso de identificación, que se ocupan del transporte del polen, como es el caso con los Curculionidae en otras especies de Zamiaceae .

Para atraerlos, cuando el polen está maduro, los conos machos emiten un fétido y característico olor de humus húmedo que no pasa por cierto inobservado.

JPEG - 112.8 KB
Sección del cono con los óvulos desde donde parten las nuevas plantas © G. Mazza

Dispersión de las semillas

Esta no se confía, como sucede a menudo, a los ratones o las ratas, que generalmente los abandonan en la anfractuosidad del suelo, las encontramos en germinación a unos 10 cm de profundidad.

Se piensa por lo tanto, que sean transportadas por un animal excavador, que habita en el sotobosque, como por ejemplo el Agouti ( Dasyprocta punctata ).

Crecimiento y fenología

Esta especie, que de adulta supera el metro y medio, está ya en grado de reproducirse en edad joven, apenas el tronco alcanza los 25-30 cm de altura.

Si bien a vecen saltean un año, las plantas hembras pueden producir contemporáneamente 5 grandes conos, con un rendimiento de 410 semillas por piña, que emplean cerca de un año para madurar.

Las plantas hembras producen cada año 3-6 años que maduran escalonados en el tiempo.

Usos indígenas

Las semillas son comestibles, la linfa está usada como cola hidrosoluble, y las poblaciones locales usan varias partes de la planta para su medicina tradicional.

Estado de conservación

En un tiempo común en los bajos planos de la foresta pluvial estacional, desde las llanuras costeras y a los pies de la Cordillera Occidental en Ecuador y posiblemente en el extremo sudoeste de Colombia, hoy la población de Zamia lindenii está drásticamente reducida por la tala indiscriminada de la selva, y si bien existen áreas protegidas, ha dado prueba de adaptabilidad, reproduciéndose en pleno sol en ambiente fuertemente degradados por la actividad humana.

Pero en estos nuevos ambientes las larvas de una pequeña mariposa, la Attea, que normalmente se limita a comer las hojas jóvenes, atacan a tal punto las plantas hasta exterminarlas, por defoliación.

 

→ Para apreciar la biodiversidad dentro de la familia de las ZAMIACEAE clicar aquí.

 

El archivo fotografico de Giuseppe Mazza

_Z-22-5_Zamia_lindenii-2
_Z-22-6_Zamia_lindenii
_Z-22-1_Zamia_lindenii
_Z-22-2_Zamia_lindenii
_Z-22-3_Zamia_lindenii
_Z-22-4_Zamia_lindenii
Photomazza : 70.000 colour pictures of animals and plants